El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX

Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la inte...

30 sept. 2011

La obsesión del ajuste fiscal en el convencionalismo económico




Posteamos un muy interesante reporte de este año de la UNCTAD, que nos remite a los problemas de la causalidad teórica de la economía convencional, que siempre ubica en la expansión fiscal la causa de las crisis, leyendo la economía con una causalidad de crecimiento desde el lado de la oferta. De alli entonces, que sus diagnósticos sobre inflación, relación de endeudamiento sobre producto, crecimiento, etc. impulsen un agravamiento del problema que supuestamente intentan resolver.
El informe sorprende por resaltar estos problemas teóricos y prácticos de la versión dominante de la teoria económica, y al revés postula que no es causa de la actual crisis.
AF.




"La obsesión actual con el ajuste fiscal en muchos países es un error, ya que los riesgos de la lucha contra  los síntomas del problema, es dejar las causas básicas sin cambios. En prácticamente todos los países, el déficit fiscal ha sido consecuencia de la crisis financiera mundial, y no una causa. Pocos países tuvieron grandes déficit fiscales antes de la crisis y, de hecho, algunos incluso tuvieron superávit. El déficit fiscal de hoy es una consecuencia inevitable de los estabilizadores automáticos y las medidas destinadas a contrarrestar los efectos de la crisis, incluyendo la política de paquetes de estimulo que implicaron un aumento del gasto público, tasas impositivas más bajas y fondos públicos para rescatar instituciones financieras. Pruebas empíricas de distintos países y regiones demuestran que la crisis fue causada por cambios de fondo de la competitividad nacional y los desequilibrios del sector privado, que estaban estrechamente relacionados con un mal funcionamiento sector financiero en los países desarrollados. Estas causas fundamentales no están siendo atendidas en el enfoque actual del ajuste fiscal en algunos países. Peor aun, el desvío de la atención de las causas subyacentes y hacia los llamados derroches fiscales en otros países, que a su vez podría conducir a un ajuste fiscal, aumenta el riesgo de estancamiento o incluso de revertir, la recuperación económica.

Con respecto al déficit fiscal de hoy y la deuda pública, la evidencia empírica muestra que, a pesar de que estos constituyen una proporción relativamente elevada del PIB en algunas partes del mundo - especialmente en algunos los países desarrollados - en muchos países no son grandes en términos históricos. Aún más significativamente, los datos muestran que en todas las regiones del mundo, los pagos de intereses sobre la deuda pública como porcentaje del PIB fueron menores en 2010 que lo han sido en cualquier momento en los últimos 13 años. Con unas poquísimas excepciones, las tasas de interés han seguido siendo bajos, aunque el tamaño de la deuda pública ha aumentado.
Incluso en los países desarrollados que están llevando a una mayor deuda pública como proporción del PIB, el interés pagos en 2010 fueron significativamente menores que a finales de 1990 (un 2,7 por ciento del PIB, frente con el 4,4 por ciento). Los políticos no deberían centrarse sólo en el stock de deuda. Tienen que considerar la relación entre el saldo de la deuda y las variables flujo, incluyendo las tasas de interés y los ingresos fiscales que afectan a la capacidad de un país para soportar su deuda. Un factor importante que influye en los cambios de la carga de la deuda pública es el crecimiento del PIB: es prácticamente imposible bajar altas relaciones de deuda a PIB cuando una economía está estancada, a menos que el deudor obtenga una reducción considerable de la deuda.
Por lo tanto, el nivel de déficit fiscal de un país (o superávit) tiene que ser visto desde un enfoque más holístico y una perspectiva más dinámica, en el contexto de su impacto sobre la sostenibilidad de la posición financiera de un país y en su estabilidad económica y las perspectivas de crecimiento. Desde esta visión, la composición de los ingresos y los gastos fiscales y otras muchas variables que tienen un impacto sobre la sostenibilidad del espacio fiscal de un país, son también importantes
". Conclusiones cap. II, Pag. 52-54

------------------------------------------------------

"El análisis anterior sugiere que la mejor estrategia para reducir la deuda pública es la de promover el crecimiento por medio de políticas fiscales. Además, parece ser a partir de la evidencia que la expansión fiscal tiende a ser más eficaz si el gasto tiene prioridad sobre las reducciones de impuestos, si son objetivos de gasto en infraestructura y transferencias sociales y si a su vez el recorte de impuestos es sobre los ingresos de grupos de menores ingresos, que generalmente tienen una mayor propensión al gasto.
La expansión fiscal, aumentando el nivel de la actividad y los ingresos, como se señaló anteriormente, aumenta los ingresos corrientes y reducen la proporción deuda-PIB, en particular si las tasas de interés son relativamente bajas en comparación con el crecimiento del PIB. En este sentido, los problemas asociados con el crecimiento de la deuda pública, sobre todo cuando la deuda no se relaciona principalmente con problemas fiscales, son mejor resueltos por una estrategia de expansión fiscal.

Además, si se argumenta que, por razones económicas y / o por razones políticas, hay poco espacio para la expansión fiscal, siempre existe la posibilidad de redirigir el gasto y los impuestos para apoyar medidas más expansivas. De nuevo, esto sugiere que el gasto debe tener prioridad sobre los recortes de impuestos, y que ambas medidas deberían beneficiar grupos de bajos ingresos en particular.
Una distribución más equitativa del ingreso haría una recuperación económica más autosuficiente y mejoraría las posibilidades de lograr la consolidación fiscal.
En este sentido, el aumento de los salarios reales en línea con la productividad, y, sobre todo países en desarrollo con grandes sectores informales, transferencias del gobierno a los segmentos de bajos ingresos de la sociedad, son un complemento importante a la expansión fiscal.
Más allá de la noción de que el crecimiento es la mejor solución para reducir la deuda pública a PIB, es importante destacar que los índices más altos de deuda pública  en sí, sobre todo en los países desarrollados después de la crisis, no representan una amenaza para la sostenibilidad fiscal.

La deuda pública es hoy mucho más sostenible que la deuda privada antes de la crisis. Siempre y cuando las tasas de interés son bajas y existe capacidad no utilizada, no hay efecto desplazamiento de la inversión privada, y en el mundo de la mayores ratios de deuda pública no suponen un problema para la recuperación. Para el mundo en su conjunto, y para las grandes economías, la única estrategia garantizada es por la consolidación a través del crecimiento. Crecimiento, combinado con bajas tasas de interés, traerán un aumento de los ingresos y una caída los ratios de deuda en el tiempo. Esto implica que la política monetaria debe seguir para mantener bajas las tasas de interés con el fin de mantener soportable el peso de los intereses del sector público.

Si la inflación se percibe como una amenaza seria a la estabilidad económica, y dado que en la mayoría de las economías las presiones sobre los precios se han originado en gran medida por la financiarización de los mercados de commodities, la subsecuente, segunda ronda de efectos posteriores, (como un espiral de precios y salarios) deben ser tratados por políticas de ingreso, más que mediante la adopción de medidas macroeconómicas restrictivas.
Hay casos cuando una restricción externa (por ejemplo, cuando la falta de competitividad produce déficit en la cuenta corriente) impide la expansión fiscal porque agravaría el desequilibrio externo. En ese caso, se debe dar prioridad a la solución del problema de la balanza de pagos en lugar de introducir medidas de austeridad. Esto es particularmente importante para países que son miembros de una unión monetaria".
Conclusiones Cap. III, pag. 82-3




Trabajo en inglés

No hay comentarios: