El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

21 jul. 2012

Sobre la Austeridad (Nuevo Libro sobre la crisis del Euro)




En este post presentamos casi al mismo tiempo que en Italia, este conjunto de trabajos de importantes economistas italianos sobre la crisis del euro. Tradujimos en este caso la introduccion, pero mas adelante traduciremos algunos capítulos en próximos post.




Introducción
Sergio 
Cesaratto  y Massimo Pivetti *

Este volumen, generosamente ofrecido por MicroMega online recoge una serie de contribuciones sobre la crisis económica en Europa. Ellos son, en parte, la expresión de diferentes puntos de vista sobre los orígenes y la evolución de la crisis que está viviendo nuestro continente, con respecto a las implicaciones económicas de las posibles vías de salida. Mas que las diferencias, es muy importante el elemento que une a los participantes, y ese es el objetivo de presentar un análisis de la crisis económica en Europa que esté libre de estereotipos y prejuicios de la dominante cultura neoliberal, esa  cultura - que inspira las políticas de austeridad impuestas por la Comisión Europea,  el Banco Central Europeo y el FMI, y que está hundiendo en la recesión al continente y además , está socavando el modelo social "europeo", una de las experiencias más avanzadas de convivencia civil que la historia del mundo ha conocido.

Las contribuciones se han escrito en la medida de lo posible, para mantener un estilo accesible a un gran número de lectores. Por supuesto, el libro está dirigido a las asociaciones, sindicatos y partidos que son verdaderamente accesibles para un replanteamiento crítico de la deriva liberal de la izquierda italiana (pero no exclusivamente), a partir de la identificación de su proyecto político en forma total con la unificación monetaria europea. Se pretende que parte de la izquierda, a pesar de que verbalmente se opuso a este resultado, no ha promovido, por superficialidad u oportunismo, de la construcción de una alternativa político-económica en serio.

La izquierda italiana por desgracia, ha tendido siempre a favorecer el cálculo político de corto plazo al análisis económico y a la propuesta, terminando siempre de forma sistemática presa del pensamiento económico dominante, a la que los estudiosos han llegado a depender. Héroes de la izquierda, incluso la radical, son tan de vez en cuando se convierten en los Ciampi, Andreatta, los Padoa-Schioppa - figuras muy encomiables, pero totalmente ajenas a la tradición del reformismo socialista. Al dar esta colección de ensayos económicos, por lo tanto, deseamos indicar qué también como paso necesario para la izquierda aquello del supuesto en su núcleo constitutivo y característico de un verdadero pensamiento económico crítico que es premisa indispensable de una lectura consciente de los procesos en curso y las estrategias a perseguir .

La crisis europea, que se originó luego de la de los Estados Unidos se ha convertido ahora en el eje principal de la economía mundial, tiene una naturaleza compleja. Pivetti y de Vivo se enfrentan a la pregunta de por qué, ante la profundización de la recesión, todavía no se toman rutas alternativas a la imposición de sacrificios hechas por las economías en el  gasto en bienes y servicios producidos dentro de las economías que necesariamente redundan en fuentes de nuevas reducciones de ingresos y empleo. En las dos contribuciones se argumenta que lo que hoy obstinadamente se trata de preservar frente a la recesión, a través de la austeridad, y el agotamiento de la soberanía nacional, es el cambio de las condiciones de poder y de distribución que se produjeron en Europa durante los últimos treinta años .

El siguiente grupo de contribuciones propuso la interpretación de la crisis europea como una crisis típica entre países centrales y periféricos, una vez que instauraron un tipo de cambio fijo con los primeros. La contribución de Cesaratto examina cómo la liberalización financiera y la moneda única han generado los desequilibrios comerciales y la deuda externa en la zona del euro: un caso no nuevo de la crisis capitalista, a pesar de su curso dentro de una unión monetaria hace que su evolución parezca distinta y más complicada la solución.
Retomando y profundizando esta interpretación, Bagnai muestra cómo las elites dominantes del centro y de la periferia, unos mueven la lente para capturar a los mercados periféricos, y los otros para importar la disciplina de los países más fuertes, han llegado a desafiar el sentido común, en contra de la unión monetaria, que provino desde lo más astuto de la profesión económica. Ambas contribuciones son escépticas acerca de una posible solución a la crisis compartida por todos los países de la eurozona, también basados en la creación de la economía mercantilista dominante, alemana. Paggi y Angelillo D'acaba de detenerse en el caso de Alemania, en particular sobre la asimetría entre la economía alemana y de otras economías europeas y la inverosimilitud de la hipótesis de que este país puede actuar en un futuro próximo como motor del desarrollo europeo, en lugar de con el objetivo de precostituirse un fondo para la propia expansión en los mercados mundiales. Todas estas contribuciones señalan la incompatibilidad de la interpretación de la crisis que ha sido "libertinaje" fiscal de los países periféricos, una interpretación, que está anclada en la élite europea, y en particular el de Berlín (incluida la oposición).

