El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

14 ago. 2011

"No hay una crisis fiscal ni bancaria en EEUU"




Reportaje al Economista Carlos Pinkusfeld


¿Cómo analiza la crisis financiera de los últimos días?

CARLOS PINKUSFELD - Yo personalmente siempre miré con más detenimiento la situación en Europa que la de los EE.UU..Había, y hay cero posibilidad de incumplimiento de los EE.UU.. Como dijo Alan Greenspan, ex presidente de la Fed, banco central de los EE.UU.: nadie cae en default en su propia moneda, en la que puede imprimir.

Por desgracia, la EBC (Banco Central Europeo) venia titubeando, y su intervención, al menos tímida, alentaba la especulación contra la deuda soberana en el continente. En Europa, los países tienen que pedir prestado en una moneda que no es la suya, y no hay autoridad fiscal central para asegurar una política fiscal expansiva, tan necesaria en un momento de recesión.

El BCE debería haber respaldado hace mucho tiempo los títulos de deuda de los países que son objeto de especulación, manteniendo así el precio de estas deudas. Eso por el lado monetario. Por el lado fiscal, sería importante una institución supranacional, y por eso generar una política fiscal expansiva en euros. De hecho, ocurrió lo contrario, la Unión Europea exige ajustes fiscales en medio de la crisis y la caída del continente en una espiral deflacionaria. Ahora parece que el BCE tendrá que salvar a los bancos franceses, alemanes, etc., que estarían cargados con activos tóxicos. Tendrá que funcionar como un verdadero Banco Central Europeo.

Si los EE.UU. no pueden caer en default ¿el problema de la confianza tiene causas políticas?

Por supuesto. El Partido Republicano en su conjunto y sus elementos más primitivos en el Congreso lo llevaron a un callejón sin salida por el aumento del techo de la deuda al extremo, para debilitar a Obama. Funcionó, porque el presidente ha negociado mucho y no lo conduce a nada. Ganó un mote merecido, de conservador y vacilante.

No ha podido aumentar los ingresos.

De hecho, Obama ha logrado algo en el margen: que el recorte presupuestario no caiga en los debates en el supercomitê que habrá en el Congreso para el Medicaid (programa de salud para los pobres) o de Seguridad Social. En principio, sólo el Medicare (salud por más de 65 años) debería verse afectado.

Es importante recordar que el “Tea party” no surgió de la nada. Históricamente, el péndulo empezó a girar a la derecha en los EE.UU. en la década de 1980. Estaba muy a la izquierda en la Gran Depresión y el New Deal y continuó así hasta finales de 1960. La política fiscal fue muy progresista, el extremo más alto del impuesto en el margen llegó a 88%. La Gran Sociedad del presidente Lyndon Johnson (1963-1969) creó el Medicare y Medicaid. Ni Ronald Reagan (1981-1989) sacó estos programas.

Reagan aumentó el gasto público.

Bajó los impuestos en un primer momento, pero volvió para atrás. Para reducir la carga de los más ricos, aumento las contribuciones previsionales. Consiguió aumentar la regresividad sin aumentar la carga. La gente dice que la deuda de EE.UU. es casi igual al 100% del PIB (Producto Interno Bruto), pero la deuda real era de 56% en 2010 y debería estar en 60% este año, inferior a la de países europeos como Alemania (87% del PIB) y Francia (94% del PIB).

Esta diferencia se debe a que la enmienda de la Seguridad Social de 1983 hizo que los ingresos de la Seguridad Social fuesen superiores a los gastos y los ingresos adicionales se mantuvieron en bonos del gobierno. Es como un régimen de capitalización, sólo que dentro del gobierno. Por lo tanto, hay una gran cantidad de títulos que no están en las manos del público. Sin duda estos títulos intragobierno no ejercen ninguna presión sobre el interés, la confianza o cualquier otro tema tan caro a los halcones del déficit y la deuda.

¿Los EE.UU. tienen un problema de deuda?

Ni de la deuda ni del déficit fiscal en el corto plazo. Los EE.UU. tienen dos problemas. el primero es político, que es la radicalización de una derecha que tiene largas conversaciones sobre la reducción del tamaño del gobierno, y de recortar los programas sociales. La mejor estrategia para esto es lo que ellos llaman "hambrear a la bestia" [matar a la bestia de hambre], es decir, empezar a reducir los impuestos para que aparezca un agujero en las cuentas públicas. Cuando aparece, el siguiente paso lógico es comenzar a atacar a los programas sociales de este derecho no deseado.

¿Una estrategia dirigida a reducir el estado?

