El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

6/10/2010

Las guerras de divisas y el reequilibrio mundial




Matías Vernengo


Guido Mantega, el ministro brasileño de Finanzas, dijo recientemente que Brasil está en medio de una guerra de divisas. Su preocupación por la apreciación del tipo de cambio no está dirigida a los desequilibrios mundiales, en general, o China, en particular. Una moneda más depreciada proporciona protección para la producción nacional, y hace que los bienes y servicios nacionales más barato para los extranjeros. En este punto de vista, un tipo de cambio real estable, pero competitivo (es decir, depreciado) (SCRER), como Roberto Frenkel y Lance Taylor lo llamaron, sería una herramienta esencial en la estrategia de desarrollo en los países en desarrollo. El mensaje es que la competitividad de los mercados es importante para el desarrollo.

Paul Krugman, en cambio, solía pensar que la competitividad era una obsesión peligrosa, ya que los países no están en competencia económica con los demás. Pero la crisis actual de desempleo lo ha llevado a sugerir que los EE.UU. estarían justificados en aumentar los aranceles sobre los productos chinos. Su nueva posición se basa en la idea de que los llamados desequilibrios mundiales, el gran superávit comercial de China y el déficit recíproco en los EE.UU., son, al menos en parte, culpables de la crisis de desempleo en el país. Dado que las autoridades chinas no han respondido a la revaluación del renminbi, en consecuencia, las tarifas serían necesarias para reducir el déficit comercial estadounidense, y mantener los puestos de trabajo que surgen de la exportación. Mientras que uno debería aceptar la voluntad de Krugman de cambiar de posición, para admitir que el comercio administrado no es sólo "internacionalismo pop 'y es respetable (una posición sostenida en Latinoamérica por economistas estructuralistas como Prebisch hace mucho tiempo), él sucumbe a la falacia de tratar a los EE.UU. como una nación subdesarrollada.

Los economistas de los países en desarrollo han conocido por generaciones que el ajuste de la balanza de pagos es asimétrico. Considerando que un país desarrollado, sobre todo uno con la moneda de reserva como los EE.UU., puede incurrir en déficits comerciales y confiar en su moneda fuerte para financiarlos, los países en desarrollo se ven obligados a ajustar. En otras palabras, los países en desarrollo deben contraer el nivel de actividad para reducir la necesidad de las importaciones. El ajuste en los países en desarrollo se realiza no por una recesión no por deflación. En los países desarrollados no hay necesidad de una recesión.

En la reciente crisis, Krugman parece creer que la imposibilidad de utilizar la política fiscal, por razones políticas, haciendo de los EE.UU. un país similar a uno en desarrollo. El problema es que hay consecuencias muy graves para reducir los desequilibrios mundiales mediante la promoción del proteccionismo frente a China. La tasa de crecimiento excepcional en China es el resultado de su capacidad de aumentar y diversificar sus exportaciones. China puede, por supuesto, depender más de su mercado interno, pero eso podría alterar la rápida recuperación en otras partes de la periferia, como África y América del Sur. Si China exporta menos, crece cada vez menos, reduciendo sus importaciones, en particular los productos básicos, y entonces la recesión se extendería al resto de la periferia.

Krugman cree que los países en desarrollo deben asumir la carga del incremento global del empleo, porque piensa en términos de un equilibrio simétrico de ajuste de la balanza de pagos. Para él, si en los EE.UU. hay presiones deflacionarias, "la situación es muy diferente... en las economías emergentes. Estas economías han capeado el temporal económico, que se lucha contra la inflación en lugar de la deflación, y ofrecen abundantes oportunidades de inversión." En los EE.UU. el déficit con China no impone presiones deflacionarias, ya que los EE.UU. pueden seguir manteniendo déficits sin verse obligados a ajustar. De hecho, durante esta crisis la posibilidad de que el euro se convierta en una alternativa al dólar parece menos probable, y el papel del dólar como divisa clave, al menos en el mediano plazo, parece más seguro. Además, China mediante la aplicación de la política fiscal agresiva ha permitido una recuperación significativa en la periferia, y no la inflación. Por ejemplo, los países de América del Sur que los productos de exportación a China les va mucho mejor que México, que depende de los mercados de EE.UU.

El aumento del empleo en los EE.UU. del ataque a China sea mucho menor, pero las pérdidas globales son potencialmente grandes. Una de las funciones clave del país con la moneda de reserva es la de actuar como fuente de demanda efectiva en el medio de una crisis, y este papel no puede y no se llevará a cabo por China. La solución para la crisis del empleo en los EE.UU. depende de la refutación de la opinión del Tesoro (la opinión de que el déficit fiscal es malo y que reducen el gasto privado) y de un renovado esfuerzo fiscal en el país. Keynes no, Prebisch, es lo que los EE.UU. necesitan.

Nota original de Triple Crisis