El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX

Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la inte...

13 jun. 2011

Soberanía Monetaria y Democracia






Cesaratto Sergio

Un gran primer ministro canadiense, William Mackenzie King, [1], declaró antes de las elecciones de 1935: "Una vez que una nación cede el control de su moneda y el crédito, no importa quién hace las leyes de la nación. ... Hasta que el control del dinero y del crédito no se restituya al gobierno y se reconozca que es la responsabilidad más importante y sagrada, hablar de la soberanía del Parlamento y la democracia es "ocioso e inútil.


La renuncia de la soberanía monetaria es precisamente lo que nuestro país ha hecho con la adhesión a la moneda única. De hecho, bien visto, lo había hecho antes con el famoso "divorcio" entre el Tesoro y el Banco de Italia en 1981. Con ese acto, llevado a cabo a través de un hecho consumado - un intercambio de cartas entre Andreatta y Ciampi - haciendo caso omiso de cualquier decisión parlamentaria, los gobiernos de la República renunciaban a la prerrogativa de determinar la política monetaria, además de moderar las tasas de interés, con las desastrosas consecuencias posteriores para las finanzas públicas y la distribución del ingreso. [2] Con la moneda única, nuestro país incluso ha renunciado a la posibilidad de volver atrás en esa decisión. Las ulteriores consecuencias sobre nuestra economía, debido al abandono de la flexibilidad del cambio externo están ante los ojos de todos con un creciente déficit en cuenta corriente, el saldo de 1999 a -3,5% en 2010, dando lugar a la deuda neta se incrementó con la en el extranjero.
La angustia se atenúa si la soberanía monetaria fuese pasada a una Europa política que podría haber utilizado mejor. No fue así, teniendo Europa incluso inscrito en su Tratado Constitucional, como es sabido, que el banco central es independiente del poder político teniendo como único objetivo es estabilizar el nivel de precios. Las consecuencias finales de esta independencia se venden en la parodia sin valor que se está haciendo estos días entre el BCE y las cancillerias europeas. Teniendo en cuenta el aparente fracaso de las políticas de la declaración de impuestos de la deuda de Grecia y la dificultad en la digestión de más ayuda a sus contribuyentes, algunos países europeos, principalmente Alemania, han apoyado de alguna forma de reestructuración de la deuda de ese país desafortunado. Pensándolo bien, los exponentes del BCE comenzaron a emitir declaraciones amenazantes a derecha e izquierda que si esta reestructuración sucede el banco central ya no imprimiría un centavo en apoyo de la deuda y el sistema bancario doméstico (una "opción nuclear" se ha definido) mientras que el gobernador Trichet se les permitió elevar su voz en la cumbre de los representantes de los gobiernos democráticamente elegidos, e incluso a abandonarlos con un portazo. [3]

Dragones, para aquellos que cultivan ilusiones, reiteró en la últimas consideraciones finales que "ni la presencia de riesgo soberano ni la dependencia patológica de algunos bancos por la financiación del BCE, "puede" apartarse "del objetivo de estabilidad de precios. Lo que es intolerable no es el comportamiento de los aprendices de brujo en Frankfurt que, básicamente, se niegan a hacer lo que los tratados europeos les prohíben hacer y defender la reputación de "guardianes de la moneda", sino que las democracias europeas se hayan autoinflingido- estas humillaciones. Eso sí, la democracia popular siempre ha tenido la necesidad de la lucha contra los altares en un sistema de controles y contrapesos institucionales. Pero aparte de una pandilla de economistas ultraliberales, a nadie le vino a la mente que un banco central se eleve al rango de un cuarto poder que expropie a las instituciones democráticas de las decisiones de política económica!
El BCE ha tenido durante esta crisis, voluntaria o involuntariamente, que asumir funciones - la de prestamista de última instancia para los gobiernos (que no estaba en vigor en sus estatutos) y los bancos, so pena de implosionar el sistema financiero europeo y la economía mundial. Aparte de la hipótesis implausible que Grecia es capaz de estabilizar la deuda pública a fuerza de deflación y de venta masiva de activos públicos, una hipótesis que increíblemente parece dar crédito sólo el BCE a través de la ultra-halcón Bini Smaghi, cualquiera que sea la ruta alternativa seleccionada Europa - una reestructuración de la deuda o la más racional y menos dolorosa europeización de la deuda (por ejemplo aquí) - el BCE se vería obligado a una política monetaria acomodaticia. La independencia del banco central es, en general, y particularmente en los predicamentos actuales, equivocada, y los estatutos del BCE deben ser equiparados a la de la Reserva Federal de EE.UU., cuyos líderes nunca jamás se dieron el lujo de no cooperar con las decisiones de la administración.

En cuanto a nuestro país, que está pagando esta Europa de los altos precios en términos de aumento del desempleo y la desindustrialización, el futuro parece sombrío. La conciencia es aún escasa, a menudo también en la izquierda donde, por el cinismo o la ignorancia, se apasionan sobre temas distintos de los del empleo y las necesidades básicas del pueblo. Las propuestas que Italia avance en Bruselas se ha mostrado (aquí, aquí y aquí), pero Europa sigue en una cacofonía de voces y la insuficiencia de propuestas da pocas esperanzas.

La declaración de Mackenzie en 1935, continúa: "El Partido Liberal se declara en favor de la creación inmediata de un banco nacional debidamente establecido para controlar la emisión de dinero en comparación con las necesidades del público. El flujo de dinero debe estar en relación con las necesidades nacionales, sociales e industriales de la población canadiense.” Las urnas dieron al Partido Liberal una mayoría sin precedentes. Después de las victorias de Milán y Nápoles, en los próximos meses podría ver la participación de la izquierda italiana con el gobierno. Por supuesto, el problema que le sucedió a Mackenzie, fue más sencillo, nacionalizar la emisión de moneda. Más complicado sería si el Canadá había establecido una unión monetaria con los Estados Unidos, como lo hicimos con Alemania. El conocimiento de cuánto tiempo dura la batalla que debe dotar a la izquierda que realmente quiera levantar la suerte del país parece, sin embargo, un primer paso, esencial.

[1] William Lyon Mackenzie King (1874 a 1950), líder del Partido Liberal, un partido centrista, pero con sensibilidad a las cuestiones sociales, fue tres veces primer ministro de Canadá.
[2] Según lo observado por Aldo Barba en un interesante discurso en la conferencia por el 150 º en el desarrollo capitalista y la unidad nacional en los últimos días.
[3] Bini Smaghi llegó a amenazar que el BCE podrá exigir que los países miembros de la UEM reembolsar al banco de decenas de miles de millones de los bonos griegos que contiene. Contra los temores de que el BCE ve Roubini.

Original: Economía y Política

No hay comentarios: