El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

7 may. 2015

Brasil 2015: un nuevo 2003?




 Por Carlos Pinkusfeld Bastos & Fernando Maccari Lara




La "hipótesis" de la contracción fiscal expansiva ha visto días mejores. Atrás han quedado los años 1990, cuando el ajuste fiscal de Estados Unidos parecía para los despistados, fortalecer el mito neoliberal (ver Serrano y Braga 2006). Hoy en día las desastrosas consecuencias del ajuste aplicado por la Unión Europea para países como Grecia, España, Portugal parecen mostrar el impacto contractivo de ... políticas contractivas fiscales.
 
Aun suponiendo que en el corto plazo estas políticas "pueden" ser contractivas, los economistas ortodoxos se aferran a la receta como la única alternativa para obtener mejores resultados en el mediano y largo plazo. Después de todo, sin distorsiones creadas a través de la acción política, habría una tendencia automática al pleno empleo, con interés y salarios tendiendo a sus honorarios "naturales" .. ".

Economistas heterodoxos, ya que utilizan el principio de la demanda efectiva para la determinación de la producción en el corto y largo plazo, tienen la oportunidad de conocer en el ejercicio de las políticas contractivas la confirmación de sus teorías: reducen el crecimiento y podrían conducir a la recesión. Curiosamente, este punto de vista es en gran parte inexplorado en el debate brasileño. Las políticas de ajuste ortodoxo encuentran apoyo incluso en los sectores gubernamentales supuestamente más heterodoxos / desarrollistas, y entre los comentaristas 'críticos' (ver Zero, 2015) amigables con el gobierno. Al parecer, lo que apoya la necesidad de ajuste para ellos es el supuesto éxito de esta estrategia cuando fuera  adoptada en 2003 por el presidente Lula.

Para comprobar si no están incurriendo en una ilusión óptica, es necesario, a continuación: (a) recordar las condiciones que prevalecieron en el año 2003 y analizar si la situación es similar en el 2015; (B) verificar que la recuperación a partir de 2004 tenía algo que ver con el ajuste fiscal; (C) para investigar si las condiciones para una recuperación se colocan en el horizonte cercano. 

Sobre el primer punto, se plantea la cuestión de si las condiciones previas para el ajuste de 2015 son similares a las condiciones de 2003. Esta similitud no existe, cuando se considera el crecimiento del producto, ya que, en 2002, la economía brasileña creció un 2,66% mientras que el crecimiento en 2014 fue prácticamente nulo. El siguiente gráfico se muestra una diferencia importante también con respecto a la sincronización del ciclo económico en cada caso.

Gráfico 1 - Tasa anual de crecimiento del PIB (periodicidad trimestral)



El ajuste de 2003 se hizo después de dos trimestres de clara recuperación del crecimiento en el segundo semestre de 2002. El ajuste de 2015 se produce en secuencia a un proceso de rápida desaceleración del crecimiento. Así, mientras que la política contractiva en 2003 enfría un proceso de recuperación en curso, una política similar adoptada hoy tiende a intensificar la desaceleración, resultando muy probablemente en una caída del PIB en los próximos
 trimestres.
Acerca de este impacto, que quede claro: las políticas monetarias y fiscales contractivas adoptadas en 2003 eran muy eficientes, es decir, muy contractivas. La tasa de crecimiento del PIB en 2003 fue inferior a la mitad del registrado en el año anterior. Hubo una reducción en el gasto de los consumidores en casi un 1% y la inversión reducida en aproximadamente un 4,5%, lo que resulta en una contribución negativa de la demanda interna al crecimiento. Luego se pregunta cómo, antes de la retracción del consumo y la inversión, que era posible lograr un modesto crecimiento del 1,16% en el año 2003? El siguiente cuadro es bastante esclarecedor.

Gráfico 2 Comportamiento de las Exportaciones 2003 - 2014

El valor de exportación llega a  disminuir en algunos meses de 2002, pero, a partir de mediados de este año, ya tiene una tendencia de recuperación. El movimiento se acelera durante el 2003 y el crecimiento medio anual alcanza un impresionante 25%, estabilizándose en torno al 20% anual. En 2004 hubo una mayor aceleración del crecimiento de las exportaciones y de las tasas de crecimiento fueron, en promedio, alrededor del 30% por año.

En resumen, esta perfomance bastante positiva de las exportaciones logró contrarrestar, al menos en parte, el impacto de las medidas contractivas en la demanda interna en 2003. Esta historia es bien conocida, pero parece haber sido olvidada por los que abogan por el ajuste fiscal en 2015. El pequeño crecimiento positivo del PIB en el año 2003 se logró a pesar de las medidas contractivas, debido a la contribución positiva del sector exterior.

Mediante el análisis de los años subsiguientes que se configuran con una duración del ciclo expansivo y una intensidad que no habían sido registrados en Brasil por lo menos desde la década de 1980, ya no se puede dar protagonismo al sector externo. La recuperación de la demanda interna durante el año 2004 es el factor más importante para explicar el crecimiento de 5,7%. A pesar del excelente desempeño continuado de las exportaciones, la contribución del sector exterior es cada vez más pequeña, convirtiéndose en negativa desde mediados de 2006, debido al aumento significativo en el coeficiente de importaciones lo largo de dicho ciclo de expansión. Así que dar pabulo al buen desempeño de los años 2004 a 2010 exclusivamente a la situación externa es tan erróneo como argumentar que la contracción fiscal 2003 tuvo un impacto en la aceleración de un mayor crecimiento.

Antes de proceder a la identificación de los elementos de la demanda interna que determinaron este comportamiento del crecimiento, parece importante para derribar unos malentendidos sobre el alcance y la duración del "ajuste fiscal" de 2003. Al asumir el cargo de ese año, el presidente Lula se comprometió a elevar el superávit primario y de hecho cumplió su compromiso. El instrumento para lograr este resultado fue el recorte del gasto público que, ese año se retrae en 3,75%. De los componentes del gasto, la más sacrificada fue la inversión pública, que era aproximadamente un 60% inferior al del año anterior (véase Bastos et al, 2015).

En 2004, el superávit primario se elevó de nuevo, pero esta vez el crecimiento de la demanda interna llevó a un aumento significativo en el PIB del 5,7%. Tendrían razón entonces los partidarios de la contracción fiscal expansiva? La recuperación de la demanda interna en 2004 sería una consecuencia del aumento de la "confianza" en que el gobierno sería responsable de las cuentas públicas? No, de ninguna manera. De hecho, esta combinación de  resultados sólo demuestra, una vez más, que el resultado fiscal ex post es un mal indicador del impacto de las acciones de política fiscal sobre el nivel de actividad.

Resulta que la evolución de los ingresos del sector público depende del desempeño de la economía, es decir, los ingresos crecen con el aumento de la producción. Esto es clave para entender cómo el superávit primario puede haber crecido en 2004, aunque el gasto directo del gobierno ha crecido en términos reales, un 6,6%!%! En resumen, incluso con un gasto mucho mayor respecto al año anterior, el sector público podría alcanzar un superávit primario también más alto, debido al crecimiento más que proporcional en los ingresos.
 Además de la política fiscal, aunque no ha sido espectacularmente expansiva, ha proporcionado a la economía en general un impulso no sólo positivo y creciente entre 2004 y 2009, y sigue siendo positivo en 2010. En otras palabras, a pesar del mantenimiento de superávits primarios significativos, la demanda agregada fue estimulada, positiva y cada vez más, por la política fiscal en este período. Es cierto que el superavit era incluso varias veces mayor que el necesario para estabilizar la deuda con el PIB, supuestamente la razón de su existencia (ver Bastos et al, 2015). Por lo tanto, aunque la contribución expansiva del sector público puede haber sido menos de lo que hubiera sido permitido por los parámetros muy conservadores del trípode macroeconómico, la señal era positiva a lo largo del período 2004-2010.

Aclarado este punto, podemos volver a examinar los elementos de la demanda agregada interna para explicar la aceleración del crecimiento en el período comprendido entre 2004 y 2010. El consumo fue uno de los componentes de la demanda interna que él llevó a cabo la aportación más estable después de una recuperación bastante rápida 2004. Con el fin de analizar su comportamiento, hay que considerar que hay una parte inducida por el crecimiento de los ingresos, especialmente los salarios, y otra parte autónoma, fuertemente influenciados por las condiciones de crédito.

Después de una caída significativa en 2003, el saldo de los préstamos a los individuos en proporción del PIB se mantuvo prácticamente al mismo nivel en 2004 y se recupera con fuerza desde 2005. Teniendo en cuenta sólo la parte de crédito para las personas fisicas, existe una clara trayectoria de crecimiento a partir de 2004. Una tendencia similar se observa para los salarios, cuyo valor real cae bruscamente en 2003, creciendo moderadamente en 2004 y con más fuerza a partir de 2005. En este sentido, también se debe destacar la política fuerte aumento del salario mínimo más allá de los efectos directos sobre los trabajadores que la reciben, tiene un efecto muy importante en la estructura salarial actual y el crecimiento de las transferencias de pensiones cuyo valor básico está indexado al mínimo.

 El hallazgo de que el comportamiento del consumo fue fundamental en el ciclo de crecimiento a partir de 2004 a veces eclipsa el hecho, también fundamental, que la inversión privada reaccionó de forma bastante vigorosa. En otras palabras, el llamado proceso de inducción de inversión por el crecimiento de la demanda agregada funcionó como se esperaba, al menos a partir de 2006.

 Retomando las preguntas planteadas al inicio de este texto, creemos ya haber dejado claro que el buen desempeño de la economía desde 2004 no tenía nada que ver con el ajuste fiscal. Más bien, el ajuste de 2003 es altamente perjudicial para el crecimiento y la relajación de la política fiscal a partir de 2004 comenzó a contribuir, aunque no muy intensamente al crecimiento. Ahora vamos a enfatizar porque el escenario de 2015 es peor que el de 2003.

 Contrariamente a lo que algunos defensores de ajuste fiscal general defienden, la alta inflación heredada del gobierno de FHC no fue el resultado de un crecimiento excesivo o exceso de demanda, como lo demuestran los datos sobre el mercado laboral y el desempeño general de la economía en 2002. Como es habitual en el caso de Brasil la devaluación rápida en el segundo semestre de 2002 tuvo un fuerte impacto en la inflación. Por lo tanto, el camino opuesto fue perseguido por el gobierno en el 2003, después de haber tenido  una rápida apreciación del tipo de cambio desde marzo. En términos nominales, el dólar estaba ya en junio de 2003 con un valor de 20% por debajo de los vigentes en marzo y se mantuvo en ese nivel durante toda la segunda mitad. Teniendo en cuenta los valores medios, la segunda mitad de 2003 el tipo de cambio fue de aproximadamente un 15% más valorada en términos nominales y un 17% más valorada en términos reales, en comparación con el segundo semestre de 2002.



Parece, no está en la agenda del actual gobierno una senda de apreciación de la misma intensidad. También hay diferencias importantes con respecto a la situación externa. La trayectoria de la balanza comercial se muestra no favorable y la economía brasileña ha registrado importantes déficits en cuenta corriente, incluso en el contexto de bajo crecimiento. Estos déficits aún deben ir acompañados con una gran cantidad de atención y su persistencia de hecho recomendaría precaución si la intención del gobierno es seguir una política para reanudar el crecimiento. Aún así, los datos positivos como el importante volumen de reservas acumuladas, una gran parte de los pasivos en moneda nacional de las existencias registradas en la posición de inversión internacional y el hecho de que, al menos hasta el final del primer mandato de la presidenta Dilma, no hubo dificultades para financiar el déficit en cuenta corriente con las entradas de capital, tampoco autorizan justificar el ajuste fiscal prometido debido a las dificultades externas (ver Lara, 2014). Pero es muy dudosa la hipótesis de que un ajuste fiscal en sí mismo puede contribuir a mejorar las condiciones de inserción internacional. Poco se discute, por ejemplo, la posibilidad de que mediante la inducción de una recesión, esta política podría terminar siendo un inhibidor del factor de atracción de inversión extranjera directa, lo que dificulta la financiación del déficit en transacciones corrientes. En resumen, si por un lado, no puede ser caracterizada como una crisis monetaria a las condiciones que prevalecen a comienzos de 2015, por otro lado también sería prudente apostar una tendencia significativa apreciación del real frente al dólar. 

Por lo tanto, la opción política dirigida a un tipo de cambio más depreciado y el hecho de que el ajuste fiscal no puede contribuir a controlar la inflación que no es de demanda, posiblemente impliquen probablemente dificultades para contener el aumento de precios, al menos en el corto plazo. Y el probable impacto negativo de la inflación sobre los salarios reales autoriza el proyecto de una actuación más bien débil del consumo privado en el futuro cercano. De hecho, para criticar el intento de devaluación de la moneda en el primer gobierno de Dilma, Bresser Pereira (2015) afirma que el fracaso de esta política fue que no se combinó con el ajuste fiscal, es decir, por no haber sido generada de forma simultánea una tasa de desempleo lo suficientemente alta para evitar la transferencia de descarga del tipo de cambio a los salarios nominales y precios del servicio. Por lo tanto, la reducción de los salarios reales y el consumo en consecuencia inducidos, son elementos centrales de la política que se está implementado a partir de 2015.

