El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

23 de may. de 2010

Las políticas de Demanda son necesarias y posibles



Roberto Ciccone -
Economista y Profesor de Uniroma Tre-Roma

Una de las premisas del artículo de Cristiano Antonelli es bastante aceptable: el pesimismo sobre la capacidad del sistema económico para superar la crisis actual de forma espontánea y volver a los niveles de actividad y tasas de crecimiento relativamente altas. No estoy de acuerdo en cambio en las líneas de intervención, en particular para la economía italiana, que propone Antonelli, y en parte derivada de la interpretación que da de las causas de la grave situación económica que estamos viviendo.
Un desacuerdo general se genera sobre el enfoque global de las políticas propuestas por Antonelli, que, como él subraya, deberían consistir en políticas "de oferta" más que de una política de la demanda, y esto es en referencia a las necesidades más inmediatas de salida de la depresión, o sobre un horizonte a más largo plazo, en lo que respecta al desarrollo de la economía italiana. Para uno y para otro orden de problemas Antonelli sugiere que la estrategia es mejorar el grado de especialización de la producción italiana: en el corto plazo no impedir la contracción de las actividades menos competitivas y concentrar el apoyo del público en los más prometedores en términos de eficiencia, y largo plazo a través de la intervención pública destinada a dar un impulso a la innovación tecnológica dentro del "modelo de especialización " considerado más adecuado para nuestra economía. En esta línea de acción, por lo tanto, se centra en un riguroso proceso de selección, no tienen espacio las maniobras expansivas de la demanda agregada. Según Antonelli las políticas "keynesianas” serian en general ineficaces para el área económica que puso en su lugar porque, dada la integración del mercado se traduciría en aumentos de las importaciones en lugar de un aumento del producto domestico. En particular para Italia, entonces, a este tema Antonelli agrega que la existencia de altos niveles de deuda pública no permitiría nuevos aumentos en el gasto público.

La idea de que el apoyo a la innovación tecnológica, centrada en las industrias más capaces de resistir la competencia (dejando que "el mercado" borre el resto del campo) puede resultar en una intervención suficiente para la depresión y la reanudación del desarrollo se une a la interpretación simplista que da Antonelli causas de la crisis. Según Antonelli, esto se debe enteramente al exceso de capacidad generada por las olas anteriores de inversiones tecnológicas, y por lo tanto requiere que la superación de una serie de nuevos avances tecnológicos abran nuevas oportunidades de inversión. Quedan entonces completamente ignorados aquellos factores estructurales que al menos algunos economistas consideran que son las raíces de la crisis, a saber, el drástico cambio en la distribución del ingreso, de franjas bajas o centrales a los que están más altos en términos de renta per cápita, ocurrido en las últimas décadas en muchas partes del mundo, y sus efectos depresores sobre la demanda agregada-en algunos casos, como en los EE.UU., compensado por un determinado período el aumento de endeudamiento de las familias, hasta rationem redde de la crisis financiera que implicó parte del sistema bancario.