Era más fácil de hacer que ir a recortar Medicaid, Medicare y Seguridad Social, que son los programas más populares.

Los ingresos federales nunca han sido tan bajos desde la Segunda Guerra Mundial

Estos habían sido cortada para los ricos, con George W. Bush (2001-2009), y la crisis llegó a los incentivos fiscales de ARRA (Ley de Recuperación y Reinversión). Además, hay dos factores que son importantes de mencionar. La primera es que los EE.UU. tienen una presión fiscal relativamente baja de 30% del PIB, frente al 38% en promedio en los países ricos. Por lo tanto, incluso en el mediano plazo, hay un espacio muy grande para resolver los problemas estructurales en el lado de los impuestos.

Sin embargo, no es una institución especial la que ha paralizado a la eficacia de las recientes políticas anti-cíclicas. A diferencia del gobierno federal, los estados apenas han aumentado sus gastos para combatir la crisis de 2008. Obedecen las leyes de equilibrio presupuestario muy estrictos, mientras que 28 estados imponen límites claros en el crecimiento de los gastos e ingresos. Desde finales de 1970, la mayoría de estados han aprobado leyes que reducen eficazmente la carga tributaria.

La Proposición llamada 13 de 1978, en California, que redujo y limitó los impuestos de propiedad , en un marco de movimiento de recortes fiscales que se derivarían. El resultado - en mi opinión, vergonzoso para la hegemonía global - es que con la crisis de 2008, estados como California y Arizona tuvieran que recurrir a las rondas de civiles debido a la falta de fuerza policial eficaz, y en California se metió a reclusos en gimnasios de las prisiones y presos en libertad condicional porque no podía mantenerlos en su sistema penitenciario.

Son decenas de ejemplos bizarros, tales como reducir la semana escolar en Hawai, de los postes de luz en Colorado, pero el resultado agregado tiene un impacto muy directo tanto en el PIB como en el empleo. En el último informe de empleo de la Oficina de Estadísticas Laborales, el sector público ha contribuido negativamente a la creación de empleo, con una reducción de 37 mil puestos de trabajo.

El déficit de EE.UU. por lo general aumenta cuando la economía se desacelera. El problema es que desde el año 2008, aumentó mucho (casi el 9% del PIB en 2010) y ahora no tiene nada tirando del crecimiento. En la recesión de la década de 1980 y en 2000 estalló la burbuja del Nasdaq (acciones empresas de alta tecnología), había espacio para una reducción sustancial en las tasas de interés, una política monetaria de la quema de grasa.

Así que este es el problema cíclico: el crecimiento económico insuficiente no contribuye a aumentar los impuestos, el gasto público, el cual es importante para evitar una grave recesión después de la explosión de la burbuja subprime, no fue capaz de tirar de la economía por sí sola en pos de un nuevo ciclo de crecimiento. La combinación de altos déficits y una falsa percepción de "fracaso" de la política expansionista condujo a una gran cantidad de agua al molino de los halcones fiscales y con ello poner en peligro su propia política para estimular el crecimiento, todavía necesario.

¿Y cuál es el segundo problema?

Es que de hecho lo que está creciendo mucho en los EE.UU. son las transferencias personales, que ahora consumen el 70% del gasto público federal. Y no es que el gasto de la Seguridad Social está creciendo, que son los gastos en salud. Medicare asciende a 25% del gasto de la Seguridad Social y en la actualidad es casi el 80%. Bush aumentó el gasto como en el 2003 para ampliar la cobertura para la compra de medicamentos, una ley que prohíbe al gobierno negociar descuentos con las empresas farmacéuticas. Las transferencias son gastos inflexibles, a menos que cambie el sistema. Gastos discrecionales (no obligatorios), con exclusión de la defensa, han sido durante mucho tiempo en el rango de 2% a 3% del PIB.

¿Y la defensa?

La participación en el gasto directo se encuentra ahora en poco menos del 70%, fue cerca del 80% en el año 1980. Como proporción del PIB es inferior al 6%. Después de que la Unión Soviética cayera, fue más barato hacer la guerra.

Obama trató de atacar este problema en la reforma de salud, ¿no?

