El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

Cuando pase el temblor

Por Fabián Amico y Mariano de Miguel    Economistas Existe la hipótesis generalizada de que la reciente corrida cambi...

5 nov. 2018

Descomposición y fascismo





En Brasil prevalecen condiciones comparables a aquellas que facilitaron el avance del fascismo durante la década de 1930. Siguiendo a Karl Polanyi en su Gran Transformación, el (neo)liberalismo se tradujo allí en un proceso de extrema privatización de la vida cotidiana, circunstancia que derivó en el desesperado llamado al orden y la disciplina en las últimas elecciones. Para Polanyi el sistema liberal colapsó en los años 30 por las características intrínsecas a la utopía liberal: la pretensión de que el mercado auto-regulado permitiría el bienestar colectivo. Para esta utopía la propia fuerza de trabajo y la naturaleza deberían reproducirse mediante relaciones de compraventa sin otra orientación que la ganancia. Pero la mercantilización lleva implícita una desagregación social contra la que permanentemente se oponen mecanismos de auto-protección: tanto en términos de organización social y productiva como a través de la reivindicación política por normas y derechos universales. El autor muestra cómo la desarticulación social provocada por el desmoronamiento del mercado generó como reacción el surgimiento de propuestas totalitarias. 

Desde 2013 la mayor parte de los brasileños sufren un colapso económico. Sus efectos se sintieron especialmente en el mercado de trabajo y en las condiciones de vida de los sectores populares. Desde 2014 a 2018 la desocupación abierta alcanzó 13 por ciento, mientras que entre la población ocupada el trabajo informal supera  40 por ciento. Recuérdese que desde 2017 el trabajo formal se encuadra en la nueva reforma laboral que precariza sus condiciones. Junto al colapso económico se deterioraron las instituciones políticas y el aparato estatal. Aunque el Estado de Derecho siempre fue una formalidad para pocos, en las periferias urbanas el espacio público fue privatizado por bandas de narcotraficantes y grupos para-militares: Durante 2017 se registró una tasa de 30,8 asesinatos cada 100 mil habitantes, unos 64 mil homicidios. El desamparo y la virtual desaparición del Estado facilitan la propagación de iglesias evangélicas como exclusivos lugares de socialización en territorios carentes de servicios públicos. Una vez que la izquierda abandonó el trabajo de base, notorio en los años 80, estas iglesias y sus redes de negocios se desempeñan como equivalentes a punteros de barrio de usos múltiples: imponen disciplina y autoregulación, dan contención espiritual, ayudan en la desesperada búsqueda de empleos. Y aunque puedan parecer objetivos contrapuestos, en forma simultánea promueven la familia patriarcal y la posmoderna ideología del emprendedorismo individual. 

Es en estas condiciones socioeconómicas donde debe pensarse el masivo apoyo al discurso de extrema-derecha. La restauración del orden, la disciplina y las jerarquias son hoy prioridad para la mayoría de los brasileños. “Brasil arriba de todos y Dios arriba de todo”, reza el lema y nombre oficial de la coalición electoral recientemente vencedora. ¿Las iglesias evangélicas y los movimientos políticos de extrema derecha son mecanismos de autoprotección de la sociedad en los términos de Karl Polanyi? Aunque en una escala simbólica efectivamente representan un urgente llamado al orden por encima de cualquier otro objetivo o valor, sean éstos los derechos humanos o la libertad de enseñanza, al promover políticas económicas neoliberales, como la privatización y los ajustes fiscales, y al santificar las prácticas individualistas del emprendedorismo en desmedro de la acción colectiva, agudizan la descomposición estatal y el desamparo social. De no revertirse estas tendencias, es más probable que Brasil se convierta en un Estado fallido a que devenga en un régimen fascista de tipo clásico sustentado en un Estado todopoderoso como aquellos que estremecieron al mundo en la década de 1930.

* Profesor de la Universidad Federal Fluminense (UFF), Brasil.

** Profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), Brasil, y la Universidad Nacional de Moreno (UNM), Argentina.


Original: Pagina 12

9 oct. 2018

Desestabilizando mercados

Matias De Lucchi*


El FMI ha impulsado históricamente la liberación del tipo de cambio y la tasa de interés bajo el supuesto de que los mercados se autorregulan eficientemente a partir de la existencia de agentes “racionales” que conocen los precios de equilibrio de largo plazo. Sin embargo, John Maynard Keynes sostenía que los agentes económicos no pueden lidiar con la “incertidumbre fundamental” del mundo real apelando a cálculos de probabilidad como si la dinámica de la economía capitalista se asemejara a la ruleta de un casino o a un juego de dados. Efectivamente, los operadores del mercado no tienen la más remota idea de cuáles son los precios de largo plazo y, en contextos como el actual, ni siquiera los del día siguiente. Por tal motivo, necesitan apoyarse en determinadas convenciones más o menos estables que sirvan como referencia para la toma de decisiones. Cuando estas convenciones se quiebran, por ejemplo, en relación a la estabilidad cambiaria, el banco central debe intervenir y señalizar en tiempo y forma porque, de lo contrario, la transición puede tornarse en un proceso caótico y, eventualmente, indefinido. Dicho en los términos de Hyman Minsky, el rol de la política económica y la regulación macro-prudencial es la de estabilizar mercados inherentemente inestables.
A pesar de que el primer acuerdo con el FMI fracasó rápidamente, en gran medida, por las restricciones a las intervenciones vendedoras en los mercados spot y futuros, el segundo acuerdo continúa siendo más de lo mismo. Primero, la anunciada “banda de flotación” es un rango demasiado ancho para funcionar como referencia (brecha del 30 por ciento). Segundo, el BCRA estaría dispuesto a subastar (¿a qué precio?) solo 150 millones de dólares diarios si el tipo de cambio superase el límite superior de la banda. Por último, el ajuste diario de las bandas sugiere que el BCRA estaría persiguiendo un objetivo de tipo de cambio real. En otras palabras, el nuevo régimen no es más que una cláusula gatillo de modestas subastas a precios inciertos y que tendría por objetivo mantener estable el tipo de cambio real, cuando el verdadero problema es la incertidumbre sobre el tipo de cambio nominal.

A pesar de que la mala praxis ya dejó, en lo que va del año, una suba del dólar que supera el 100 por ciento y tasas de interés de corto plazo que superan el 70 por ciento, muchos ya se preguntan si todavía hay margen para que el tipo de cambio continúe subiendo. Sin dudas, la economía es cíclica y nada sube o baja para siempre. Por ejemplo, en 2002, el tipo de cambio se estabilizó después de acumular una suba semestral de 280 por ciento y cuando la tasa de interés llegó al 130 por ciento. Sin embargo, para ese entonces, Argentina ya había defaulteado la deuda y pesificado los contratos.
El riesgo de una espiralización de la devaluación y la inflación está hoy latente porque el problema de la deuda se encuentra en su máxima expresión. El gobierno de Macri aumentó la deuda pública denominada en moneda extranjera en manos de privados y organizamos internacionales de 73 a 150 mil millones de dólares, según los últimos datos oficiales de marzo. En una estimación gruesa, el gobierno terminaría su mandato en 2019 con un nivel que superaría los 200 mil millones de dólares (un crecimiento superior al 170 por ciento en solo cuatro años).

Por último, también se ha anunciado una meta de crecimiento nulo de la base monetaria. En realidad, no es más que la continuidad del rol no acomodaticio que el BCRA ha venido implementando desde que comenzó la crisis. La estrategia de provocar un estrés monetario para contrarrestar el estrés cambiario no solo no ha podido estabilizar el tipo de cambio, sino que viene comprometiendo seriamente la cadena de pagos. Por ello, poco y nada tiene que ver con un control de los agregados monetarios. Según la teoría post-keynesiana de dinero endógeno, la oferta monetaria no puede ser un objetivo operacional del banco central porque está determinada por la demanda de crédito y las decisiones de portafolio del sector privado. Dicho de otro modo, como la cantidad de dinero es endógena, el banco central debe enfocarse en diseñar una consistente política de tasas de interés y tipo de cambio que asegure la estabilidad macroeconómica.

* Estudiante de Doctorado en Economía, The New School for Social Research. Profesor de Economía, CUNY John Jay College.

Pagina 12

29 ago. 2018

New Seminar: Economic Development in the XXIst Century

Dear people,

We have been organising a Webinar Series on Economic Development and the "open economy". The first webinar will take place on September 12th through the YSI/INET platform and will be lead by Guido Ianni (UBA-UNSAM/CONICET). A brief description of all the series following.

Facebook event here.

Please feel free to share!

This seminar series focuses on the analysis of Economic Development in the XXIst century. The notions of distribution, industrial policy and balance of payments constraints will be profoundly analysed during these four sessions. As there is much disagreement about what drives economic development - and at the same time it is a central objective for developing economies - this question merits deep reflection. Through these seminars there will be a particular focus on the external constraints that developing economies face that make economic development challenging. Although the seminars will deal with small open economies, given that the balance of payment constraint will be part of the discussion, scholars working on the Eurozone may also find the discussion on interesting for their work.

Webinar 1 (Wednesday 09/12): Value and Distribution in a small open economy

By Guido Ianni, Ph.D. candidate at the University of Buenos Aires.

Guido will explain what determines income distribution in these economies, and how the alternative "closures" can lead to different economic productive structures.

Webinar 2 (Friday 09/21): Income distribution and the balance of payments - Some Latin American structuralist contributions

By Ariel Dvoskin and Germán Feldman. Ariel Dvoskin is Professor of Microeconomics at the National University of Buenos Aires and Germán Feldman is Professor of Macroeconomics at the National University of San Martín.

Drawing on Latin American structuralist analysis, Dvoskin and Feldman will explain not only Value and Distribution, but also their relationship with the Balance of Payments. In this lecture, notions related to balance of payments constraints will appear so it could be interesting for those working on or worried about the Eurozone.

Webinar 3 (Thursday 09/27): Industrial policies and growth in the XXIst century

By Margarita Olivera, Federal University of Rio de Janeiro

This webinar will deal with the role of industrial policies in development in the current age. Margarita is studying the impact of international institutions, such as the WTO and free trade agreements, on the possibilities of economic development.

Webinar 4 (Wednesday 10/03): The role of Central Banks in Economic Development.

By Matías Vernengo, is full professor of economics at Bucknell University. He is co-editor of the Review of Keynesian Economics and co-editor in chief of the New Palgrave Dictionary of Economics and his blog is http://nakedkeynesianism.blogspot.com/.

The final webinar will be focus on the relationship between Central banks, inflation and growth from an historical perspective. Were Central banks instruments of the state to promote economic development once? When did everything change? Matías will try to answer some of this questions under an economic development long-run perspective.

Timetable:
11.00 US East Coast (gmt-4)
12.00 ARG/BRA (gmt-3)
16.00 UK bst (gmt+1)
17.00 ITA cet (gmt+2)

Questions can be directed to webinar-organiser, Santiago J. Gahn, YSI Economic Development Working Group sjgahn@gmail.com

Kind regards,
Collin, Ingrid, Jenny & Santiago

Santiago José Gahn
Ph.D. student in Economic Theory and Policy
Università degli Studi di Roma Tre