El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

31 jul. 2015

Humillación Pedagógica


por JOSÉ LUÍS FIORI



.
Alexis Tsipras: "Asumo la responsabilidad de firmar un texto en el que no creo, pero tengo que implementarlo. La dura verdad es que se nos ha impuesto un camino de  mano única" Globo O, 17/07/2015 
Es muy difícil identificar las causas y establecer culpas, cuando uno está hablando de procesos históricos enormemente complejos, tales como el rápido agotamiento del proyecto de unificación europea.

La actual crisis griega es sólo un punto en una trayectoria de erosión y de declive que comenzó hace mucho tiempo, tal vez incluso en el momento de la unificación alemana, o en el momento el proyecto se expandió de manera irresponsable, incluyendo a 28 países completamente diferentes y desiguales. Por no hablar de la importancia decisiva que tuvo la creación de la moneda única - el euro - sin el respaldo de una autoridad fiscal unificada y soberana. Pero ahora esta historia ya es pasado, y el proyecto diseñado por la generación de Schuman, De Gasperi, Adenauer y Delors, ha terminado. Y lo mismo puede decirse de su nueva versión diseñada por Helmut Kohl y François Mitterrand, en la década del 80. La importancia económica y demográfica de Grecia es pequeña, dentro de la UE, el PIB griego no llega al 2% del PIB europeo, pero el tamaño de la humillación Griega trasciende las cifras económicas y el simbolismo democrático, y se ha convertido en un aviso y una advertencia, sobre todo para las otras potencias europeas.  

En julio de 2015, la inflexibilidad y el despotismo alemán definitivamente enterraron la utopía de la solidaridad ciudadana y la responsabilidad compartida que impulsó la primera generación de los europeistas; y la "Europa social" fue completamente derrotada por la "Europa de los mercaderes", que hablaba F. Mitterrand. El resentimiento griego quedará reprimido a la espera de la venganza, pero la desconfianza mutua entre Francia y Alemania debe aumentar al igual que el euroescepticismo inglés. Y para el resto de la humanidad, es la noticia de la muerte de la última gran utopía del siglo XX: el fin de los “egoísmos nacionales” europeos. En términos inmediatos, el nuevo plan de austeridad impuesta a los griegos, repite casi todas las cláusulas fracasadas en los dos planes anteriores, aprobadas en 2010 y 2012.

Al mismo tiempo, incluye una nueva cláusula extremadamente importante, la creación de un fondo administrado por los acreedores administrar los 50.000 millones de euros obtenidos por la venta de los activos nacionales griegos. Una cláusula que recuerda la historia del siglo XIX y presenta un fantasma atemorizante en el horizonte europeo del siglo XXI. Resumiendo la historia: a mediados del siglo XIX, había dos posiciones importantes dentro de la élite europea (y en particular la élite Inglesa) con respecto a la mejor manera de relacionarse con el "resto del mundo" 

Por una parte, se alineaban los seguidores de Adam Smith y Lord Shelbourne, que consideraban que la simple superioridad económica Inglesa - acentuada por la Revolución Industrial - sería capaz de asegurar sus intereses y ventajas en todo el mundo, sin necesidad de conquistas territoriales y coloniales. Por otro lado se alinearon los partidarios de Disraeli, Palmerston, Cecil Rhodes y otros que defendían la necesidad de expansión territorial, la conquista colonial y la civilización de los pueblos no europeos. La posición de Smith se impuso en la primera mitad del siglo XIX, pero Disraeli y Rodhes prevalecieron abrumadoramente a partir de 1850.

Este cambio de rumbo, sin embargo, lo importante es que la transición de una estrategia a otra se produjo sin mayores traumas dentro de la élite europea, por el camino "natural" del mercado, sin grandes “conspiraciones imperiales". El proceso se repitió muchas veces y es fácil de sintetizar, porque todo siempre comenzó con la firma de un "acuerdo comercial" entre Europa y fuera de Europa, que implica la apertura de las fronteras económicas de los "no europeos", a cambio de la compra de su bienes primarios, y su fácil acceso a los préstamos de los bancos franceses e Ingleses. Un "cambio" que operó durante los períodos de expansión, pero que entraba en crisis en los períodos de recesión internacional, cuando los países endeudados eran obligados a hacer "ajustes fiscales" sucesivos que agravaban los problemas y obligaban a una renegociación permanente de la deuda, hasta el momento en que los países y los bancos acreedores imponen la creación de "comités de administración", que asumían la supervisión fiscal y financiera de los países endeudados.  

Además, cuando la situación económica empeoraba, los europeos se sentían con el derecho a invadir el territorio y presentar y someter a los endeudados a su dominación colonial. Como el caso paradigmático de Egipto, donde la crisis económica de los años 70 del siglo XIX puso fin a un ciclo de euforia modernizante, llevando a la renuncia del Quediva Ismail Paxá, en 1879, seguida de la declaración de la moratoria en 1880, de la formación de la Comisión Administración (externa) de la deuda en 1881 y de la invasión Inglesa y el sometimiento de Egipto a la condición de colonia y el protectorado británico de entonces entre 1882 1952. 

 Es una tontería hacer comparaciones macroeconómicas apresuradas, o asumir que se repite la historia mecánicamente. Pero es importante no hacer la vista gorda porque el nuevo plan de austeridad griego no va a resolver los problemas financieros de Grecia, y Grecia no va a pagar su deuda en los términos actuales. En este caso, ¿cuál es el siguiente paso de Europa y de Alemania en particular? Además, es también importante que los "no europeos" aprendamos de la historia, debido a que las políticas de austeridad funcionan sólo en casos excepcionales, de los países que contaran con desafíos o factores externos favorables, y un poder político cohesionado y con una enorme capacidad movilización ideológica y social de sus pueblos. 

Fuera de esto, las políticas de austeridad han tendido a agravar la situación que querían corregir, y se convirtieron - en la práctica – en una herramienta de sumisión cada vez mayor de los países fragilizados, a los planes geopolíticos y geoeconómicos de las grandes potencias y sus corporaciones privadas que operan y se expanden en conjuntos.

Original: ACA