El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

29 abr. 2010

Los Aprendices de Brujo


Notas Marginales de dos Informes de la UE sobre los Desequilibrios Comerciales intra Europeos



Sergio Cesaratto
Cesaratto@unisi.it

Un par de informes de la Dirección de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea (Comisión Europea 2009, 2010) da una bien documentada génesis de los desequilibrios comerciales europeos-en el período 1999-2009.

1. Resumen interpretativo
Aunque, como con las familias infelices de Anna Karenina cada país es un caso especial, un resumen del marco interpretativo que puede extraerse de los informes parece el siguiente. Las tasas nominales de interés más bajas y acceso más fácil a los flujos financieros extranjeros para determinadas economías periféricas - particularmente en España, Portugal y Grecia - que sigue a la creación de la UEM determinan tanto un crecimiento superior a la media en el grupo de la demanda interna de los países UEM considerados, liderada principalmente por una burbuja en bienes raíces, y también por el sector público en Grecia y Portugal, y un crecimiento de los salarios nominales muy por encima de resultado medio de una mayor demanda de mano de obra. El aumento de la inflación resultante reduce los tipos de interés reales y en tal modo alimentan el proceso. Por lo tanto, por un lado, un proceso evidente de "catching up" de estos países hacia aquellos más avanzados del grupo. Por otro lado, sin embargo, el crecimiento de los salarios nominales y el hecho de que el tipo de crecimiento en efecto - basado en el consumo y la vivienda - no es tal que lleve a un aumento significativo de la productividad, generando una pérdida de competitividad. La conjunción de un crecimiento superior a la media de las importaciones, e inferior a la media de las exportaciones, genera déficits comerciales persistentes y un progresivo deterioro en la posición financiera neta exterior de estos países. En el caso italiano, la debilidad de la demanda interna compensa el débil desempeño de las exportaciones, que sufren muchísimo la pérdida de gran parte de la competitividad de precios, por lo que la corriente no empeora significativamente. Mientras que las familias felices deberían parecerse, incluso en el caso de los países con superávit (Alemania, Países Bajos, Austria y Finlandia), cada país es una historia diferente. Por lo tanto, nos concentraremos en Alemania. Simétricamente a los países con déficit en cuenta corriente, éste último país ve una debilidad estructural de la demanda interna, principalmente debido a la débil dinámica de los salarios nominales y, en combinación con la débil dinámica de los precios internos, y a las tasas de interés reales relativamente altas. Además, la productividad en Alemania, aumenta. Una vez más, es la conjunción de las ganancias de competitividad, lo que crea una dinámica de comportamiento de las exportaciones por encima del promedio, y dinámica débil de las importaciones, que genera excedentes persistentes de la balanza comercial hacia el área europea.
A diferencia de la experiencia de episodios pasados de los desequilibrios comerciales para las décadas de 1970 y 1980, lo que caracteriza a las actuales es su persistencia (Comisión Europea 2009: 19). Es obvio que la diferencia está constituida por la posibilidad de realineamientos de la tasa de cambio nominal, posible entonces pero imposible hoy en día. Incluso el tamaño de los déficits en cuenta corriente con relación al PIB es significativo en comparación con otros países deficitarios como los EE.UU., Australia y Nueva Zelanda (ibid: 22).

para ver todo el informe clickear aca
en italiano, aca