En los EE.UU. el costo por persona en salud es un sin sentido (alrededor de $ 8.000 por año), la mayor del mundo. Si tuviesen un gasto como en los países con mayor esperanza de vida, como los europeos, tendríamos una trayectoria de superávit fiscal en el mediano y largo plazo. La reforma original de Obama quería cambiar eso. La idea era universalizar y un plan público en general para competir con el sector privado. Esto no pasó. Pasó que todos tienen la obligación de tener un plan. El gobierno subsidia y la persona puede elegir entre los proveedores privados, que ya no pueden rechazar clientes por enfermedades preexistentes. Hoy en día, cuando el proveedor no incluye a alguien que tiene diabetes, por ejemplo, la persona llega al hospital sólo cuando el caso ya ha llevado a otras enfermedades más graves y el costo del tratamiento es mucho mayor.

Pero hay otras cuestiones estructurales de la trayectoria socioeconómica americana que también contribuyen a este gasto excesivo, el mismo costo a cabo, tanto médicos como jurídicos, de salud. Como los ingresos se han concentrado tan brutalmente, hay una regresión en los grupos sociales de la población con respecto a la alimentación, la educación y cuidado de la salud relacionados con el acceso a una adecuada atención preventiva, condición general de la vivienda etc.. Todo esto se acumula y finaliza en un tratamiento, que es extraordinariamente caro.

Para que te hagas una idea de la gravedad de la situación social: cerca de 55 millones de estadounidenses, casi el 18% de la población, tienen derecho a Medicaid, que es de un nivel de ingresos muy bajos. Peor aún, las limitaciones fiscales de los que hablamos, los Estados todavía quiere cortar. En pocas palabras: de inmediato, la reforma aumentaría los costos debido a los subsidios. A la larga, si sirviera para contener la trayectoria del gasto, el problema fiscal de EE.UU. estaría resuelto.

Mucha gente atribuye la burbuja crediticia que estalló en 2008, el estancamiento de los ingresos. ¿Está de acuerdo?

Es cierto. La deuda de los hogares aumentó considerablemente antes de la crisis, y la deuda se utilizó para aumentar el consumo en una situación de estancamiento de los ingresos familiares. Lo que está ocurriendo en los EE.UU. es increíble, la gente tiene que trabajar más horas para ganar lo mismo. Para mantener el nivel de vida por lo menos estable, a fuerza de un mayor desgaste físico del trabajador y de la deuda.

¿Y la tendencia es que el consumo via endeudamiento siga o no?

Aquí es donde viene la polémica cuestión de los llamados "desapalancamientos". Algunas personas piensan ahora que tendrá que producirse una reducción muy importante en el saldo de la deuda personal hasta que la gente comience a endeudarse de nuevo, que se extiende más allá del límite de la recuperación del consumo y por lo tanto la propia economía. Algunas personas piensan que simplemente basta aumentar el empleo y bajar las tasas de interés para que el americano comience a endeudarse.

El economista Joseph Stiglitz dijo que los bancos se han visto obligados a prestar cuando se produjo el programa TARP (compra de la propiedad de acciones y los préstamos incobrables de los bancos por el Tesoro). Es cierto que la tasa básica de interés es casi cero, pero también que las tasas de los préstamos son ligeramente superiores a los niveles recientes.

Es imposible obligar a un banco a prestar a quienes no quieren tomar el crédito, y es probable que el aumento de interés en el crédito privado este vinculado a la debilidad de la economía, lo que aumenta el riesgo de los prestatarios no pagar los préstamos. A pesar de ser un pequeño margen, por lo menos abre la posibilidad de que el gobierno trate de intervenir en el crédito para estimular el consumo de bienes duraderos. Así, a pesar que la política monetaria macro tiene en realidad poco para contribuir a la recuperación, es posible que una política en los créditos al consumo de algún resultado. Aparte de eso, con el fin de los estímulos fiscales, las perspectivas de crecimiento de EE.UU. son, de hecho, comprometidas.

¿La situación actual es consecuencia de lo que no se resolvió en 2008?

La cuestión no resuelta es del año 1980, relativa a la controversia sobre el tamaño del estado y el mantenimiento de las prestaciones sociales. la cuestión bancaria del año 2008 fue muy bien resuelta. Hubo un error en la percepción del TARP, por derecha e izquierda, lo que contribuyó a la histeria antifiscal. El TARP fue todo un éxito para salvar a los bancos, no tuvieron un impacto fiscal significativo, y es un beneficio para el Tesoro, y tuvo un efecto modesto sobre la deuda neta. De hecho, este cálculo habría que descontar la deuda bruta de todos los activos que todavía están en la Tesorería, ya que es casi una cuarta parte de la nueva GM y las acciones de AIG.