Esta visión de los orígenes de la crisis sugiere que la salida de la depresión no puede prescindir de una corrección para estas tendencias de hecho, tanto en lo que respecta a la distribución del ingreso como a la demanda agregada. En esta situación, el problema de la distribución, que en gran medida coincide con la disminución de la cuota de los salarios en la renta nacional, se ve acentuada por el aumento del desempleo y las consiguientes dificultades que una recuperación salarial es destinada a cumplir con las negociaciones salariales entre trabajadores y empresas. Esto lleva a la necesidad de una acción redistributiva del Estado (o en general del sector público) a través de la política fiscal de varias maneras que esta puede asumir. Pero la gravedad de la situación recomienda complementar la política redistributiva, que se presume posible sólo de forma gradual, un aumento de los niveles de demanda que se plantee como suficientemente estable y por lo tanto puede tener un impacto positivo no sólo en los niveles actuales de producción, en las perspectivas de aumento de la capacidad de producción y por lo tanto de la inversión. Las condiciones actuales están lejos de justificar la expectativa de una expansión espontánea y persistente de la demanda privada, se deduce que en este frente es una necesidad la intervención, la política fiscal y, en particular un programa de gasto público que eleve la tendencia de los niveles de la actividad económica, tanto directamente como en los efectos que tienen sobre el gasto privado.
A las propuestas ahora presentadas sumariamente parecerían aplicársele las ya mencionadas objeciones planteadas por Antonelli, la del aumento relativo de las importaciones causada por un aumento de la demanda, y la otra relacionada con el obstáculo que una deuda pública ya elevada constituirían las políticas fiscales expansivas. A partir de la segunda cuestión, si se acepta que la relación entre el saldo de la deuda pública y el producto interno constituye una medida significativa de la deuda (como por otra parte se establecen las normas de la unión monetaria), entonces los efectos de la relación un programa de la política fiscal debe ser valuado teniendo en cuenta no sólo el posible aumento de la deuda, sino también el efecto de aumentar el producto interno que esas políticas son capaces de determinar, ya sea directa o indirectamente, por lo que es concebible que estas políticas pueden producir una reducción del ratio de deuda/pbi respecto a lo que de otro modo se realizaría. No obstante, sería difícil negar que un valor mayor del ratio de deuda/pbi que se asocia con mayores niveles de producción y el empleo sea "Pareto preferible” para la comunidad, que un valor más alto de la relación causado por un producto nacional, más abajo o estancada.

En cuanto al aumento de las importaciones es difícil ponerse de acuerdo con Antonelli acerca de la posibilidad de que los altos niveles de demanda agregada se dirijan exclusivamente, o incluso preferentemente a los productos extranjeros: no es difícil ver por qué tan drástica eventualidad debe darse sólo de incremento de la demanda y no ya a los niveles actuales, ya que claramente no sucede. El problema para discutir es más bien, uno no nuevo, sobre el mayor volumen de las importaciones, y por lo tanto el déficit comercial, que puede ser el resultado de un aumento del producto interno. En primer lugar hay que señalar que esta es sólo una posible consecuencia del crecimiento económico, y no, como Antonelli presentó la cosa, una prerrogativa especial de las políticas de expansión de la demanda: en otras palabras, el problema se refiere al proceso de desarrollo, y se plantea también en relación con los efectos previstos de las políticas de crecimiento definibles “de oferta” -como las recetas tradicionales basadas en la moderación salarial y la flexibilidad en el empleo de trabajo. Dicho esto, medidas como las propuestas por Antonelli y, en general, las estrategias de política industrial para mejorar la capacidad de exportación pueden entonces ser útiles junto a la expansión de la demanda, por lo que las medidas también son concebibles en las articulaciones de bajo o incluso cero contenido directo de importaciones, como supuestamente sería el caso, por ejemplo, de inversiones en infraestructura o construcción pública. No hay que olvidar, por último, el hecho de que la pertenencia a la unión monetaria europea, que de alguna manera nuestra economía ha tomado el instrumento de tipo de cambio, los medios, en cambio, la ventaja de que un déficit comercial en contra de «zona del euro no genera la deuda en moneda extranjera. Y para concluir con lo que es casi obvio, y parece en cambio utópico respecto a la presente filosofía de la política económica europea, los países miembro de la unión monetaria se beneficiarían de manera general y multiplicada si las políticas expansivas se aplicaran (tal vez de manera coordinada) a nivel de toda el área de la unión y que al valor común se agrega el hecho que una cuota importante de los flujos comerciales se mantendría dentro de la misma zona.

