El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

19 de may. de 2011

El significado de la Economía Heterodoxa, y por qué es importante



Por Matías Vernengo

La economía heterodoxa se define a menudo como un popurrí de demasiadas escuelas, como para mencionar. Además, la mayoría de estas escuelas heterodoxas se definen contra el marginalismo (o la economía neoclásica, que es también una escuela de pensamiento económico fragmentado). En este sentido, el campo heterodoxo se define de una manera negativa (en contra de ortodoxos) y fragmentado (dependiendo de qué aspecto de la ortodoxia es impugnado). Creo que es un enfoque improductivo, y que la heterodoxia debe ser vista como un conjunto de principios. Es necesario un resultado positivo (en sus propios términos) y unificado (en el sentido del conjunto mínimo de proposiciones que son universalmente aceptadas) de la definición de la heterodoxia.

Dos cosas son fundamentales desde mi punto de vista. En primer lugar, los economistas heterodoxos tienen que ver con la reproducción ampliada de la sociedad, y esto implica que la producción y distribución del excedente social es central para sus teorías. Esto es parte de una tradición que se remonta a la economía política clásica. La determinación del excedente implica que la distribución se determina de forma exógena por las condiciones sociales e institucionales (sea que el salario real esté afectado por la posición negociadora de la clase obrera, o la tasa de ganancia se determine por la tasa monetaria de interés influenciada por el Banco Central). Además, la determinación del excedente, con una distribución externa determinada, y una tecnología dada, proporciona una explicación de los precios relativos (valor).

Es importante señalar que hay varias formas particulares teóricas de acercarse a cada una de estas preguntas asociadas a la reproducción de la economía. Por ejemplo, algunos marxistas hacen hincapié en que los precios relativos son proporcionales a las cantidades de trabajo directa e indirectamente para producir las mercancías. Sraffa proporciona un enfoque diferente, que es compatible con las ideas de Marx sobre el funcionamiento de la economía. Grupos postkeynesianos hacen hincapié en la determinación de precios según el coste total y que también son compatibles con esta permanente preocupación general acerca de la determinación del excedente social. En otras palabras, varias escuelas de pensamiento son heterodoxas en la aceptación de la necesidad de comprender cómo el excedente es generado y distribuido, incluso si tienen teorías diferentes (y que no siempre son compatibles entre ellas).

La segunda proposición fundamental que define a la heterodoxia está relacionada con la teoría de la producción y la determinación del empleo. Los economistas heterodoxos creen que la producción está determinada por la demanda. Es decir, el gasto autónomo determina el nivel de actividad. Hay algunas implicaciones de esta simple proposición. En primer lugar, el nivel de gasto autónomo sólo va a generar el pleno empleo de los recursos productivos por casualidad, y el desempleo es una característica permanente del sistema económico. En segundo lugar, como el nivel de ingresos equilibra el ahorro según la inversión, la tasa de interés debe ser un fenómeno monetario (y no un fenómeno real). Además, los economistas heterodoxos sostienen que la demanda efectiva es válida en el largo plazo.

En resumen, si uno cree que los precios reflejan, para una dada tecnología, la lucha de clases como la forma de lograr una participación mas alta en el ingreso en el proceso de reproducción de las condiciones materiales para la supervivencia (incluidas las operaciones en las que hay acumulación), y cree que la producción y el proceso de acumulación son conducidos por las fuerzas exógenas de la demanda, se puede llamar heterodoxo.

Algunas otras cuestiones son a menudo vistas como un elemento central para la definición de economía heterodoxa. El dinero endógeno es un ejemplo típico. Y es cierto que la mayoría, si no todos, los economistas heterodoxos siguen alguna versión de la teoría del dinero endógeno. Sin embargo, es claro que incluso si el dinero no es endógeno, la tasa de interés sigue siendo una variable monetaria en la economía heterodoxa (por ejemplo, en la Teoría General de Keynes). Además, varios economistas principales tienen dinero endógeno, desde Wicksell a los que utilizan la regla de Taylor ahora. Lo mismo podría decirse acerca de la certeza o la incertidumbre no probabilística. Es importante, pero ni la determinación de los precios de producción o de demanda efectiva se ven directamente afectadas por la incertidumbre. Y muchos economistas Austríacos (que difícilmente se puedan considerar heterodoxos de acuerdo con los criterios anteriores) son muy aficionados a la idea de incertidumbre. La última cuestión adicional que a veces se utiliza para definir la heterodoxia es la complejidad (o no-ergodicidad), pero es el menos relevante. La principal diferencia entre heterodoxos y ortodoxos están relacionados con la causalidad, y pueden ser reproducidos en marcos teóricos simples o complejos.

La pregunta obvia que cualquiera puede plantear es por qué es importante para definir la economía heterodoxa con precisión. Por ejemplo, Colander, Holt y Rosser sugieren que los economistas heterodoxos no se consideren a si mismos como los economistas heterodoxos, sino solamente como economistas, y tratar de influir en la corriente principal trabajando como los mejores entre los ortodoxos. El problema es que esa lógica y evidencia puede apoyar tanto los precios de producción o los que surgen de la oferta y la demanda, y, por lo mismo, ya sea la ley de Say o bien la demanda efectiva debe estar mal. En política económica podría ser posible el compromiso, pero en los principios de la teoría no puede haberlos. Yo le respondí a su trabajo aquí.

Original: Naked Keynesianism

3 comentarios:

flores_z dijo...

excelente!

ENriqueVCP dijo...

Tiene aspectos convincentes; al menos como sondeo interpretativo de nuevas experiencias nacionales, como es el caso de los países emergentes que ahora son protagonistas de peso. Meritorio.

Anónimo dijo...

Puede ser de interés: http://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2011/10/22/la-economia-heterodoxa-y-la-ensenanza-de-economia/