El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX

Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la inte...

23 nov. 2011

Pierangelo Garegnani, el economista en contra de la corriente


* Fabio Petri - 30 de octubre 2011


El Sábado, 15 de octubre 2011 a la edad de 81 años falleció Pierangelo Garegnani, el economista teórico italiano más grande de los últimos cincuenta años, una figura de absoluta importancia internacional que como ningún otro ha ayudado a aclarar, continuar y ampliar el proyecto iniciado por Piero Sraffa para rehabilitar el punto de vista teórico clásico (o, como Garegnani también llamaba, enfoque del "excedente"). Este es el de la teoría del valor y la distribución del ingreso en su estructura básica compartida por los fisiócratas, Adam Smith, Ricardo y Marx, y que fue abandonada en el último cuarto del siglo XIX en favor de la creación " marginal "(también conocida como 'la oferta y la demanda", o neo-clásica, como hoy en día a menudo se define inapropiadamente), también por el aumento de la capacidad de este segundo enfoque de ofrecer argumentos en defensa del capitalismo de frente a las cada vez mayores protestas de los trabajadores.

De hecho, como han señalado muchos estudios de la historia del pensamiento económico, a poco después de la muerte de Ricardo (1823) se inició la búsqueda de teorías sobre el origen de los beneficios que podría proporcionar una justificación para oponerse a la tesis, proveniente del análisis de los mismos Adam Smith y Ricardo, que los beneficios se derivaban de la mayor capacidad de negociación de los capitalistas sobre los salarios de los trabajadores (que se puede exigir a los trabajadores a trabajar más que lo suficiente para producir su salario), y por lo tanto tienen un origen similar que los ingresos de los señores feudales, derivados del monopolio de la tierra que permitían imponer los servicios de trabajo servil: a partir de la cual la carga de la explotación de mano de obra como la verdadera fuente de beneficios. La peligrosidad para la configuración clásica de la estructura de clases de la época aparece así en un párrafo de Scrope 1831, quien se refirió a Ricardo y sus seguidores, escribió:
"Sin duda, la publicación de opiniones ... que incluso si fueran ciertas, porque trastornan los principios fundamentales de la simpatía y el interés común, que son los cimientos de la sociedad, que no podría ser muy perjudicial, constituye un crimen de [...]. En su teoría de la renta, se insistió en que los propietarios de la tierra sólo pueden prosperar a expensas de todos los demás, y en particular de los capitalistas, en su teoría de los beneficios han declarado que los capitalistas pueden mejorar su situación a costa de la numerosa clase de los trabajadores, en su teoría de los salarios, se afirmó que la situación de los trabajadores sólo se puede mejorar, privándola de la alegría de ser esposos y padres [...]. En cada uno de los argumentos que se han esforzado por demostrar que los intereses de cada clase en la sociedad están necesariamente en oposición perpetua a los de cualquier otra clase.
Con el auge del conflicto de clases abierto entre el capital y el trabajo asalariado a partir de 1830, crece la necesidad de rechazar este punto de vista, como escribió Marx, desaparecen los torneos brillantes de economistas de la época de Ricardo, y sólo queda lugar para "boxeadores a sueldo".

Pero en los años posteriores a 1870, con una generalización de la teoría de la renta diferencial, se llega a un marco analítico aparentemente justificable: se argumenta que no sólo la renta de la tierra es la renta diferencial, y en un sentido también lo son las ganancias de capital y los salarios de la mano de obra: cada una de estas tres fuentes de ingresos que se refleja el margen de la contribución para la producción de cada uno de los "factores de producción" de las respectivas unidades, la contribución llamada "productividad marginal", medida por el aumento de la producción debido a la adición de unidades , o, equivalentemente, cuanto de la producción podría disminuir si la unidad del 'factor' fue retirada de la producción, el empresario tendrá la conveniencia de aumentar el uso de cada "factor productivo" si el aumento de los ingresos derivados del incremento de la producción causada por una unidad más del "factor" es mayor que el aumento en el costo debido a tener que pagar factor adicional de esa unidad, y sólo se detendrá cuando el aumento de los ingresos (que disminuye gradualmente debido a que, apoya esta teoría, la productividad marginal de un factor disminuye gradualmente si el uso de los de los factores aumenta) y el aumento en el costo se vuelven iguales.
De ello se desprende que los trabajadores reciban su contribución en el margen de la producción, porque si un trabajador dejó de trabajar la producción disminuiría, y por un valor exactamente igual a su sueldo. Del mismo modo, el capitalista recibe ganancias por sus decisiones de renunciar a consumo, por lo que sus ahorros han permitido la creación de capital, y cada unidad de capital si fuera retirado de la producción se reduciría en una cantidad igual en valor a la tasa de ganancias, que por lo tanto refleja la contribución de los "sacrificios" del capitalista-ahorrador a la producción. Las rentas del trabajo y de los ingresos de capital terminan reflejando entre los dos, la contribución de los respectivos propietarios de los insumos de producción respectivamente, la aportación derivada del sacrificio de trabajo y abstenerse de comer, y se hace mucho más difícil argumentar que los beneficios son derivados de la explotación de una clase sobre otra.

En la determinación en base a la escasez relativa de factores de producción, la remuneración del trabajo, tierra y capital, el enfoque marginal también tuvo otra consecuencia, relevante respecto a las crecientes demandas y protestas de los trabajadores organizados. De acuerdo con la productividad marginal decreciente (y otros mecanismos de sustitución entre bienes y factores que no puedo poner aquí), que se deriva de las curvas de demanda de la disminución de las entradas de las tasas de remuneración respectivas. De ello se desprende que la demanda de mano de obra de las empresas es una función decreciente de los salarios, de modo que si los sindicatos extraen los aumentos salariales, con las demás circunstancias iguales, sólo puede conducir a una disminución en la demanda de trabajo, y por lo tanto a un aumento del desempleo. Esto se da lugar según la teoría "marginal" por la fricción o la rigidez que impiden que las fuerzas de la oferta y la demanda operen libremente, y la forma de eliminar el desempleo es que se acepte y verifique una disminución de los salarios.
Este enfoque teórico, que ha tenido un enorme impacto ideológico sigue subvalorado y ha influido mucho en la sociología, es aún más común en varias formas muy difundidas, y se encuentra detrás de las justificaciones teóricas de las políticas económicas adoptadas en los últimos treinta años en los países desarrollados, que han favorecido la redistribución enorme de ingresos en detrimento de los trabajadores. En cambio, los resultados analíticos obtenidos por Garegnani en la tesis doctoral terminada en 1958 en Cambridge lo llevó a la conclusión, en contra de la corriente, de que este enfoque "marginal" es analíticamente incorrecto, sobre la base de una discusión del capital indefendible, y que en lugar de la configuración clásica y de Marx había sido abandonado antes de tiempo, debido a sus fallas en la teoría del valor y la tasa de ganancia, defectos relacionados con la adopción de la teoría del valor trabajo, que se pueden corregir sin distorsionar el marco teórico general. Llegaron a estas conclusiones (que convergieron con las de Piero Sraffa en la “Producción de Mercancías por medio de Mercancías”, pero en 1958 Garegnani no conocía aún), que desde entonces ha apoyado con argumentos rigurosos de análisis, entonces, es el enfoque clásico es una visión que un economista serio, científicamente motivado, debería preferir, sin temor a las implicaciones políticas que pueden surgir: Si se confirma que existe la injusticia y la ineficiencia del sistema capitalista, tenemos que tratar de reducirlos y corregirlos, en lugar de tratar de encubrirlos.

La superioridad científica del enfoque clásico fue confirmada a Garegnani en los resultados de Sraffa en “Producción de Mercancías”, en particular, Garegnani ha integrado sus anteriores críticas del ajuste marginal/neoclásico, en su versión tradicional, con las críticas adicionales sobre la base de la posibilidad de "retorno de técnicas "destacado por Sraffa, y ha aplicado estas críticas de la teoría de la inversión con el resultado de una crítica a la ley de Say y una importante defensa de la contribución de Keynes, más recientemente, han contribuido a la configuración de la crítica neoclásica destacando los defectos enormes de sus versiones recientes en términos de equilibrio temporal e intertemporal. Estas contribuciones son las críticas que lo han hecho internacionalmente famoso, pero quizá aún más importante en el largo plazo llegará a ser su contribución a la reconstrucción de la teoría económica, estas incluyen la clarificación de importantes escritos de Marx y configuración clásica, confundido por décadas, incluso por la mayoría de los marxistas, y las contribuciones (que han allanado el camino para una línea de investigación muy activa), que ha demostrado que puede complementar la teoría clásica del valor y en términos de distribución del ingreso, con la del principio keynesiano de la demanda efectiva (es decir, el papel de la demanda agregada en la determinación del empleo y la producción) para la explicación del crecimiento económico. El rigor y la profundidad de sus argumentos han sido reconocidos internacionalmente y lo han hecho universalmente considerado como líder del enfoque a veces llamado "sraffiano", pero que es más correcto llamar, como se ha dicho, clásico-keynesiano.
A la espera de los análisis más recientes y más detallados de su trabajo, me permito citar mi entrada “Pierangelo Garegnani” in P. Arestis, M. Sawyer, A Biographical Dictionary of Dissenting Economists (Edward Elgar, I ed. 1992, II ed. 2000) Para un ejemplo conciso de sus contribuciones hasta 1992. De sus contribuciones más tarde, en particular, sugerimos a los lectores a leer ensayos más largos, que son muy esclarecedores, y que Garegnani continuó el trabajo de aclarar las diferencias entre el enfoque clásico y neoclásico, refutando conceptos erróneos de Blaug y Samuelson (respectivamente, en History of Political Economy, 2002, y en European Journal of the History of Economic Thought, 2007).
Una parte sustancial de su energía en los últimos quince años ha sido absorbido por el intento de una crítica ulterior a las versiones contemporáneas del enfoque marginal / neoclásico, lo que condujo a ensayos complejos muy recientes aún en debate. Otras energías se fueron en la reorganización de los manuscritos de Sraffa (que a su muerte en 1983 lo había elegido como su albaceas literario), y el inicio de un examen colectivo importante de estos trabajos deberán ser publicados en breve en una selección. Por último, quiero recordar que a pesar de la inmensa cantidad de trabajos de investigación, encontró tiempo para ayudar a más jóvenes a orientarse en la teoría económica, y somos  muchos que estamos enormemente agradecidos por esto, varios de sus alumnos trabajan para llevar a cabo las actividades de la Fundación del Centro Sraffa que Garegnani ha creado como un punto de referencia para aquellos interesados en contribuir al desarrollo del enfoque clásico keynesiana.