20 de may. de 2010

Pasado, Presente y Futuro de Europa




por Sergio Cesaratto
Economista y Profesor de la Univ. de Siena-Italia

La situación europea que ha surgido en las últimas semanas es alarmante, no sólo la gravedad de la situación, sino por la obstinación de los políticos europeos que la han determinado, y la corte de los economistas que los apoyan cuando prescriben una dosis adicional de una medicina equivocada. Los economistas pueden hacer poco, pero seria útil una denuncia intelectual de los errores que se continúan. Y "Es curioso cómo los economistas estadounidenses de cualquier orientación son conscientes sobre dónde están los problemas en Europa, mientras que sólo el grupo intelectual que por conveniencia definiremos de Harvard-Bocconi también se destaca.


El pasado (reciente)


Que la Unión Monetaria Europea (UEM) está en la base de estos desequilibrios no se discute, incluso en estudios oficiales de la Comisión Europea (Cesaratto 2010A).


Podemos identificar dos ejes alrededor del cual se generan estos desequilibrios.

1.Alemania ha seguido una estrategia deliberada de desinflación competitiva, es decir, ha crecido a través de la moderación salarial (no a través de aumentos de productividad) su competitividad a expensas de los competidores. Hay un pacto implícito en la UEM, un objetivo de inflación del 2%. Alemania, sin embargo se mantienen por debajo del objetivo en constante desplazamiento de los socios, los que ya no pueden más devaluar. Es una vieja política de Alemania, teorizado y los alemanes ya perseguidos por los gobernantes después de la guerra (la que fue definida por uno de los principales historiadores alemanes económicos, tales como "mercantilismo monetario”, vea Cesaratto 2010A y B).Hay, sin embargo, añadir que los demás países miembros de la UEM deliberadamente han aceptado entrar en una lógica de deflación competitiva para poder importar la legislación alemana, pero solo han importado muchos Mercedes Benz.

2. La moneda única ha permitido un acceso más fácil de los países periféricos a importantes corrientes de crédito a tasas de interés bajas. Esto ha creado una burbuja inmobiliaria en España en particular, una expansión del gasto público en otros países, como Grecia. El crecimiento se disparó en estos países, no hay duda - acentuado por los sufrimientos padecidos por el sector exportador que sufría de una pérdida de competitividad. Este crecimiento, sin embargo, hace aumentar el diferencial de inflación con Alemania. Los colegas, si parva licet, del Harvard-Bocconi, sin embargo, nos aseguraban que era justo que los países periféricos de Europa se endeudaran para financiar el crecimiento (véase Blanchard y Giavazzi 2002, gracias a Emiliano Brancaccioper por esta referencia).

2.Fue Alemania quien tomó ventaja de este crecimiento estimulada fuertemente en los mercados, y exportando masivamente. Por otra parte, en ausencia de un crecimiento de su propio mercado interno, las exportaciones a Europa periférica sólo se les permite a Alemania flotar, y no crecer.

Doble bonificación para los alemanes, entonces: más competitividad de sus precios y el acceso a los mercados europeos periféricos en crecimiento. El sistema financiero alemán prestaba capitales a estos países, que los utilizaron para importar los productos alemanes permitiendo a los capitalistas alemanes realizar ganancias (¿quién era Kalecki?) La deuda de algunos crecía y así también el crédito de los otros. Están ahora en problemas, por supuesto, tanto los prestatarios como los acreedores (y en el efecto dominó todo el sistema financiero global) y de una manera muy grave, de otro modo no se explica la asignación de casi un billón de dólares decidida por la UE (con la ayuda del FMI) a principios de mayo.

El Presente

La historia se ve dramáticamente parecida a la que hemos visto hace dos décadas en la Argentina: un tipo de cambio fijo (en este caso como una caja de conversión), la pérdida de competitividad de las exportaciones, burbuja de consumo. En medida combinada déficit interno, público y privado, se suman de modo que no pueden, por así decirlo, asistirse mutuamente en caso de insolvencia. La existencia de un déficit por cuenta corriente cada vez mayor es un indicador de la posible insolvencia de los dos sectores. El peligro de insolvencia surgido dramáticamente para la Argentina con la devaluación del real brasileño en los últimos años noventa. La crisis en Dubai a finales de 2009 (otra burbuja de la vivienda) y emergencia (toh) de la ingeniería financiera han señalado el riesgo de insolvencia de Grecia. En caso de que el estallido de la burbuja de la vivienda en el contexto de crisis global en posición vertical de España ha señalado el riesgo de insolvencia de las finanzas españolas públicas y privadas, hasta ahora consideradas sanas, comenzaron a empeorar no pudiendo tener mucho por hacer por línea de vida. La diferencia entre el caso argentino y el de la periferia europea es que la Argentina todavía tenía su propia moneda.

