El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

7 may. 2014

Poder, Geopolítica y Desarrollo



por José Luis Fiori




"En última instancia, los procesos de desarrollo económico  también son luchas de dominación". 

"Max Weber, Escritos Políticos I Folios Ediciones, México, 1982, p . 18


El capitalismo vino asociado a un sistema específico de poder, el sistema interestatal europeo. Y desde el principio, fue uno de los principales instrumentos de poder de los estados que han impuesto dentro y fuera de Europa, convirtiéndose en las primeras "grandes potencias" del sistema. 

Durante los siguientes cinco siglos, el desarrollo de estas "grandes potencias" ejerce un efecto gravitatorio y expansivo en todo el "sistema interestatal capitalista“, que fue ampliando sus fronteras de forma continua, como un "universo en expansión“. Dentro de este "universo”, fueron creados e integrados sucesivamente nuevos Estados y economías nacionales que compiten y jerarquizan dinámicamente y se pueden clasificar en tres grandes grupos:

i. En el primer grupo, están las economías estatales y nacionales que adoptan estrategias de integración directa, con respecto a los líderes potenciales. Se habla de "desarrollo por invitación" o "asociados" para referirse a estos países con un acceso privilegiado a los mercados de capitales y las grandes potencias, obtenidos a cambio de la sumisión a su política exterior y a su estrategia militar global. Como fue el caso de Canadá, Australia y Nueva Zelanda, antes y después de la independencia, así como de Alemania, Japón y Corea después de la Segunda Guerra Mundial, en la condición de protectorados militares de Estados Unidos.

ii. En un segundo grupo, se encuentran los países que cuestionan la jerarquía internacional y adoptan estrategias para cambiar el statu quo y de acelerar el crecimiento con el objetivo de cambiar su participación en la distribución internacional del poder y la riqueza. Son proyectos nacionales que se pueden bloquear, y pueden ser incapaces de superar las "barreras de entrada" del "núcleo central”, impuestas por las grandes potencias. Pero también pueden tener éxito y dar lugar a un nuevo poder regional o mundial, como fue el caso en los EE.UU. en la primera mitad del siglo XX, y China, en el inicio del siglo XXI.

iii. Finalmente, un tercer grupo incluye a todos los demás países "de abajo " o “periferia” política y económica del sistema. Son Estados y economías que pueden tener fuertes ciclos de crecimiento y tener industrias, pero que no tienen condiciones o no tienen la intención de desafiar el orden establecido, y aceptar su posición política subordinada dentro del sistema internacional de poder, y se mantienen como proveedores de materias primas y bienes industriales específicos, como en el caso de Chile, Colombia y Perú, entre muchos otros.

En el otro extremo del sistema, el pequeño grupo de grandes potencias "ganadoras" también es jerárquico y juega internamente - un nivel diferente de poder - la misma dinámica de la competencia de todo el universo. Pero aun así, es posible identificar dos grandes regularidades en su trayectoria "victoriosa":

Primero: todas enfrentarán en algún momento, invasiones extranjeras, guerras civiles o rebeliones sociales, y estos eventos contribuirán de una u otra manera, a fortalecer su identidad nacional y a movilizar sus sociedades en torno a los grandes proyectos de defensa y / o el reconocimiento internacional. Por estar situados en tableros geopolíticos altamente competitivos, estos países también compartirán una constante sensación de "cerco" y amenaza externa, lo que explica la centralidad de sus sistemas de defensa en la definición de sus políticas de desarrollo y la industrialización, y su constante preocupación con la conquista y el control monopólico de las "tecnologías sensibles" que fueran decisivas para el éxito de toda su economía nacional.

Segundo: todos sus estados y sus grandes capitales privados "faltarán el respeto" sistemáticamente a las reglas y las instituciones competitivas de mercado que deben ser obedecidas por los que están situados en los peldaños más bajos del sistema. En este punto, se puede hacer una ley casi universal: quienes dirigieron una expansión exitosa del capitalismo siempre han sido Estados y capitales que fueron capaces de navegar con éxito, a contramano de las "leyes del mercado", es decir, los "grandes depredadores" que pueden mantener y renovar permanentemente su control monopólico de la "innovación" y "ganancias extraordinarias".

¿Este camino de los "ganadores" está abierto a todos los países? No, porque la energía que impulsa a este sistema es exactamente esta lucha continua entre los estados, las economías nacionales y el capital privado para la conquista de las posiciones y los monopolios que son por definición desiguales. Aun así, algunos estados pueden modificar su posición relativa dentro de este sistema, en función de su territorio, sus recursos y su cohesión social. Y de la existencia de una élite política capaz de asumir las grandes presiones sociales y el aumento de los desafíos y las provocaciones externas, como un signo de madurez de un país que ya está preparado para sostener una estrategia a largo plazo de cuestionar el statu quo internacional, y de desarrollo con movilidad social generalizada.

Original: Carta Maior