El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

19 dic. 2012

El capitalismo "indiscutido" y el bienestar social: análisis de un binomio improbable

Por Mássimo Pivetti


En una de sus notas escritas en la cárcel entre 1929 y 1935, Antonio Gramsci afirma: "Es un absurdo por parte de intelectuales fosilizados creer que una concepción del mundo puede ser destruida por la crítica de carácter racional." Keynes no habría compartido esa tesis. Estaba convencido de que tanto la aceptación de sus críticas a las concepciones tradicionales neoclásicas como a sus nuevas ideas, y la adopción de la política económica que inspira, no eran más que una cuestión de tiempo: el tiempo que toma para persuadirlos de las ventajas sea al experto que al hombre común (Keynes 1934, 35)

La experiencia de los primeros 25-30 años después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la economía keynesiana se convirtió en la nueva ortodoxia de los países capitalistas más avanzados, parecen dar razón a Keynes. Pero la vuelta en el último cuarto del siglo XX, la ortodoxia dominante de las dos guerras mundiales, en contraste con la creencia de Keynes y parecen estar de acuerdo con Gramsci.
Keynes creía que el principal obstáculo para el pleno empleo en los países capitalistas, fue constituida por la "creencia de que el crecimiento del capital depende de la intensidad de los incentivos para el ahorro individual y que una gran parte de este crecimiento, el ahorro depende de la abundancia de los ricos" (Keynes 1936).Después trabajó para liberar tanto a los expertos como al hombre común de esta creencia errónea, insistiendo en que la formación de capital es altamente dependiente del consumo y que cualquier debilidad persistente en la propensión a consumir sólo puede debilitar la demanda de de capital, junto con el consumo.

Sin embargo, en las últimas décadas las políticas económicas del siglo pasado se han inspirado de nuevo por las "creencias" que él criticó duramente. Si se piensa en la reducción en la progresividad de los impuestos, la reducción o supresión de los impuestos sobre sucesiones, las políticas de "consolidación fiscal", estas fueron logradas a través de recortes en el gasto social. 
En suma se fue reafirmando la convicción, en los últimos años del siglo XX, que los gobiernos considerados más virtuosos son los capaces de hacer todo lo posible por el bienestar de las generaciones futuras, aunque estas no votan, a través de la imposición de las generaciones sacrificios. Una convicción absurda para el keynesiano convencido que considera que la comunidad puede tomar medidas para el futuro sólo por la producción física actual y por lo tanto tienen en sus propias políticas, encaminadas a elevar el nivel de vida de la generación actual, la mayor probabilidad de lograr los mayores beneficios a las generaciones futuras . Mientras que las políticas para aumentar los ahorros reducen la demanda de bienes de consumo y también la de los bienes de capital, de esta manera reducen las posibilidades de consumo de las generaciones futuras. Por lo tanto, ¿parece que no hay más dudas acerca de la virtud de la frugalidad?

Auge y caída del keynesianismo
Sin embargo, durante dos o tres décadas después de la Segunda Guerra Mundial, los esfuerzos de Keynes parecían ser capaces de liberar tanto al experto como al hombre común de la obsesión de la pequeña burguesía por el ahorro. Se difunde en su lugar la preocupación de que los ahorros podrían tener un efecto depresivo sobre la producción y el empleo y los responsables de las políticas económicas en muchos países fueron inducidos a realizar los "costosos" los programas de bienestar social: buenas escuelas y bibliotecas, hospitales y cómodo alojamiento disponible mayor número de personas, transporte público eficiente y seguro, parques bien cuidados, limpieza de la ciudad, la vejez serena y digna para todos.... Todas cosas inconcebibles en el capitalismo sin el gasto público masivo y formas tolerables de los impuestos.
Los efectos positivos sobre la producción, sobre el nivel de vida y la generación de entonces y la posterior que fueron significativos, en tanto que el "alto precio" de los programas para la protección de los derechos sociales principales, se manifiestó principalmente en términos de aumento de la deuda pública nacional y no en una formación de capital más bajo. De hecho, las tres primeras décadas después de la Segunda Guerra Mundial resultó ser la edad de oro del capitalismo, con tasas de crecimiento anual del PIB y PIB per cápita más del doble que en las dos últimas décadas del siglo XX.
Durante muchos años, sin embargo, el objetivo primordial de la política fiscal es una vez más, un presupuesto equilibrado. Cuando los ingresos del impuesto sobre la renta no crecen como se esperaba, no se ha dudado en recurrir a más recortes en el gasto público. Los responsables de las políticas parecían haber considerado insignificantes los efectos negativos de los recortes a la producción y al empleo y el fin de aumentar la propensión al ahorro de los hogares. Considerar la reducción cada vez mayor de sistemas públicos de pensiones, incansablemente perseguidos, ya que, además de contener uno de los principales componentes del gasto público, tuvo el efecto de estimular a la gente a ahorrar más para el establecimiento de pensiones privadas para complementar las públicas.

De acuerdo con este punto de vista, una vez más con acuerdo general, el aumento del ahorro va a crear condiciones favorables para la formación de nuevo capital.
¿Cómo explicar el éxito temporal de las ideas de Keynes?

En los últimos 25 años, por lo que tenemos que darnos cuenta de que las relaciones causales y aspectos cruciales del funcionamiento del sistema económico, que después de Keynes parecían definitivamente adquiridos, en realidad no lo eran.
Cambios drásticos en la visión como los mencionados en temas tan importantes de la teoría y la política económica, lo que sugiere que la afirmación de las ideas de Keynes en el contexto del capitalismo avanzado después de la Segunda Guerra Mundial debe ser explicada por argumentos que no son económicos.
A la luz de los principales acontecimientos históricos de principios del siglo XX, una explicación puede encontrarse en el éxito económico alcanzado por la Rusia soviética hasta los años sesenta y el temor generalizado de que el desempleo, la desigualdad social y la pobreza dieran armas muy potentes a los opositores del capitalismo y la burguesía, y terminara atrayendo a una masa creciente de personas hacia el comunismo.

La existencia de un modo de producción y un sistema social alternativo, que se caracteriza por la drástica reducción de las desigualdades y el pleno empleo, que había derrotado a los nazis y estaba atrayendo a su órbita a un número creciente de países, dio fuerza objetiva a las organizaciones las políticas y sindicales de inspiración socialista que operan en muchos de los principales países capitalistas y, más en general, fortalecia a los  trabajadores en la lucha de clases.
En estas condiciones, el mantenimiento de la estabilidad social en el capitalismo avanzado llegó a depender en gran medida de la capacidad del sistema para demostrar su capacidad para solucionar sus principales defectos históricos. Keynes mismo desde los años veinte había reconocido en la existencia de la Unión Soviética un rol de estímulo para un mejor funcionamiento del sistema capitalista.

Y esta bien documentado que al final de la guerra en Inglaterra y se extendió rápidamente a la creencia de la administración de EE.UU. que la presencia de desempleo, la pobreza, los bajos salarios y una distribución del ingreso altamente desigual con el tiempo iba a decidir en gran parte de Europa occidental el éxito de las ideas y comunistas y habría dado lugar a una fuerte presencia estatal en la esfera de la producción a expensas de la empresa privada. Prevaleció, entonces la afirmación de que la solución del problema del comunismo en Europa no podría ser de carácter económico: el continente podría ser protegido por del "peligro de la subversión comunista" en todos los sentidos sólo fomentar su desarrollo.
Esto fue para eliminar lo más rápidamente posible a la lacra del desempleo, y para proporcionar a través de programas sociales y sistemas tributarios progresivos una distribución del ingreso más equitativa. Finalmente, el Plan Marshall, y por supuesto para apoyar las exportaciones de EE.UU., el objetivo era evitar que el crecimiento de las economías europeas fuera bloqueado por una grave crisis de balanza de pagos causados por el fuerte incremento de los precios internos de EE.UU.

El temor en Europa que Francia, Alemania e Italia para prestar más atención a la protección del ahorro, la contención del gasto público y equilibrar la balanza de pagos, no prestar suficiente atención al empleo, programas y políticas sociales de redistribución del ingreso, llevó a la implementación de ERP (Programa de Recuperación Europea), como un intento de recuperar y defender la Europa occidental del comunismo en la marcha.

Teoría y hechos en la segunda mitad del siglo XX
A duras penas el estado de la teoría económica puede ser considerado como el principal factor de cambio en las directrices de la política económica del gobierno, mientras que no hay duda de que la teoría tarde o temprano termina retroalimentando a la política. Los principales factores que pueden haber causado el cambio de dirección de la política económica que se produjeron en los años sesenta parecen tener poco que ver con las tendencias prevalecientes en la teoría. Como en el caso de la "revolución keynesiana", se puede decir que la "restauración teórica" de los ochenta y noventa fue en gran parte efecto, más que causa de los cambios en las directrices de la política económica.

Hemos visto que en las tres primeras décadas después de la Segunda Guerra Mundial, la "revolución keynesiana" se había convertido en la nueva ortodoxia en la mayor parte de los países capitalistas avanzados, debido al peligro de que un retorno a la pre-guerra de los niveles de desempleo y la pobreza podría suponer para la estabilidad social, y esto en una situación en la Unión Soviética había pasado de ganar la guerra y su sistema social alternativo estaba mostrando una gran habilidad en todas las áreas.

La experiencia, especialmente en Europa, del último cuarto de siglo sugiere un panorama similar con respecto a la relación entre la teoría y empiria. En sus términos más generales de este marco puede ser descrito por la secuencia causal lo siguiente:

1) las circunstancias reales determinan la orientación de fondo de la política económica y su evolución en el tiempo - como abandonar el objetivo del pleno empleo en los años setenta, y sustituido por el de la estabilidad de precios.

2) la dirección básica de la política económica recibió el apoyo de una teoría o una restauración teórica, que tiende a convertirse en la nueva ortodoxia, como resultado de aquella orientación de la política económica.