En general se acepta que, al adoptar medidas todavía más restrictivas, Grecia no lograra nunca reajustar sus cuentas, también dado el carácter punitivo de los préstamos de Europa (el FMI publicó un ejemplo de generosidad para la comparación). Después de que la defeccion de 2001, la Argentina tuvo que repudiar la deuda y retrasar el regreso del resto. El costo de ajuste interno se vio compensado por una fuerte devaluación que promovió las exportaciones. Grecia no lo puede hacer. Polonia es el único país periférico con un crecimiento positivo en los últimos dos años habiendo podido devaluar masivamente su moneda. Naturalmente, las devaluaciones competitivas no son la solución, pero cuidado, esto es de hecho, lo propuesto por la UE (y sus colegas de Harvard-Bocconi) a través de un proceso competitivo de deflación. El último, sin embargo, causa un colapso de los productos nacionales en un juego de suma cero como en el clásico de las devaluaciones competitivas, y aumenta el valor real de las deudas (véase el artículo sobre Corsetti) que conduce a una rueda hacia abajo en el complejo de las economías europeas.

Lo único bueno de la situación actual es que el BCE se le ha reasignado una tarea esencial para un banco central, que es el de apoyar la estabilización del mercado de títulos públicos. Es el final, por ahora, de aquella independencia miserable enseñada en los libros que sólo oculta el papel de perro guardián de la inflación o las demandas salariales, en particular los de los sindicatos alemanes.

El futuro

Dicho paquete de ayuda financiera movilizados por la UEM y el FMI - con criterios poco claros para servir a la obstinada voluntad alemana que no se plantea un gobierno económico europeo - no es la solución a los problemas identificados anteriormente, incluso prescribiendo restricciones fiscales (que los alemanes le gustaría tener más rígidas) bloqueará cualquier signo de recuperación económica. Como ha señalado acertadamente por Krugman (en controversia con Marco Pagano), los problemas europeos no se originan en la existencia de gobiernos gastadores.

De acuerdo con estas líneas de la política económica europea, el gobierno italiano anunció un paquete de recorte de gastos en el orden de decenas de miles de millones de euros sobre la base de la postergación de algunas ventanas de pensiones, la no renovación de contratos públicos, cualquier recorte a los sueldos públicos más altos. Es sobre la evasión de impuestos que debe actuar. Entre las medidas concretas deben llevarse a cabo de inmediato, como las introducidas por la restauración por Visco. Esto llevaría al país fuera de la turbulencia, en particular por un aumento en el margen respecto al bund alemán.
Se trata entonces de realizar una acción de la política internacional, coordinada por Francia y España, para poner al Gobierno alemán en las cuerdas. No es sostenible un área monetaria común y el país central con un superávit comercial sistemático. Hay una responsabilidad histórica de Alemania en este momento. El proyecto europeo, de una Europa social, ecológica y en crecimiento puede ser revivido, con un serio retorno a las ideas keynesianas. La autocrítica en este sentido hasta ahora llevada a cabo por una parte más abierta de los economistas, como Stiglitz y Krugman, ha sido insuficiente. Sus manuales no difieren en nada en sus interpretaciones sobre el fondo del funcionamiento de la economía con el ala más conservadora.