Por razones de espacio me limitaré a dos breves indicaciones de los elementos centrales de la perspectiva no neoclásica sobre el funcionamiento de las economías de mercado, lo que ayudó a desarrollar Garegnani y que más pueden ser de interés para los lectores de esta revista. En primer lugar, mostró una gran flexibilidad de producción que se adapta a la demanda, y por lo tanto, también a nivel agregado, también puede aumentar en gran medida si la demanda agregada aumenta, por lo general, será perfectamente posible aumentar bien la inversión como el consumo, y que no es cierto que hay que reducir el consumo para acelerar el crecimiento económico, ni que los salarios deben disminuir para aumentar el empleo y la producción, debido a la flexibilidad de la producción y en particular de las industrias que producen bienes de capital destinados a aumentar la producción, al mismo tiempo la producción de bienes de capital necesarios para emplear a más trabajadores al mismo salario o un sueldo más alto (esta es otra manera de demostrar la insostenibilidad de la curva neoclásica de la disminución de la demanda de mano de obra). Por el contrario, si la demanda agregada cae se produce una pérdida de potencial de producción y acumulación, a diferencia del desempleo no es muy visible debido a que es un no llegar a ser de una producción posible, pero durante períodos prolongados puede dar lugar a enormes diferencias en el grado de desarrollo de una "economía y su capacidad para proporcionar puestos de trabajo para todos. Sus discipulos están mostrar de tal manera que esta perspectiva sea reconocida como correcta por los responsables políticos y conducir a políticas más eficaces contra el desempleo y para resolver el problema de la deuda pública italiana.

El segundo elemento que puede ser de interés para los lectores de esta revista es el desarrollo por parte de Garegnani de la tesis de Mikhail Kalecki de que la ocupación, dependiendo de la demanda agregada depende en gran medida de decisiones políticas, que bien pueden estar a favor de un aumento del desempleo, para "mantener su lugar de trabajadores asalariados. En un artículo publicado en el Manifiesto de la revista (N º 48, marzo de 2004), escrito con T. Caballeros y M. Lucii, Garegnani se aplica este punto de vista de una crítica a la posición (Bowles y otros marxistas) que explica la alta tasa de crecimiento de la producción y los salarios en las economías avanzadas en los años 1946-1972 como resultado de una convergencia de intereses entre capitalistas (interés una alta demanda agregada, lo que permite el uso de las instalaciones) y los trabajadores. El artículo argumenta que esta tasa más alta de crecimiento y la creación simultánea del estado de bienestar ha sido un episodio excepcional en la historia del capitalismo, de mala gana otorgados por las clases dirigentes, temerosos de la fuerza de los trabajadores y de los atractivos del comunismo en ellos; la posterior desaceleración en el crecimiento económico es visto como un caso típico de desempleo deliberadamente recreado con el fin de debilitar a la clase obrera y llevar el capitalismo a una situación para la clase dominante más "saludable".

Con Garegnani desaparece una de las mentes más agudas en la economía actual y menos conformista. Con la energía y el coraje que ha dedicado al desarrollo de los -argumentos contracorriente y las implicaciones políticas que sin duda hizo, dificultó el tener mucho apoyo. Sin embargo, el rigor y la profundidad de sus argumentos se impone en una aceptación cada vez mayor, y un gran respeto de sus adversarios científicos.

Garegnani siguió trabajando duro hasta lo último, y dejando trabajos sin terminar o no publicados (por ejemplo, una, en colaboración con el mismo, algunos desarrollos recientes sobre Marx y la economía marxista), y probablemente otros se encuentran entre sus notas. Es de esperar que estos trabajos sean publicados tan pronto como sea posible, reeditados y traducidas sus obras se han vuelto difíciles de encontrar o no están disponibles en inglés.

*Professore ordinario nell’università di Siena

No hay comentarios: