El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

29 mar. 2014

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX




Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la interpretacion sraffiana de la Teoría del Valor de Marx.

 

 

Por Franklin Serrano

Profesor del Instituto de economía, UFRJ.


 

I. INTRODUCCIÓN[1]


 Una crítica basada en Sraffa (1960) a la teoría del valor de Marx es razonablemente bien conocida [2]:la llamada teoría del valor trabajo en general no ofrece resultados correctos ni tampoco en rigor es estrictamente necesaria para determinar consistentemente una tasa general de ganancia y los precios de producción a partir de un nivel dado de salario real y los métodos de producción en uso. Mucho menos conocida, en tanto, es la interpretación sraffiana de Marx, esto es, no lo que podría haber de errado (o superado) en su teoría, sino el por qué Marx habría utilizado su teoría del valor de forma que lo hizo. En este trabajo, intentaremos presentar de la forma más simple y resumida posible las líneas generales de esta interpretación (ver especialmente Garegnani & Petri, 1982) y algunas de sus principales implicancias. 

 Tratándose de temas tan complejos y polémicos naturalmente no hay aquí la menor pretensión de agotar o resolver definitivamente el tema. El objetivo es estimular o debatir e inducir a los lectores a investigar los diversos estudios producidos por esta línea de interpretación sraffiana, que no es tan conocida en Argentina.
 Para Sraffa y para sus seguidores más próximos, el papel central de la teoría del valor en Marx es estrictamente analítico y consiste apenas en permitir, a partir del excedente, determinar por un nivel dado de salario real y los métodos de producción en uso - medidos en trabajo abstracto (que Marx llamaba  plusvalía), una determinación coherente de la tasa general de ganancia y, poco después, de los precios de producción.
 Asimismo, la teoría del valor de Marx no postula que los precios de producción, precios que cubren los costos de producción más la tasa de ganancia general (entorno a la cual los precios de mercado oscilan) serían proporcionales a la cantidad de trabajo abstracto directo e indirecto socialmente necesario para la producción. La teoría del valor sirve para calcular la tasa de ganancia general que será incorporada a esos precios de producción antes e independientemente de la determinación de los mismos, de modo de impedir un razonamiento circular y proveer la base para un análisis materialista y objetivo de la generación, distribución y evolución del excedente en el tiempo.
 En la tradición marxista hay, sin embargo, ungran énfasis, raramente acompañado de una base textual sólida, sobre el supuestopapel ético, histórico, filosófico (e incluso “contradictorio) de la teoría del valor de Marx.[3] Por otro lado, muchos autores críticos de Marx hablan también de otros papeles de la teoría, cuando no la consideran inútil, puramente ideológica o “metafísica”.[4]

 Sin embargo, para su correcto entendimiento, la teoría del valor de Marx debe, en la visión Sraffiana, ser pensada en términos de su papel en una estructura analítica basada en la idea de excedente que Marx compartía con los economistas clásicos como Smith y Ricardo (el tema de la sección II). En estos términos, como veremos en la sección III, los conceptos económicos utilizados por Marx son razonablemente simples y en general consistentes con la “contabilidad social” típica de este abordaje. Y el carácter analítico (y no filosófico ni mucho menos ético) del concepto de valor de Marx, como única fuente o sustancia de valor, debe ser entendido (como veremos en la sección IV) a partir de la idea central de que el sistema de precios relativos solamente redistribuido entre los sectores en valor de cambio, de acuerdo con las normas de la competencia, un excedente generado en la producción a partir del trabajo asalariado. En el caso más general, este excedente se distribuye no solo como ganancia entre los diversos sectores, sino también como ganancia comercial, renta de la tierra e intereses del dinero.

 Además, para los sraffianos, el problema de la teoría del valor de Marx no es que esta teoría sea “metafísica” o cosa parecida y sí que, ya sea midiendo el salario real y las condiciones técnicas de producción en trabajo o de otras unidades técnicas, hoy sabemos que el uso de la determinación simultánea y no secuencial de la tasa de ganancia y de precios de producción permite una solución más exacta y válida sobre condiciones mucho más generales de las que alcanzó Marx en su época (como veremos en la sección IV). [5]

 Una interpretación sraffiana de Marx también nos permite analizar críticamente la idea, común a la mayoría de los autores de tradición Marxista, de que la teoría del valor trabajo no puede ser abandonada o superada, pues implicaría el abandono de otras ideas importantes de Marx sobre temas como la “ley de tendencia decreciente de la tasa de ganancia” (discutida en la sección V) o del fetichismo de la mercancía y la explotación de la fuerza de trabajo (tratados en la sección VI). A partir de ahí presentamos un breve comentario sobre la posición del propio Sraffa respecto de la teoría de Marx evolucionando a través del tiempo (sección VII). Se sigue una corta sección de observaciones finales (sección VIII). 

Un apéndice intenta mostrar cómo los conceptos económicos utilizados por Marx son razonablemente simples y en general consistentes con una “contabilidad social” típica de este abordaje. 


Para continuar leyendo  ACA
en portugues: ACA

[1] Traducción Fabian Amico y Gustavo Murga.
[2] Ver Steedman (1977), Garegnani (1974), Garegnani (1959). Esta crítica consiste en la generalización y el perfeccionamiento técnico de puntos que surgieron poco después de la publicación del volumen III de El Capital (en 1894) por economistas matemáticos rusos comenzando por Dmitriev en 1898 (Gherke (1998), seguidos de Borktievcz en 1905 (Howard & King (1998)) y por Von Charasoff en 1910 (ver Kurz y Salvadori (1995, cap. 13)).
[3] Actualmente ha ido creciendo la influencia de nuevas tentativas de resolver las cuestiones de la teoría de Marx en términos estrictamente analíticos como, por ejemplo, el abordaje del “sistema único temporal”, que no será discutido aquí. Críticas sraffianas a esta solución pueden ser encontradas en Mongiovi (2002).
[4] Como, por ejemplo, Joan Robinson (1979).
[5] Sobre esto ver Garegnani (1991).