3) La nueva ortodoxia apoya firmemente algunos de los principios - como el que para el buen desempeño de la economía, los bancos centrales deben ser independientes de los gobiernos

4) Estos principios, de hecho, tienden a ser seguidos - al banco central en realidad termina siéndole efectivamente atribuido una mayor independencia política.

¿Pero cuáles son las circunstancias principales prácticas que pueden haber causado el cambio radical que ha tenido lugar desde finales de los setenta, el principal objetivo de la política económica general? ¿Qué causó el fin del compromiso la posguerra de mantener altos niveles de empleo para terminar reemplazándolo por el control casi exclusivo de la inflación?

En esencia, el miedo (también tomó el control de la Izquierda Europea) de los posibles efectos negativos a largo plazo los altos niveles de empleo, empezando por sus efectos sobre la inflación, las preocupaciones que causa sobre la relajación de la disciplina social, el aumento espectacular de los precios del petróleo de 1973-74, la desaparición del miedo al comunismo por el funcionamiento defectuoso de la Unión Soviética económica y social: estos se pueden considerar los factores determinantes del abandono del objetivo del pleno empleo y la lucha contra la pobreza. Esta retirada fue restaurada en Europa durante las dos últimas décadas las desigualdades sociales y las tasas de desempleo en los años cincuenta y los sesenta habrían sido consideradas peligrosas para el mantenimiento del sistema capitalista.

El neoliberalismo y la recesión
Los acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX, por lo tanto, sugerimos que el espíritu liberal dominante no se supere, en ausencia de datos capaz de imponer a los gobiernos de los principales países de aplicar políticas de pleno empleo y la contención de la desigualdad en la distribución de la riqueza y los ingresos. Una recesión estancamiento suficientemente grave o prolongada, por supuesto, son los principales hechos que vienen a la mente como un posible factor de cambio tanto de las orientaciones básicas de la política económica, la teoría del clima. Respecto a esto último, la realidad de una recesión o estancamiento podría llevar a muchos economistas a desempolvar su formación "keynesiana", o, si es menor, tratando de investigar las opiniones y los principios con respecto a formas de pensar de los extranjeros "últimos veinte años.


Consideremos primero los programas actuales del rearme de América.

El actual gasto militar de EE.UU. en realidad podría volver a jugar un papel de liderazgo en el capitalismo avanzado, especialmente si la actual política de tipos de interés bajos y la reducción de la tasa de impuestos no es capaz de evitar un fuerte descenso en la propensión a consumir, muy alto en la última década de la vida americana. Sin embargo, para las perspectivas de bienestar general que siguen siendo mucho más preocupantes que en el momento de la Guerra Fría entre el capitalista y de la superpotencia comunista. La desaparición de este último tiende a resultar en el uso cada vez más eficaz de armas sin escrúpulos, como se muestra a partir de 1991, las campañas de bombardeos que han afectado poco a poco Irak, Sudán, la ex Yugoslavia y Afganistán .

En cuanto a Europa, una recesión suficientemente severa podría quizá determinar la superación del espíritu de Maastricht.  La recesión podría entonces terminar por imponer un punto de inflexión en el proyecto de unificación económica y monetaria, en primer lugar el rechazo a sus connotaciones monetaristas actuales. Una coordinación a nivel europeo de políticas de expansión económica y de protección social, con la creación de mecanismos de compensación de las finanzas públicas con el apoyo de un presupuesto central, podría tomar el lugar sea del conjunto de normas que actualmente imponen severas restricciones a las políticas fiscales nacionales, sea en el énfasis actual sobre una política monetaria única decidida por un banco central independiente políticamente en condiciones de total libertad de movimientos de capital.

Pero la situación política del continente - en particular, la marcada inferioridad contra la ideología de mercado que se ha desarrollado en Europa durante los últimos veinte años -, francamente, deja poco espacio para el optimismo sobre los resultados de una recesión. El espíritu de lealtad, también de una gran parte de la izquierda, al proceso de desregulación de la economía parece estar un poco retirado de las pruebas que se han ido acumulando sobre el fracaso del capitalismo aun en los países más desarrollados, tanto en el nivel "macro" como en el "micro" , (pensar en Enron, Parmalat, Cirio y otros ejemplos recientes de incontrolada voracidad capitalista).

En estas condiciones, los resultados mas probables de una recesión - y por supuesto el aumento del desempleo – la ulterior reducción de la participación de los salarios, la aceleración del proceso en curso hacia una mayor concentración de la riqueza, la contención de la protección social y servicios públicos.
Por supuesto, en un escenario de este tipo no se podían evitar los episodios de agitación social, tal vez acompañados de reformas institucionales diseñadas para un mejor control de los mismos.

En resumen, ya no es el "peligro de la subversión comunista" el capitalismo esta dando malas demostraciones de su capacidad para generar bienestar y nos las dará aún peores. El neoliberalismo que ha acompañado la consumación de aquel "peligro" aparece de hecho susceptible de desarrollar en direcciones siempre más autoritarias, su espíritu anti-social.


Original :
Visiones del mundo y la crítica del carácter racional