La tercera parte de la colección está dedicado a la cuestión de las políticas de reducción de la deuda soberana y de la relación deuda / PIB. Ciccone se detiene en la importancia de la presencia en el sistema económico de una deuda pública, tanto interna como externa, y muestra cómo sus efectos, así como políticas encaminadas a su reducción, parece completamente diferente dependiendo del marco teórico utilizado para su análisis. Zezza critica la interpretación de la crisis como consecuencia de una  deuda pública excesiva, argumentando que sus orígenes son más bien los de una ideología económica que en el último cuarto de siglo ha impregnado la acción del gobierno y la decisión de los líderes europeos a subordinar el apoyo financiero de los países en dificultades a la implementación de los planes de austeridad.
Barba señala que la aversión al gasto deficitario que se ha desarrollado durante los últimos treinta años, en el capitalismo avanzado, sólo en Europa se ha tenido como consecuencia una renuncia de cualquier política de apoyo a la demanda agregada. Maffeo muestra cómo el fracaso del BCE en apoyo de la deuda soberana - la intervención que debería pertenecer a la orden normal de las cosas – sea funcional a las políticas de austeridad destinadas a desmantelar las conquistas sociales realizadas en las tres primeras décadas de la posguerra.
En la interpretación de la crisis, principalmente debido a los gastos del gobierno, por supuesto, no es sólo ignorancia, sino también mala fe. Esta interpretación es, de hecho, utilizada por las clases dominantes de los países periféricos para atacar los derechos sociales formales y sustanciales, y la de los países centrales para deshacerse de los competidores de la industria y la acumulación de un fondo de mano de obra barata.

En la cuarta parte de la colección, Palumbo discute las razones que en la actual situación de Italia y de Europa resulta imprescindible la expansión del gasto público, y se centra en las formas más adecuadas de gasto público en un programa de recuperación económica. Stirati pone de relieve cómo la deflación salarial, contrariamente a lo que el pensamiento dominante afirma, lleva en consecuencia el tener efectos negativos sobre el crecimiento y el empleo, sobre todo si se realiza de forma simultánea en toda Europa. Gabriele  se centra en el servicio nacional de salud, uno de los mayores logros de la civilización de nuestra experiencia republicana, y argumenta que, con el aumento del estrés social asociado con el cuestionamiento de todos los derechos y los temores sobre acerca del sistema institucional mismo, el impacto de la recesión y los recortes de los pueden llegar a ser devastadores. La contribución de De Leo también ofrece una reconstrucción lúcida de la crisis griega, junto con un resumen de los efectos dramáticos económicos y sociales producidos por más de dos años de austeridad impuestas en ese país.

Pero, ¿Cuáles serían las consecuencias de una ruptura del euro o la liberación de un país de la eurozona? Al final de la colección Levrero sostiene que, con las medidas monetarias y controles de los movimientos de capital, los efectos de una salida del euro, aunque pesados, sin embargo, pueden ser menos severos que los causados por años de continuas políticas fiscales recesivas y de progresivo empobrecimiento.

A la luz de estas contribuciones, para describir las debilidades constitutivas de la unificación monetaria europea, las raíces de la hostilidad de las clases dominantes y del país más poderoso para una solución progresiva, ¿Cuál es el modo que se considera el más conveniente para salir? No creemos en este sentido, que la división es entre los europeístas  y no europeístas, como a menudo superficialmente se afirma. Los autores de esta colección son en realidad bien mucho mas europeístas que los que proponen esta división apresurada. La unión política europea, sin embargo, sólo se puede construir si se concibe y se percibe como un campo de convergencia entre los intereses de las clases trabajadoras de diferentes países. De hecho, para la izquierda la construcción europea solo tiene sentido si sirve para mejorar la calidad de vida de los pueblos europeos - para proporcionar más empleo, menos precariedad, aumento de los ingresos reales y la uniformidad de los sistemas de protección social.
La orientación persistentemente deflacionista de la política económica que ha caracterizado a la experiencia del euro desde el principio, ahora confirmada y agravada por las políticas económicas de austeridad, que ha puesto a la gente en competencia de unas con otras, para estandarizar hacia abajo las condiciones de vida y de trabajo y sistemas de protección social. Por consiguiente, era inevitable que, tarde o temprano, se manifestaran  fuertes reacciones de rechazo en contra de todo el proyecto.

Una dura batalla, por tanto, deberá desarrollarse en la izquierda europea para romper finalmente con los intereses de las clases dominantes, que sin duda les ha servido a estos en la década que fueron mayoría en Europa y que no por accidente ha tomado forma la unión monetaria. Una batalla que debe promover una refundación sobre bases progresistas de la cooperación europea.
 Pero a diferencia del caso de la izquierda francesa - ver la nota de Roa y Lucii  al final - en la izquierda italiana esta reorientación se está convirtiendo en un proceso muy difícil, por ende, largo e incierto, mientras más rápido se configura para nosotros la devastación económico-social y política de la austeridad.  Y  es entonces razonable preguntarse si el retorno a una mayor independencia económica y monetaria nacional, incluso si es causado por circunstancias afuera de nuestro país, no nos puede salvar de una buena parte de esa devastación.




la descarga completamente gratuita aca