El viejo Almacén. BsAs

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

Presentación en Feria del Libro: Piero Sraffa - Los Fundamentos de la Teoria Clásica del Excedente

Posteamos la presentación en la Feria del Libro de "Piero Sraffa-Los Fundamentos de la Teoria Clásica del Excedente, de Alejandro...

20 nov 2020

Leer a Piero Sraffa es necesario para entender la economía # Sraffa60

 por Andrea Galeotti

Doctoranda en Università di Siena. 

 

 



Hace 60 años entró en las librerías "Producción de Merci a Mezzo di Merci", obra fundamental de Piero Sraffa. No nos detendremos en el papel crucial que desempeña Sraffa en la crítica de la teoría marginalista y la controversia sobre el capital, también conocida como la "controversia entre los dos Cambridge".

Este es, con razón, el aspecto por el que es más famoso, a pesar de la damnatio memoriae de la contribución sraffiana a la teoría económica por parte de la llamada teoría dominante (léase, marginalista), como Giorgio Lunghini (quizás también) escribió pesimistamente en "Conflitto Crisi Unertezza" [1]. De hecho, esta es probablemente la razón que nos lleva a cada uno de nosotros a estudiar Sraffa.

Sin embargo, queremos enfatizar aquí otro aspecto de la relevancia inmortal de la contribución de Sraffa. De hecho, nuestra reflexión encaja perfectamente en los debates que, en aras de la brevedad, podemos agrupar en una única gran macrocategoría: definiciones y métodos de la ciencia económica.

En sus "Conferencias avanzadas sobre la teoría del valor" [2], antes de pasar directamente al estudio de la teoría del valor, Sraffa cree oportuno dar a sus alumnos una introducción más genérica. Esto no es más que una premisa metodológica fundamental, al menos según Sraffa, para emprender el estudio de lo que antes, y hoy cada vez menos, se definía generalmente como economía política.

En primer lugar, nos dice Sraffa, “para comprender la teoría moderna del valor es necesario conocer su historia” (D2.4.3.f.1).

Más precisamente, Sraffa sugiere dos razones principales por las que se debería estudiar la historia de la teoría del valor (leyes, historia de la economía política). La primera, que considera obvia, es la necesidad de conocer sus orígenes. El segundo, y más relevante, es que solo un estudio de su historia permite una comprensión consistente y completa del significado de la teoría en sí.

El estudio del origen y evolución de las doctrinas económicas, según Sraffa, no es tarea exclusiva de los historiadores del pensamiento económico. La historia de la economía política no es lo mismo que lidiar con las curiosidades, como a menudo nos hacen comprender la economía dominante. Al contrario, es, o al menos debería ser, un requisito previo esencial de cualquier análisis económico. Como comenta Sraffa, cada teoría está inevitablemente anclada a sus orígenes:

“Las teorías económicas, ya sean antiguas o modernas, no surgen simplemente por mera curiosidad intelectual […]. Se originan en problemas de carácter práctico que afectan a la comunidad y necesitan una solución ". (D2.4.3.F.2)

Al ser concebidos como teorías y no como meras creencias (u opiniones, o conjeturas), entonces, los argumentos que proponen para abordar estos problemas de carácter práctico (y para sugerir soluciones) están respaldados - y protegidos - por una forma de universalidad o, más modestamente, de generalización:

"Los intereses opuestos apoyan una solución u otra y adoptan argumentos teóricos o universales para demostrar que la solución que proponen cumple con las leyes naturales, o que se implementaría en el interés público, o en el interés de la clase dominante o cualquiera que sea la ideología dominante en un momento dado ". (D2.4.3.F.2)

 Sin embargo, si el origen de una teoría tiene sus raíces en preocupaciones de naturaleza práctica, no puede decirse lo mismo de la evolución posterior de la teoría. El economista (o estudiante), que emprende el estudio de una teoría en particular, se encontrará ante algo que ya ha pasado por varias etapas de desarrollo y, especialmente, ha alcanzado algún grado de generalidad (por no decir cientificidad, término que para las ciencias sociales debe usarse con la ponderación adecuada). Desde aquí, continúa Sraffa, se vuelve peligrosamente demasiado fácil ignorar (o simplemente olvidar) el vínculo entre una teoría dada y la praxis de la que se originó históricamente:

“Una vez que se han originado […], las teorías se transforman y se desarrollan de tal manera que se vuelven, en cierta medida, independientes de los intereses prácticos de donde se originaron; […]; en la mayoría de los casos, una teoría que se utilizó inicialmente en apoyo de una política particular adquiere gradualmente un carácter científico, es decir, se desprende del problema práctico del que se originó. Pero precisamente por eso la teoría adquiere mayor autoridad y es considerada como el resultado de una investigación imparcial”. (D2.4.3.F.2)

Es a partir de esta presunta autoridad, consolidada paulatinamente a través de la construcción de un aparato científico-teórico, que se desencadena un círculo vicioso: es precisamente esta "cientificidad" la que, de hecho, se utiliza siempre que se quiere apoyar u oponerse a una determinada política. Se genera en por tanto, una dinámica mediante la cual la teoría vuelve a la praxis pero con una autoridad incrementada que la hace más eficaz en los debates públicos, ya que ahora se presenta como un conjunto imparcial de "leyes naturales" de la economía desprovista de juicios de valor. Por supuesto, esta dinámica en sí misma legitima - y se utiliza a menudo para legitimar - la reducción de la historia de la economía política a un mero "registro de una serie de errores que han sido corregidos con éxito" (D2.4.3.f.1).

Por el contrario, con esta introducción a la teoría del valor, Sraffa pretende enfatizar que la ciencia económica es una ciencia social. La consolidación de la teoría marginalista como teoría dominante desde la segunda mitad del siglo XIX no debe entenderse, por tanto, como la solución a "una serie de errores" presentes en un Quesnay, un Smith o un Ricardo.

 En realidad, es la afirmación de otra teoría económica, una teoría del valor diferente que se funda y desarrolla lakatosianamente alrededor de un núcleo alternativo [3]. A pesar de su denominación común como teoría neoclásica, que implícitamente sugiere una cierta continuidad y desarrollo acumulativo de la teoría económica a la par de las ciencias naturales, la teoría marginalista, como preferimos llamarla, no hace superfluo el estudio de la economía política clásica. o irrelevante. Y esto nos lo recuerda precisamente Sraffa, quien con su crítica [4] fue el primero en poder demostrar rigurosamente que el núcleo de la teoría marginalista es teóricamente infundado.

Notas:

[1] Lunghini, G. (2012) Conflitto Crisi Incertezza. La teoria dominante e le teorie alternative. Torino: Bollati Boringhieri. (pag. 86).

[2] Lectures on advanced theory of value given to students undertaking the economics tripos. Disponible en https://mss-cat.trin.cam.ac.uk/manuscripts/uv/view.php?n=Sraffa.D2.4#?c=0&m=0&s=0&cv=0&xywh=-937%2C-138%2C5381%2C2755 . . Las citas que se indican a continuación están traducidas del inglés personalmente por la autora, quien se declara la única responsable de los errores. El lector interesado puede consultar directamente el original.

[3] Para una breve introducción a las premisas teóricas que subyacen al enfoque marginalista, ver https://www.kriticaeconomica.com/alle-radici-della-teoria-marginalista-una-nota-teorica-parte-1/.

[4] Las dos principales críticas a la teoría marginalista son il Reverse capital deepening e il re-switching of technique que encontramos en Sraffa, P. (1960) “Production of commodities by means of commodities”.

 original


No hay comentarios: