El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

13 jun. 2010

Frenar al país, o aceptar la devolución de la soberanía



por Sergio Cesaratto

1. La dirección tomada por la política económica europea es alarmante. Las medidas draconianas impuestas a Grecia en una carrera seguido de los recortes presupuestarios decididos en España, Portugal, Italia, Reino Unido y Francia y finalmente Alemania. Esto a pesar (o a causa de ello), los spreads entre tasas de los títulos de los países periféricos incluyendo ahora a los franceses y alemanes siguieron creciendo - en Italia se acerca a dos puntos. Mientras que en las estaciones de televisión de Berlusconi se anuncia con tono triunfal de recuperación económica en el primer trimestre y un salto en la producción industrial en abril, y que se atribuye al descenso del euro. Pero el impacto de los recortes presupuestarios aún está por llegar! El Banco de Italia e incluso el BCE han expresado su preocupación. Los llamados "mercados financieros" no están convencidos por las medidas de "austeridad", por cierto temor a que dan lugar a un ulterior problema de la solvencia de los Estados y los individuos. Por lo tanto, agarrársela con la especulación, mientras que en realidad se la incentiva con otras medidas contraproducentes, es bueno sólo para los tontos que miran el departamento de noticias de Minzolini.
Obama volvió a protestar en el G-20 contra la negativa alemana a contribuir activamente a la recuperación, pero de nuevo sin resultado final. A principios de esta semana, Angela Merkel, ha rechazado una reunión preliminar con Sarkozy previa a la reunión de ministros de Finanzas puesto que sabían que se habría repetido una solicitud de Francia a confiar en el Eurogrupo con una gobernanza europea macroeconómica y abordar la cuestión de los desequilibrios del comercio intraeuropeo causada por la política mercantilista alemana. Alemania parece por ahora que confían su suerte a la caída del euro frente a una masiva reactivación de sus exportaciones (no se hace sin tener que recortar el gasto público con el fin frenar un resurgimiento de la inflación y no perder así el tradicional dumping mercantilista hacia sus socios europeos). No está claro si esto será suficiente para compensar la caída en sus exportaciones a los mercados europeos - se dejó caer en la recesión - y más recientemente para evitar un crack del sistema financiero alemán muy expuesto a la periferia de Europa, donde - como es posible y deseable tal vez –su situación financiera se volviese insostenible. Las tensiones comerciales entre los EE.UU. y China también han exacerbado en los últimos días: la reiteración del diseño alemán de hacerse tirar de los demás de la crisis sería una carga mayor de estas tensiones. Haber obtenido un beneficio antes, y luego contribuir a la condena a los países de la periferia de Europa, Alemania repite su papel como fuente de los desequilibrios mundiales. ¡Este es un país peligroso! Nunca pensé en que iba a estar de acuerdo con Luigi Zingales que en el Sun escribió el 10 de junio cosas sobre Alemania completamente aceptables.
Incluso el observador más cuidadoso se le escapan muchos elementos de la situación: ¿cómo un concierto de potencias económicas mundiales, China y los Estados Unidos, y regionales, Francia, Italia, España, no son capaces de imponer a Alemania un cambio profundo de la política. ¿Cuál es el miedo?

2. Pero Alemania debe tener memoria de lo que significa la opresión de los países fuertes a los países débiles, y que esto es irracional hasta incluso desde el punto de vista de los países fuertes. La memoria debería ir a las sanciones impuestas a Alemania por las potencias vencedoras tras la Primera Guerra Mundial, y la denuncia de sus iniquidades económicas y humanas que Keynes hizo en “Las Consecuencias Económicas de la Paz”. Como ha recordado debidamente Cristina Marcuzzo en su contribución al volumen en la memoria de Nando Vianello (que será presentado en Roma el lunes 14 en la Facultad de Economía de la Sapienza) el moralismo en economía, a menudo utilizado para justificar las sanciones (llámese por su nombre) a Grecia lleva a las soluciones más irracionales de política y economía. Pero se trata de un hablar de sabor académico, aunque moralista.
Se sabe muy bien qué se podría hacer, y es bien sabido que Alemania no lo quiere hacer. Inmediatamente, el BCE debe apoyar la deuda pública europea estabilizando las tasas de interés y el signo de las políticas fiscales deben ser revocadas, considerablemente en Alemania. Si esto sucede y no sucederá, - a menos que exista una gran intervención de los EE.UU. - es una agonía más o menos rápida la que nos espera, y una explosión incontrolada de la UEM en el plano financiero y social cuando el punto de la insostenibilidad llegue. Entonces es más bien una explosión controlada.

3. Hablemos con franqueza. El problema la salida de la UME, porque de esto se trata, no es técnico. Sabemos lo que hacemos, incluso como Graziani siempre nos ha recordado, el s-euro (euro emitidos por el Banco de Italia se caracterizan por una "s" antes del número): (i) renominar las deudas, públicas y privadas en el s-euro (ii) utilizar la recuperada soberanía monetaria para absorber todos los títulos públicos no deseados por el mercado y estabilizar la tasa de interés, (iii) introducir el control sobre los movimientos de capital, (iv) sostener la economía con medidas expansión fiscal, (v) introducir medidas selectivas para controlar las importaciones (para evitar que la expansión interna haga explosivo el déficit comercial). Esto es, por supuesto, a continuación, decidir si y cuanto devaluar frente al euro y cómo reiniciar las exportaciones a Alemania. Muchos precios y tarifas públicas serán congelados para evitar la devaluación se traducirá en la caída del salario real. ¿Medidas para Gabinete de Guerra? Claro Que Sí. Que el problema está en la transición política (véase lo que escribe Eichengreen) que debe ser oportuna. Estas son cosas que no hablan antes - si no es entre las 10 personas que en las instituciones, en los partidos y en las fuerzas sociales cuentan, -es imposible de consultar al Parlamento - y que se llevan a cabo desde las 17 del viernes (...en tanto las intercepciones, Berlusconi las ha suprimidoprovidencialmente ).¿Los asusta? Así que mientras se llega, mejor jugar anticipadamente.

4. ¿Y después? Nadie quiere volver a los años de conflicto exacerbado o los gastos clientelares. El país sabe que se debe dar una regulación (alguien había pensado en hacerlo mediante la importación de la normativa alemana sólo en detrimento de los trabajadores). La restauración de la política jurídica plena, en la administración, en la fiscalidad, el comportamiento es restaurado en minutos (o tal vez se afirmará por primera vez). Una señal fuerte se da a la redistribución para el empleado dependiente, para obtener el consenso social y para sostener el consumo. El apoyo a la escuela y las universidades le siguen en el camino. Sin embargo, es mejor una vida un poco temeraria que una muerte lenta. Paradójicamente, sólo Berlusconi tiene la crueldad mental necesaria - ausente en el alma bella y temerosa del intelectual y político de izquierda italiano – en sacar al país del euro. Cinco minutos después se trata de convertirse en un país serio.
original