El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

23 sept. 2011

El sonido (las finanzas sanas) y la furia


Matías Vernengo

















El consenso político actual en el mundo desarrollado (es decir, los Estados Unidos y Europa) reside en que la austeridad fiscal (el eufemismo usado en estos días es la consolidación) es necesaria. Christine Lagarde, el nuevo Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo recientemente en el Financial Times que: "el ajuste fiscal debe resolver el dilema de ser ni muy rápido ni muy lento."

Eso es lo que ella se refiere como "la consolidación fiscal Ricitos de Oro", es decir, reducir el gasto y aumentar los impuestos, pero por favor, poco a poco! Repitió esto en su charla en la conferencia Jackson Hole, argumentando que el fin de obtener una consolidación gubernamental "creíble" debe ser implementada: "Las medidas que cambian la tasa de crecimiento de los derechos, la salud o la jubilación." En otras palabras, reducir el gasto y aumentar los impuestos, fundamentalmente, en programas sociales que benefician mayoritariamente a los pobres.


Esto simplemente pierde el punto de todo lo que sabemos acerca de la consolidación fiscal, e insiste en el mito de las contracciones fiscales expansivas Lagarde [no se molesta en decir cuál es el mecanismo por el cual la contracción fiscal daría lugar a la demanda de expansión, pero debe ser una variante de lo que Paul Krugman llama] el "hada confianza". Reducir el gasto y aumentar los impuestos, reducir el nivel de actividad y reducir los ingresos, incrementa los déficit y la deuda, y el crecimiento se ralentiza, hacen crecer la razón deuda-PIB. En otras palabras, la austeridad fiscal hace que la consolidación de las cuentas fiscales sea más difícil.

Tenga en cuenta que la consolidación fiscal se está utilizando, en los Estados Unidos y en Europa, para promover un conjunto de políticas que poco tienen que ver con las preocupaciones de corto plazo con el desempleo, y mucho que ver con la agenda a largo plazo de lo que el Estado debe hacer, y qué tipo de sociedad que queremos para vivir, el modelo económico en los EE.UU. y Europa se ha basado en los salarios estancados y el crecimiento económico asociado con burbujas, en los EE.UU. una burbuja de consumo, y en Europa una burbuja en el periferia, que permitió a Alemania que depender de crecimiento de las exportaciones. En ambos casos, los ricos y el sector financiero había ido bien mientras que los trabajadores han luchado.

Ahora que el sistema ha demostrado ser insostenible, y una vez que los gobiernos rescataron el sector financiero, en lugar de garantizar que una nueva crisis no pueda producir mediante la imposición de severas restricciones a los especuladores financieros, los recortes en el gasto social se están imponiendo en los EE.UU. y Europa. Las élites en los países desarrollados no van a dejar que esta crisis se desperdicie. En los EE.UU. algunos republicanos quieren aumentar los impuestos, pero a los pobres! Una crisis financiera causada por el excesivo endeudamiento del sector privado se ha transformado en una oportunidad para hacer retroceder el Estado del Bienestar.

En Europa, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy no sólo se negaron a apoyar la emisión de eurobonos, lo que reduciría significativamente los costos de los intereses de la periferia, pero también presionados por reglas más estrictas sobre el déficit para los países periféricos. En España, los socialistas y la oposición va a imponer un régimen constitucional para limitar el déficit y la deuda, algo que no funcionó en Argentina (la llamada ley de déficit cero en las últimas etapas de la crisis). En los EE.UU. el acuerdo bipartidista para extender el límite de la deuda más probable es que incluyen recortes en programas sociales como Medicare y Seguro Social. Los recortes en los salarios de los trabajadores del sector público, la extensión de la edad de jubilación, la reducción de beneficios, y la privatización, todos los mantras de las fracasadas políticas neoliberales están de vuelta en el orden del día.

Pero peor que la falta de compromiso con las políticas, es la inexplicable falta de preocupación por las consecuencias sociales y políticas de estas políticas económicas. Los políticos no deberían sorprenderse con la furia de las calles, la de los españoles "Indignados," los trabajadores públicos en Wisconsin, o incluso del menos coherente Tea Party, o más aterrador del tirador irracional en Noruega. La década de 1930 no sólo vio el surgimiento de alternativas progresistas para reducir la inestabilidad del capitalismo, como Keynes y otros reformistas moderados querían, sino también el aumento de la violencia social y el horrible fascismo. Si las élites políticas en los Estados Unidos y Europa no revierten el curso de finanzas sanas, la furia en las calles estarán cada vez más fuera de control. La política económica en estos días es cada vez más, como el sugerido título, un cuento narrado por un idiota lleno de ruido y furia que no significan nada.

Original: Triple Crisis