El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX

Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la inte...

3 may. 2011

Crisis de la Deuda Europea. Paga Italia




por Sergio Cesaratto* y
Lanfranco Turci



Para todos está claro que Grecia, Irlanda, y tal vez Portugal (PIG) tendrán que dejar de pagar su deuda externa. La pregunta abierta no es si, sino cuándo y cómo, sobre todo, quiénes son los que pagan. Como es bien conocido por todos, la deuda externa griega se compone principalmente de deuda pública desde el inicio, la irlandesa es de origen privada, debido a los préstamos extranjeros que han financiado un auge de la vivienda, pero se hizo pública después que el estado garantizó las deudas externas contraídas por los bancos locales, la Lusitana es mixta en su composición.

Aparentemente la apuesta hecha hasta ahora por los países europeos que deciden es que las estrictas medidas fiscales impuestas a esos países se toman a cambio de apoyo financiero para generar un superávit presupuestario, mientras que al mismo tiempo la deflación de los salarios podría llevar a una reanudación de las exportaciones, con la caída de las importaciones debido a la caída de los niveles de actividad interna, y crear un superávit comercial en paralelo y con ello la posibilidad de canjear la deuda.

La reanudación de las exportaciones moderaría la caída de los niveles de actividad y, en consecuencia, los ingresos fiscales. La apuesta está claramente perdida desde la aplicación y los efectos de una salvaje deflación de los salarios sobre la competitividad, especialmente en Grecia y Portugal, son inciertas y el diferidas en el tiempo. Por lo tanto los niveles de deuda respecto al PIB en estos países están destinados a crecer inexorablemente en los próximos años (alrededor de un tercio en pocos años). Esto es consecuencia de la caída de su PIB y sus ingresos fiscales relativos, debido a las medidas salvajes de austeridad impuestas a ellos, los pagos de intereses anormales (incluidos los pagados por los préstamos usurarios en Europa), la "necesidad" del sector público para absorber parte de la deuda el sistema bancario.

¿Y quiénes son los acreedores de los PIG? Básicamente, Francia, Inglaterra, y especialmente en Alemania (FIG). A Keynes se le atribuye a la broma de que si usted debe 1 millón al banco, el problema es suyo, pero usted debe 100 millones el problema es de ellos. Al parecer, estos países se encuentran atrapados entre dos opciones, la Escila de abandonar a los PIG directamente y salvar sus bancos de la próxima caída y la Caribdis de continuar subsidiando a los países, apoyando de ese modo, indirectamente, a sus propios bancos. El ministro alemán de economía, la "paloma" Schaulbe, ha estado coqueteando en los últimos meses con la primera opción, en la idea que el contribuyente alemán tendría que haber pagado por la imprudencia de sus bancos, y que entonces digeriría mejor una ayuda directa a sus bancos.
El romance no duró mucho ya que es más conveniente para Alemania ir por un tiempo por la segunda opción y esto se debe a que para subsidiar a los PIG (o los bancos de la FIG) a través de fondos europeos creados en mayo de 2010 (y reforzados este año después de 2013 bajo el nuevo disfraz) no sólo son llamados los contribuyentes alemanes, sino también de aquellos países que, como Italia que obtendrá muy poco de los créditos hacia los PIGS.



El BCE no quiere oír ni hablar de default ni ahora ni nunca en tanto que de valores de los PIG tiene mucho en su cartera (en forma de garantías que aceptó a cambio de dinero en efectivo a los bancos). No le costaba nada (de liquidez del BCE crea un "golpe de una pluma"), pero considera que una pérdida, aunque sea virtual, puede disminuir su reputación como estricto guardián de la liquidez en la lucha contra la inflación.

La operación actual se puede resumir de la siguiente manera. Si los PIG cayeran ahora, una buena parte de su deuda seguiría en manos de los bancos de la FIG. Pero si se espera un poco, en el 2013-14, esta deuda será eventualmente europeizada en gran medida. Esto se debe a que cuando los títulos de los PIG venzan, no se podrán colocar en el mercado, y serán comprados por los fondos europeos. Recién en ese momento, los FIG tendrán la conveniencia de hacer caer a esos países, en tanto las pérdidas (entre un tercio y la mitad de los préstamos) caerán sobre todo en los fondos europeos. Los bancos de la FIG se fortalecerán en el ínterin (también los altos intereses que ganan endeudándose a tasas bajas y reinvirtiendo, por ejemplo, en títulos italianos y españoles).

Nuestro país participa en el rescate de los fondos europeos, con una cuota de alrededor de una quinta parte (poco menos que Francia mientras que Alemania pone un poco más de una cuarta parte); de acuerdo con algunos cálculos, Italia es actualmente el mayor contribuyente. Así que Italia tendrá que pagar por daños y perjuicios que no tiene!

Invitamos a los lectores a ver un gráfico publicado por el Economist que es impresionante en ese sentido. Surge de hecho al comparar los créditos de cada país europeo en relación a los PIG a su participación en los fondos europeos de rescate. El grafico habla por sí mismo. Esta extensión del tiempo de default es muy costosa para el PIG a los que sería conveniente reestructurar ahora mismo su deuda sin verla crecer inexorablemente a pesar de los sacrificios bárbaros a que sus pueblos se ven obligados. ¿Y por qué Italia acepta todo esto?

El chantaje es un fracaso prematuro de los PIG, a continuación, los bancos de la FIG, darían lugar a un salto en el alza de las tasas de interés para otros países muy endeudados, España e Italia, aunque hasta ahora con menos problemas. La liberación de decenas de miles de millones de euros en fondos de rescate, de hecho a los bancos de los FIG, sin embargo, agravará la deuda pública y externa de nuestro país. No parece por lo tanto que Europa tenga la intención de imponer a Italia, con el consentimiento de Tremonti y Draghi, medidas de restricción presupuestaria que, de aplicarse, sería por lo menos devastador, pero, se cree, que permitiría el impacto del rescate bancario alemán. ¿Cómo reaccionar? Las propuestas (aquí y aquí) no faltan: el compromiso del BCE de reducir las tasas de interés y dejar un poco de inflación, los salarios y la demanda interna en Alemania, la estabilización y no la reducción de la deudas públicas, una política europea de reactivación de la inversión pública en infraestructura, medio ambiente y energía, un impuesto europeo sobre transacciones financieras, la reindustrialización del sur de Europa. Estas son cuestiones que están empezando a circular entre los partidos socialistas en Europa y el PSE. Mucho menos en Italia. Lo que falta en la izquierda italiana no es tanto, o simplemente la fuerza política para avanzar por su parte, pero el conocimiento de que lo que está en juego es la supervivencia de nuestro país en esta Europa.


*Profesor ordinario de Economia de la Universidad de Siena

Original: Melograno

No hay comentarios: