El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

30 oct. 2011

Heterodoxo rebelde: Fallecio Pierangelo Garegnani, Economista Italiano




          Por Eduardo Crespo *                         y                                           Andrés Lazzarini **
El 15 de octubre falleció en Italia Pierangelo Garegnani, una de las principales figuras del pensamiento económico heterodoxo de la segunda mitad del siglo XX. Desde su tesis de doctorado presentada en Cambridge en 1958 bajo la supervisión de Maurice Dobb, y con el silencioso respaldo de Piero Sraffa, sus contribuciones a la teoría económica han sido decisivas, tanto para la crítica de la teoría marginalista dominante como para la construcción de una alternativa teórica basada en otras premisas.
En dicha tesis, Garegnani reconstruye los diferentes tratamientos que recibió el concepto de capital en las distintas teorías del valor y la distribución, desde los autores clásicos y Marx hasta la teoría walrasiana del Equilibrio General. Allí, Garegnani demuestra que la teoría marginalista de la distribución tradicional es inconsistente con un tratamiento adecuado del capital. Tiempo después se convertiría en un partícipe destacado en la famosa Controversia del Capital de los años ’60 y ’70 entre “las dos Cambridge”, es decir, Cambridge Inglaterra y el MIT de EE.UU. Su intervención en el debate fue clave para demostrar que las premisas del marginalismo eran lógicamente incoherentes; ya la construcción de las conocidas curvas de demanda de factores, basadas en un hipotético proceso de sustitución factorial, precisan que se especifique una determinada cantidad del llamado “factor capital”, como el mismo Samuelson se vio obligado a reconocer desde la vereda marginalista.
Garegnani fue la figura principal en la rehabilitación de los economistas clásicos y Marx iniciada por Piero Sraffa, ya que realizó contribuciones fundamentales para esclarecer las diferencias teóricas y metodológicas entre la teoría clásica y el pensamiento marginalista o mal llamado “neoclásico”. Uno de los principales aportes de Garegnani en este terreno es haber demostrado la compatibilidad de la teoría keynesiana de la demanda efectiva para la determinación del volumen agregado de empleo y producción, con la teoría clásica y marxista de los precios naturales y la distribución del ingreso interpretada también en clave clásico-marxista.
En este marco, la teoría keynesiana ya no es esa “teoría particular” del pensamiento “neoclásico” cuya validez se restringiría a un limitado “corto plazo” donde existe alguna “rigidez” de precios, salarios o de la tasa de interés. Por el contrario, de los trabajos de Garegnani se infiere que la demanda efectiva es una fuerza de carácter general que determina los niveles de empleo y producción en todos los plazos y condiciones distributivas. En otras palabras, para Garegnani la posición “normal” o de “largo plazo” de las economías contemporáneas se caracteriza por la desocupación de la fuerza de trabajo como hecho persistente, o, en palabras de Marx, por la existencia de un “ejército industrial de reserva”. Garegnani es aún una figura muy controvertida entre los economistas heterodoxos de todo el mundo. Su mera mención sigue dividiendo aguas y generando acaloradas controversias. Puntualmente, Garegnani rechazó abiertamente todos los intentos de los autores post-keynesianos (como Joan Robinson o Paul Davidson) de fundamentar la teoría keynesiana sobre hipótesis subjetivas como expectativas o la denominada “preferencia por la liquidez”. Aunque esto no se suele explicitar, para muchos post-keynesianos aún sigue siendo difícil digerir una teoría de la distribución del ingreso que tiene en la lucha de clases uno de sus determinantes principales
* Economista UFRJ, Brasil.
** Economista Conicet-UBA.
Alumnos de Garegnani entre 2003-2008.
Original: Pagina 12.