Por el lado del consumo autónomo el horizonte de expansión tampoco parece muy prometedor. A diferencia del escenario de 2004, a finales de 2014 el saldo de las operaciones como proporción del PIB representó alrededor del 55% del PIB. Ya no es, por lo tanto, un mercado deprimido en el que las innovaciones financieras inducen con cierta facilidad la entrada en masa de nuevos contratistas, generando un impacto significativo en el consumo de bienes durables. Además, las altas tasas de interés y plazos ajustados constituyen un marco de crédito en Brasil tal que incluso si el volumen de PIB no es el más alto, hay un compromiso de los ingresos de las familias con un mayor servicio de la deuda que en el período de fuerte expansión entre 2005 y 2010. Esto implica una menor disposición o incluso capacidad, para la expansión de la deuda privada.


Gráfico 3 compromiso del ingreso de las Familias con el servicio de la deuda


Como era de esperar, los datos sobre la inversión inicial son los peores posibles, ya que no es racional por parte de los capitalistas que aumentaran su capacidad de producción justamente en un tiempo de retracción de la demanda. A la situación política se suma otro elemento negativo en relación a esta variable. Según el informe de perspectivas de inversión (de referencia), "los sectores de Petróleo y Gas y Logística Infraestructura tendrían [el] importante papel de impulsar las inversiones en la economía... En el primer caso, depende de la exploración de petróleo en el pre -sal. En el segundo, la realización de concesiones y asociaciones público-privadas. "(BNDES 2014 p. 2). Obviamente, ambos objetivos están seriamente en jaque, de acuerdo con los asuntos legales que involucran tanto Petrobras como contratistas.

Para responder a las preguntas planteadas al principio, no parece haber espacio racional para considerar que la consecuencia del ajuste actual no sea la profundización de la recesión y la elevación del desempleo. A diferencia de 2003, cuando las exportaciones se aceleraron y había un amplio espacio para el aumento del consumo a través del crédito y la recuperación salarial, hoy todos los componentes de la demanda apuntan a los malos resultados de crecimiento. La política fiscal, lo que podría, al menos, ser parcialmente compensado, viene a profundizarse en esta tendencia.



La repetición de dicho ajuste aumentaría la confianza de los inversores privados, de hecho, se refiere al argumento de que el gobierno cree en la figura del "hada de la confianza", creada por el economista Paul Krugman. El ejemplo de hadas ilustra la confianza irracional, casi mágica, que el ajuste fiscal, supuestamente debido a la voluntad de los empresarios para invertir en el discurso ortodoxo actual. En lugar de un cuento de hadas, el ajuste fiscal es presentado prácticamente como la única arma política económica, podría llevar al país a un revés que aliena la base electoral del gobierno. En última instancia, este proceso puede comprometer la trayectoria del progreso social y democrático experimentado en la primera década de este siglo.
1. En el caso de Brasil la carga tributaria en el período fue pro cíclico. Es decir, creció como proporción del PIB sin aumentar las tasas de impuestos, pero debido a factores relacionados con el propio crecimiento de la economía en su mayor formalización en el mercado laboral. Ver Santos (2010).

Referencias:
Bastos, C. P, Rodrigues, R, Lara, F.M (2015) “As finanças públicas e o impacto fiscal entre 2003 e 2012: 10 anos de governo do Partido dos Trabalhadores” Ensaios FEE, v. 36, n. 1, 2015 (no prelo).
Bresser-Pereira (2015) “O estranho mas inevitável ajuste” em Valor Econômico 10/04/205
BNDES (2014) Perspectivas do Investimento 2015-2018 e Panoramas Setoriais
Lara, F. As condições externas justificam um ajuste recessivo? Carta de Conjuntura FEE, v. 23, n. 11, novembro de 2014. Disponível em:  http://carta.fee.tche.br/article/as-condicoes-externas-justificam-um-ajuste-recessivo/
Santos, C. Um panorama das finanças públicas brasileiras 1995/2009.In. Castro, J.; Santos, C.; Ribeiro, J. (Orgs.). Tributação e equidade no Brasil: um registro da reflexão do IPEA no biênio 2008-2009. Brasília: IPEA, 2010.
Serrano, F e Braga, J (2006) “O mito da contração fiscal expansionista nos EUA durante o governo Clinton”. Economia e Sociedade, Campinas, v. 15, n. 2 (27), p. 213-239, ago. 2006.
Zero, M (2015) “Os riscos relativos do ajuste e o risco absoluto do golpismo”. Brasil Debate. Disponível em: http://brasildebate.com.br/os-riscos-relativos-do-ajuste-e-o-risco-absoluto-do-golpismo/


Original : Carta Maior