El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

23/6/2011

¿Qué Política Macroeconómica para Italia?




por Antonella Stirati






La profundización de la crisis en Grecia y las dificultades económicas y sociales en otros países como España, junto con signos de un cambio político en Italia, hacen que sea muy importante que se abra un debate interno en la oposición sobre que hacer en la política económica italiana. En esta perspectiva, me parece útil volver a discutir el documento de planificación propuesto recientemente por el Partido Demócrata.

Como se mencionó en un aporte anterior de la revista, la primera parte del documento sobre la situación económica y política en Europa, marca una posición importante e innovadora. De hecho, se pone en el centro de la necesidad de crecimiento de la demanda interna en Europa como la condición ineludible para la reanudación del crecimiento y el empleo. De aquí viene la crítica de las políticas de austeridad que en la actualidad esta llevando a cabo, ya que, se dice con toda razón, hacen más incierto escenario macroeconómico y en lugar de aliviar las tensiones en los mercados financieros ayudan a alimentarlos. Esto nos lleva a propuestas alternativas a nivel europeo centradas en la creación de instituciones e instrumentos destinados a reducir drásticamente las tasas de interés de los títulos públicos de los países potencial o efectivamente bajo el ataque de la especulación financiera internacional, el logro de un programa de inversiones financiado por emisión de valores y las políticas europeas de la redistribución del ingreso. Entre estos últimos, en particular, la propuesta de aplicar un "retribucion estándar" a los países europeos (también discutido en esta revista), que es vinculante para todos los países de crecimiento de los salarios por lo menos igual a la de la productividad, mientras que las economías como Alemania, que tienen un superávit en la balanza comercial, el crecimiento de los salarios debería ser mayor al crecimiento de la productividad. Esta medida contribuiría a la consecución de diferentes objetivos: para frenar la deflación de los salarios como una herramienta para la competencia internacional, para apoyar a las rentas del trabajo y la demanda interna, de esta manera promover el empleo y la consolidación fiscal, un mayor crecimiento la demanda y los costos laborales en los países con superávit comercial, lo que contribuye a la reducción del déficit de las economías extranjeras "débiles", lo que les permite exportar más a los países con superávit comercial.

El enfoque general descrito anteriormente (aunque debe ser más articulada y específica) es perfectamente aceptable, y tiene una resonancia obvia con las opiniones expresadas por más de 250 signatarios de la carta de los economistas hecha público el pasado mes de junio. Sin embargo, observamos una fuerte desviación en el documento cuando se cambia a partir del análisis de la situación europea con la de Italia, y con propuestas de política económica para el país. No cabe duda de compartir los objetivos propuestos: aumentar las tasas de empleo femenino y la actividad [1] y una mayor productividad. En ambos frentes, ya que la economía italiana está de vuelta y ha perdido terreno frente a sus socios europeos. El problema, sin embargo, está desapareciendo de esta parte del documento cualquier referencia a las políticas destinadas a incrementar la demanda agregada interna, aunque esto es necesario porque la condición se puede hacer realidad tanto a los objetivos, y en particular el primero. El crecimiento del empleo femenino en Italia está bloqueado, no tanto por la falta de servicios pero, sobre todo, por la falta de oportunidades de empleo. Las tasas de actividad y el empleo de las mujeres son, de hecho, terriblemente bajas en el sur, donde las oportunidades de trabajo son tan escasas que incluso las tasas de actividad masculina son muy inferiores a los de otras regiones italianas (la tasa de actividad masculina en el norte es de 78, 12% puntos más que en el Sur donde se ubica en 66% para las mujeres la diferencia se eleva a casi 25 puntos desde 60,5% en el Norte y el Sur hasta el más bajo 36%). Según el Istat, casi el 40% de las mujeres inactivas en los estados del sur a no salen a buscar trabajo porque creen que no pueden encontrarlo. En esta situación, creando condiciones más favorables para conciliar familia y trabajo es sin duda deseable en sí mismo y que ayudaría a crear oportunidades de empleo para las mujeres como trabajadoras en los servicios (tales como el cuidado infantil, cuidado de ancianos) son necesarios para facilitar la solución. Sin embargo, esto puede no ser suficiente para determinar un aumento en el empleo total no se encuentra en un marco macroeconómico para la expansión de la demanda, sino más bien en un contexto de recorte de gasto total y de bienestar.

El punto es que cuando se habla de Italia, la única referencia a la ampliación de la demanda es en referencia a un cambio de las políticas económicas en Europa, mientras que por otro lado, se da plena adhesión a las políticas de austeridad exigidas a nuestro país, como se muestra en las reacciones del PD al informe del gobernador Draghi. Esto evita las opciones y las asunciones de responsabilidad, pero que es sin duda muy difícil substraerse. Si no se puede hacer otra política macroeconómica a nivel europeo, ¿cuáles son las propuestas de la izquierda de nuestro país? Seguir los pasos de Grecia y España, y aceptar las políticas de fuertes recortes del gasto público, que generan recesión y desempleo, se ha convertido cada vez más en un suicidio para la economía y el mundo del trabajo, así como el camino a una probable derrota en política.

1] Las tasas de actividad femenina se obtienen de la relación de la cantidad de empleadas y desempleadas, y la población de referencia (en este caso las mujeres de 15-64 años), las tasas de empleo de la relación entre ocupadas y la población de referencia.


Original: Economía y Política

1 comentario:

Basta Fuerte dijo...

Muy bueno el blog, te dejo el mio

http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

Nos leemos, saludos.