En conclusión, en Europa se consideró que el mercado, con el apoyo de un banco central "independiente" podría reemplazar al Estado manteniendo juntos a países muy diferentes política y económicamente. Una locura. El mercado no lo sabe y no lo puede hacer. Se ha probado este experimento también por razones tontas. Algunos para eliminar competidores potenciales y crear mercados en el jardín de casa, pensando en participar con chances para ganar el juego de quién es el mejor monetarista. Un país sólo ha prevalecido. Por un tiempo ". Se puede hacer mejor.

Referencias


Blanchard, O. and Giavazzi F. (2002) ‘Current Account Deficits in the Euro Area: The End of the Feldstein-Horioka Puzzle?’, Brookings Paper on Economic Activity, 2: 147-209.
Cesaratto, S. (2010A) Alle origini della crisi europea in corso: spunti critici a margine di due rapporti della Commissione, Quaderni del Dipartimento di Economia Politica, Università di Siena, n. 596.

Cesaratto S. (2010B), Europe, German Mercantilism and the Current Crisis, Quaderni del Dipartimento di Economia Politica, Università di Siena, n. 595. In corso di pubblicazione in Brancaccio E., Fontana G. (a cura di), The Global Economic Crisis. New Perspectives on the Critique of Economic Theory and Policy, Routledge, London, 2011.

Ver original de goodwinbox

13 de may. de 2010

Necesitamos nuevas entidades financieras globales




Por Matías Vernengo
de The Progressive

Necesitamos nuevas instituciones financieras para supervisar una economía mundial más justa.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) está de vuelta, y eso no es algo bueno.
Durante las últimas décadas, el FMI se había desacreditado por sus imposiciones de políticas crudamente pro-mercado en los países en desarrollo basadas en una medida igual para todos- que provocó miseria masiva. Pero en la actual crisis financiera mundial, el FMI ha regresado, jugando un papel central para Grecia, Hungría y Letonia hasta llegar a Pakistán. Sin embargo, sus políticas siguen siendo sorprendentemente estáticas: reducción de empleo del sector público, reducir los subsidios públicos, y desplegar la alfombra roja para las empresas extranjeras.

A medida que el titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo recientemente: "Seguimos siendo una institución que cree que una inflación baja y estable engendra beneficios positivos para el crecimiento y la estabilidad macroeconómica." La creación de empleo, la reducción de la pobreza o la mejor distribución del ingreso no son parte del vocabulario del FMI.

Como una alternativa al FMI, varios gobiernos de centro izquierda de América del Sur se han unido para crear el Banco del Sur (BANSUR). Oficialmente creada en mayo de 2007 y formalmente constituida en septiembre pasado, BANSUR va a ser operativa.

Según Pedro Páez, presidente de la Comisión Ecuatoriana Presidencial para la nueva arquitectura financiera, BANSUR será el componente principal de la nueva estrategia de integración en América del Sur. El plan para una nueva arquitectura financiera regional implica menor dependencia de fondos externos, con el uso creciente de las monedas de la región en lugar del dólar, mayor grado de cooperación en la región y un avance hacia un sistema monetario común apoyado en políticas para promover el pleno el empleo y la reducción de la pobreza.
BANSUR también representa una alternativa a los acuerdos bilaterales de comercio promovida por varias administraciones estadounidenses. No es de extrañar, Chile, Colombia y Perú - todos los cuales tienen acuerdos comerciales bilaterales con los Estados Unidos - no son, al menos inicialmente, los miembros de la nueva organización.
El Banco del Sur es un primer paso crucial en la promoción de un proceso más equilibrado y sostenible de desarrollo, uno de cuyo objetivo básico es mejorar la vida de la inmensa mayoría de la gente, no sirve a los intereses estrechos de los bancos y corporaciones multinacionales.Si tiene éxito BANSUR en América del Sur, otras regiones podrán copiarlo y liberarse ellas mismas del yugo del FMI.
La dictadura del Fondo Monetario Internacional debe llegar a su fin.

Matías Vernengo es profesor asociado de economía en la Universidad de Utah.