El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

20 nov. 2012

Por una condicionalidad Keynesiana



Por Sergio Cesaratto[1]

Después de tres días de acalorada y documentada discusión en Galway (Irlanda), un workshop internacional de economistas críticos - muchos con amplio reconocimiento - ha elaborado un documento (aquí reproducido) conciso y sólido, que parte del evidente fracaso de las políticas de austeridad en Europa. El documento propone revertir el orden de prioridad de la política económica europea: el crecimiento de la ocupación es el objetivo prioritario, que debe perseguirse con una adecuada política fiscal y distributiva que sostenga la demanda agregada; la política monetaria resulta subordinada a aquella fiscal en asegurar niveles mínimos para la tasa de interés. A diferencia del programa de compra de deuda lanzado por el BCE - titulado «Outright Monetary Transactions» - condicional a la firma de un memorándum que requiere la aplicación de políticas de austeridad, aquí la condicionalidad se invierte. La intervención del BCE se asegura para aquellos países que se empeñen en llevar adelante políticas «anti-austeridad», precisamente aquellas que permiten conjugar crecimiento y estabilización de las cuentas públicas, estableciendo una verdadera «condicionalidad Keynesiana».  Ningún comportamiento aventurado: los países se comprometen a cumplir una «regla fiscal» de estabilización a través de políticas fiscales expansivas, sostenidas por el BCE. La inflación no es un espantapájaros, considerando los amplios espacios de capacidad productiva inutilizada. El comportamiento aventurado, ciego y cínico, es aquel de la austeridad.

Que estos razonamientos se difundan y conviertan en un instrumento de discusión política es naturalmente un paso fundamental . Una interesante iniciativa a este respecto tendrá lugar en Madrid, organizado por un grupo de economistas críticos (econonuestra.net) el 23-24 de Noviembre, con la adhesión de asociaciones estudiantiles de España, Portugal, Grecia e Italia (documentación y programa se encuentran en: economy4youth.com).


Documento: Una visión alternativa de la Crisis en la Eurozona

De acuerdo al diagnóstico de la corriente principal de pensamiento económico, la crisis en la Eurozona se reduce a una crisis fiscal causada por un excesivo gasto público y una brecha de competitividad entre Norte y Sur de Europa. La solución de la ortodoxia es cerrar la brecha a través de “austeridad fiscal expansiva” y reducciones salariales. Incluso el FMI admitió que esta vía es un callejón sin salida.

En nuestra opinión la raíz de la crisis del Euro yace tanto en la inadecuada configuración institucional de la Eurozona, que no dispone de un genuino prestamista de última instancia y de políticas fiscales y salariales suficientemente coordinadas, como en un mercado financiero internacional con excesiva liquidez y poco regulado que felizmente ha financiado cada desbalance, sin importar su sostenibilidad.

Europa continental ha experimentado modelos de crecimiento mutuamente dependientes. El crecimiento del Norte de tipo mercantilista liderado por las exportaciones no hubiera podido sostenerse sin un modelo (notablemente fácil de financiar) liderado por el endeudamiento en el Sur, acumulando déficits comerciales y deuda pública y privada. Como secuela de la crisis financiera, la deuda privada se convirtió en deuda soberana. El caso de Irlanda es un ejemplo extremo de este proceso. Las forzadas políticas de austeridad que siguieron aumentaron el desempleo a un nivel socialmente inaceptable. De continuarse, estas políticas llevarán a una depresión económica prolongada y aún más descontento social.

Las instituciones europeas no han sido y aún no son capaces de lidiar con los desbalances estructurales en un modo adecuado. Desempleo masivo y privación social como resultado de las políticas de austeridad amenazan la supervivencia de la democracia en la Unión Europea.

 Perspectivas Alternativas

Sobre la base de nuestro diagnóstico estamos convencidos de que Europa debe revocar el régimen político de austeridad. Esto requiere un profundo cambio institucional y de política.

En términos de política monetaria, creemos que el BCE debería actuar como un creíble prestamista de última instancia para aliviar la crisis de deuda soberana. Un paso adicional es la regulación estricta de los mercados financieros, siendo necesario separar banca de inversiones de banca comercial.

En términos de política fiscal, el nexo entre el BCE y la condicionalidad fiscal debería transformarse fundamentalmente. La política monetaria debería apoyar y adaptarse a reglas fiscales progresivas que apunten a la creación de empleo y al crecimiento. El déficit fiscal sólo puede “consolidarse” en una economía que crece.

Estas políticas de estímulo al crecimiento son consistentes con la estabilización de largo plazo de la relación Deuda/PBI. En la presente situación de masiva desocupación, estas políticas no traen aparejadas un riesgo significativo de inflación.

Creemos también que el ajuste debe ser apoyado mediante el estímulo al consumo a través de mayores salarios, a comenzar por el núcleo de países en superávit (como la República Federal de Alemania), donde políticas de restricción salarial han contribuido considerablemente a las crecientes desigualdades en la distribución del ingreso y a los desbalances de cuenta corriente en la Eurozona.

Si el Ministro Federal de Finanzas alemán cree en lo que dice, que ningún país puede vivir más allá de sus propios medios por siempre, entonces debe ser igualmente claro que ningún país puede vivir indefinidamente por debajo de sus propios medios. Esto implica que un cambio en la política salarial en Alemania debe ser una parte importante de la solución.

La mutua prosperidad de los países de la Eurozona y de sus ciudadanos a través de la expansión de la demanda, en vez de continuar a contraer la misma a través de consolidación fiscal en beneficio de la alta finanza, debe ser reconocida como el imperativo para la viabilidad política del proyecto Euro. Debemos tener la honestidad intelectual y el coraje de actuar en consecuencia.
Firmado por:
----
Amit Bhaduri
Jawaharlal Nehru University, New Delhi, India

Thomas Boylan
 National University of Ireland, Galway, Ireland

Sergio Cesaratto
Università degli studi, Siena, Italy

Nadia Garbellini
Università degli Studi di Pavia, Italy

Torsten Niechoj
Rhine-Waal University of Applied Sciences, Kamp-Lintfort, Germany

Gabriel Palma
University of Cambridge, UK

Srinivas Raghavendra[2]
National University of Ireland, Galway, Ireland

Rune Skarstein
Norwegian University of Science and Technology, Norway

Herbert Walther
Vienna University of Economics and Business, Austria

Ariel L. Wirkierman
Università Cattolica del Sacro Cuore, Milano, Italy



[1] Profesor de Economia Política, Università degli studi di Siena, Italia.

[2] Autor para correspondencia: s.raghav@nuigalway.ie