El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

15 ago. 2010

Cuando fallan los modelos teóricos, es tiempo de la heterodoxia



Por Antonella Stirati

En su discurso del 18 de julio Sole 24 Ore Antonio Guarino invita a los economistas críticos a dejar de lado la ideología y la dirección de la economía. Que los colegas de la corriente principal acepten este terreno es un acontecimiento positivo. Hasta el momento, si bien ha habido un debate interno entre las posiciones generales que comparten los mismos fundamentos teóricos, la actitud hacia los que supongan un perjuicio para esta base ha sido evitar la confrontación y para denigrar a los “adversarios” "con acusaciones bastante ingenuas , como por ejemplo no estar muy "de moda".

Más interesante nos parece la invitación de Roberto Perotti (18 de julio) para hacer frente a los resultados de la investigación empírica. A diferencia de lo que cree Perotti – que tal vez poco frecuente la literatura crítica - los economistas que no pertenecen a la corriente principal también realizan la investigación aplicada, a veces con metodologías diferentes y que mejor se adapten a su planteamiento teórico, pero a menudo no logran captar particularmente bien los fenómenos en estudio. Me limitaré aquí a recordar, por ejemplo, la investigación macroeconómica del Instituto Levy que ha analizado y previsto mucho mejor que muchos centros de investigación mainstream la crisis económica general y los desequilibrios que la han precedido y determinado. Recuerdo también la contribución de los economistas italianos, que analizó los riesgos de expansión del crédito en los EE.UU., incluso antes que la crisis explotara Barba y Pivetti, 2008).

También vale la pena señalar que la investigación aplicada por los mismos economistas mainstream con frecuencia ha llevado a reconocer, aunque a regañadientes, que los modelos teóricos propuestos no estaban de acuerdo con los hechos. Basta recordar que por un largo tiempo los economistas mainstream de cualquier orientación han propugnado reformas estructurales del mercado de trabajo encaminadas a lograr una mayor flexibilidad del trabajo y de los salarios, con el fin de reducir el desempleo. Los modelos teóricos que llevaron a apoyar esas políticas han sido probados empíricamente (por lo general después que las reformas, con altos costos sociales, habían sido presentadas).

Después de años de análisis aplicados se tuvo que admitir, a regañadientes, que la evidencia empírica producida por los mismos economistas y centros de investigación de la corriente principal no confirmó las conclusiones de estos modelos sobre la relación entre la flexibilidad y el desempleo, lo que fue reconocido por ejemplo en " OCDE (2004) y por Blanchard (2006), entre otros, aunque todavía hoy les es difícil decirlo claramente y sobre todo para darle el curso apropiado de la política económica. Tal renuencia no es necesariamente el resultado de la ideología, pero se puede explicar por el hecho de que estos resultados están en desacuerdo con las premisas teóricas fundamentales y ampliamente aceptadas por los principales economistas.
Por el contrario, estos resultados son perfectamente coherentes con la forma de explicar los niveles de empleo por los economistas "heterodoxos". Estos también han hecho investigación aplicada, publicada en los foros internacionales, que ponían de relieve los límites de las políticas de flexibilidad (por ejemplo, Baker, Glyn, Howell, Schmitt, 2005, Michie y Sheehan, 2003; Alexiou y Tsaliki. 2009).
Pero se trata de publicaciones que, de acuerdo con los criterios que una parte de la academia italiana, diría que tal vez no cuentan mucho para la evaluación de la investigación y la selección de talentos de jóvenes economistas. Incluso de esto es quizás el momento de discutir.
en Sole 24 ore