El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

21 feb. 2011

Utopía y realismo en la política económica europea


Sergio Cesaratto


Publicado junto con un comentario en el artículo Guido Montani "Nosotros lo haremos como Schroeder" por Sergio Cesaratto y una réplica de esta última.

En su contribución Montani afirma que “Europa sufre de un desequilibrio institucional grave ", denunciado por “federalistas europeos ", donde "sólo ha sido creado el pilar monetario". Se espera que sea un lugar más parecido a Alemania, pero no demasiado, cuando desaparezca "la distinción entre los países fuertes y débiles" Para ello, sugiere que un (reforzado) Parlamento Europeo y la Comisión cuente con "un presupuesto de al menos 3,5 a 4,5% del PIB." Para ir al encuentro de la "buena causa" que Alemania sostiene que se trataría de "apoyar algunas de las restricciones de austeridad ... para evitar que las finanzas internacionales pongan en peligro la unión monetaria", y para sostener con el debido "orgullo" el proyecto alternativo, los partidos progresistas " deben tomar " medidas serias ... para reducir la deuda pública. "Aunque, finalmente, "no hay criterios teóricos compartidos para determinar cuándo una deuda se convierte en sostenible ... estos criterios existen en la práctica y se hace explícito por los ataques de la especulación financiera en países como España e Irlanda que también cumplían con los criterios de Maastricht" .

El artículo Montani expresa un sentimiento común europeísta y riguroso difundido en la izquierda europea e italiana. Si bien reconoce algunos puntos del argumento - en particular la idea de un mayor presupuesto europeo - no ocultamos un desacuerdo fundamental tanto en la formulación como en el contenido.

a) En primer lugar, la estructura institucional europea no es un resultado al azar, sino que surge de la idea que los mercados de bienes y de trabajo liberalizados, acompañados de una política monetaria heredada del Bundesbank y con la renuncia a la política fiscal, se aseguraría un crecimiento no inflacionista. Este modelo ha sido bueno para el modelo económico alemán y han acentuado los desequilibrios europeos, como ya se ha explicado muchas veces en esta revista.

b) Esta estructura sería idealmente modificable, aunque de una forma más compleja de lo indica Montani, esto implica, en particular, la renuncia por parte de Alemania de ciertas características de su propia constitución económica. El realismo político respecto de la constitución económica alemana nos lleva a ser pesimistas al respecto [1].

c) Montani, paradójicamente, parece más bien optimista sobre la germanización de Europa ("De hecho, el gobierno alemán se está convirtiendo en el gobierno de la UE. Si en el futuro vamos a proceder en esta dirección se construirá una Europa alemana"), pero la rechaza en tanto no es una "buena solución para los ciudadanos europeos." En verdad, si las cosas fueran así de simples, todos los ciudadanos europeos aceptarían algunos sacrificios con el fin de parecerse a ese país! Desafortunadamente, sin embargo, la realización de la conducta alemana a través de dosis masivas de la deflación es una misión imposible: la mayoría de las sociedades eficientes sólo pueden lograrse en un contexto de crecimiento y no de un progresivo empobrecimiento de la población. Por otra parte, como ha señalado agudamente, la obsesión en la recuperación de la competitividad nacional como una solución de los problemas del euro, compartida por Merkel como por la Comisión demuestra que "están tratando de impulsar la zona del euro, como si se tratara de una pequeña isla off shore").

d) Montani parece suscribir a la tesis que un proyecto alternativo, que aunque implica la devolución de la deuda pública para los países periféricos (no parece digno de debate de la idea de que esto se hace por el orgullo nacional). El concepto de sostenibilidad es arbitrario, ya que Montani admite y como se argumenta en la apelación de los economistas en la estabilización de la deuda pública. [2] La sostenibilidad de la deuda pública depende, por supuesto, sobre la política monetaria adoptada. Si se trata de acomodar en el sentido de reducir al mínimo la carga de la sostenibilidad de la deuda está garantizada. El BCE tiene una gran oportunidad para hacer eso, si los gobiernos europeos querían (por desgracia, parecen permitir a los bancos lo que se considera un anatema para el sector público). [3] ¿Por qué entonces imponer a los países endeudados políticas fiscales deflacionarias que sólo empeoran la situación nacional , la UE y el mundo, como se alega en la carta de los economistas [4] medidas, sin embargo, destinadas al fracaso como Montani admite que el caso griego.

¿Qué hacer? Mientras tanto, hay que alejarse de las utopías federalistas - que encuentran su fundamento en la misma ideología del laissez-faire en que se dirige a la ayuda europea - en favor de una visión realista de las relaciones entre los países y la compleja relación entre el conflicto distributivo y los acuerdos económicos internacionales. Sobre esta base, los proyectos económicos propuestos como una alternativa al diseño ya existente es un instrumento de lucha política, siempre y cuando usted no crea que la solución radica en lo que llaman el idealismo keynesiano (aunque Montani a veces parece estar muy lejos aún de eso), recuerda que el rechazo del keynesianismo es el artículo 1 de la Constitución económica alemana. Frente a los conflictos económicos que tienen profundas raíces históricas, no hay soluciones fáciles, y la única regla es hacer frente a esta realidad consciente de los intereses nacionales.Spinelli no, por favor.


[1] Se puede ver las posiciones críticas de Carlo Panico, de alguna manera similares a los de Montana, Cesaratto.

[2] El que la deuda de algunos países de la periferia este bajo ataque, bajo los criterios de Maastricht no prueban nada, dado que en esos países es el sistema privado el que en gran medida endeudado, con la posibilidad de que empeore las finanzas públicas.

[3] Por desgracia Montani en su más amplia contribución a la que refiere está totalmente de acuerdo con el estatuto actual del BCE como un "pilar sólido", argumentando que la austeridad fiscal es "necesaria para evitar una nueva crisis," una posición que está en consonancia con la "contracción fiscal expansionista" de Alesina.

[4] La carta de fecha 15 de junio de 2010 fue dirigida al presidente Napolitano. Se supo que unos pocos días después de que el presidente dijo: "El tema, sin embargo, está obligando a preocupaciones centrales compartidas por una gran parte de la comunidad internacional - junto con el de la realización concreta de los objetivos adecuados de la consolidación de los presupuestos públicos - la cuestión de la recuperación del contexto de crecimiento económico. Los dos puntos aparecen en todas las formulaciones combinadas de los últimos documentos, principalmente la Unión Europea, el segundo no se puede descuidar por sobre el primero, pero la combinación es controversial y difícil. Depende también de la contribución que la recuperación europea todavía débil que vendrá dada por algunas de las principales economías de la UE, si no nos preocuparemos demasiado por las finanzas y el fortalecimiento de la competitividad del propio país, y dependerá de una combinación de consolidación positiva financiera y el crecimiento económico, el contenido específico de la operación de estabilización en países como el nuestro".






Original: Economia e Politica