El gobierno actuó como debería haber salvado a todos. Es que los problemas estructurales no se abordaron. Ningún impuesto o crisis bancaria ahora. Lo que tienen es una crisis del empleo y una crisis política. Es difícil saber lo salvaje que será la presión a través del Estado U. S. disfuncional, para exponer la economía a la turbulencia de nuevo. La Ley de Dodd-Frank, aumenta el control sobre el mercado financiero, que no ha sido reglamentado. Fue muy aguada y sin embargo, los bancos están gastando $ 1 mil millones en lobby para destruirlo.

¿El estado de EE.UU. estaba dominado por los intereses privados?

No quiero sonar ingenuo y decir que el estado norteamericano era una cosa maravillosa y de repente los malos llegaron para colonizarla. ¿Pero no será que la situación empeoro? ¿O las consecuencias de esta "democracia de los lobbies" no está cargando un costo social muy alto? Es grave que los EE.UU. tengan la mayor población carcelaria del mundo, una esperanza de vida más corta que otros países ricos, e incluso de Chile y Costa Rica, una escuela primaria pública se somete a una gran parte de la posición de EE.UU. en términos de ingresos por la distribución del ingreso per cápita del mundo tan malo que siempre se apartó de los patrones de los países ricos.

¿China no tiene que preocuparse por los títulos de la deuda de EE.UU. que tienen a mano?

Sólo si los chinos se dan un tiro en el pie. Si se despojan de los bonos, el precio cae y se pierde dinero. Están presos, pero por el libre y espontanea voluntad, o incluso más, por conveniencia geo-económica. Ellos se quejan, por supuesto, es retórica. Acaso las autoridades de EE.UU. cada dos por tres no se reúne con el Dalai Lama? ¿O no insiste siempre en la cuestión de los derechos humanos en China? Ahora es tiempo de que los chinos hagan declaraciones un poco sin sentido acerca de la economía de los EE.UU. para el consumo de los medios de comunicación internacionales.

China sigue siendo pobre, tiene un ingreso per cápita muy por debajo de los EE.UU.. Los EE.UU. todavía tienen la delantera tecnológica, financiera, militar, y su moneda es el patrón internacional: en resumen, todos los requisitos que se necesitan para ser la potencia hegemónica mundial. Socialmente se ha ido a algo peor y esto introduce un nivel de malestar que en otros países no sería tolerado. Por desgracia, la historia ha demostrado que después de la reactivación conservadora en la década de 1980, este límite en los EE.UU. es muy elástico.

Para Brasil, ¿cuál es el efecto de la crisis actual?

Aquí también a los EE.UU. se le acusa de inundar el mundo con dólares. Pero se olvidan de que en los EE.UU. el banco central tiene junto a la meta de contener la inflación, la misión de estimular el crecimiento. Si no hiciera la flexibilización cuantitativa (relajación), la Fed iría en contra de su misión. No podemos pedir, no hagas esto porque mi tipo de cambio se apreciará.

Pero la crítica es una referencia al hecho de los EE.UU. tiene el privilegio de imprimir la moneda de reserva, sin responsabilidad por los efectos que pueden producir en el mundo.

Sí, pero confían plenamente en un patrón dólar [sobre la base de la confianza en los propios Estados Unidos] es a partir de 1971. Quejarse después de 40 años no parece muy práctico, por decir lo menos. Así que es una hegemonía sin límites, los EE.UU. tiene una ventaja que otros no tienen. Los otros que se preocupan de tratar con él.

En Brasil, existe la complicada cuestión de tipo de cambio y la composición de las exportaciones, tanto en productos básicos, y el desempeño de los sectores industriales tecnológicamente más dinámicos, lo que deja que desear. Si hubiese una desaceleración mundial y una caída de precios de los commodities, sin duda agravaría la situación externa. Como las tasas de interés son bajas en los EE.UU., compensan nuestra balanza de pagos por el ingreso de dinero aquí. Es decir, esto es diferente de una situación de restricción externa graves como ha ocurrido en la década de 1980.

En el mediano y largo plazo, parece que hemos llegado al límite en términos de lo que puede contribuir al desarrollo nacional, la política económica reciente, en el que el intercambio se utiliza para controlar la inflación, mientras que los salarios reales aumentaron, la transferencia de créditos ingresos para los más pobres y se aflojó un poco a la política fiscal.


Por supuesto, esto le dio un mejor desempeño de la economía en comparación con el período anterior, pero el reto ahora es pensar en nuevas formas de macro y microeconómica vinculada a la estructura productiva, la innovación tecnológica, las políticas sectoriales, la infraestructura - para asegurar una senda de crecimiento más sostenido en un marco internacional que no se basa en las más favorables para el crecimiento de las economías más desarrolladas.

Original:Folha