El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

30 mar. 2013

La ética alemana y el espíritu del Euro




 por  Marcello De Cecco
Repubblica, 26 marzo 2013

Cuando las elecciones alemanas se lleven a cabo en septiembre finalmente terminará la campaña más larga de la postguerra, que ha durado al menos tres años. Entre los muchos males que provocaron esta larga campaña, será necesario contar, tal vez en primer lugar, con el retorno masivo de la moralidad en la política. Parecía que la reunificación alemana, tercamente querida y preparada en silencio por los hombres que no están interesados en el candelero, como el ministro de Relaciones Exteriores Genscher e incluso el Canciller Kohl, iba a ser citado como el triunfo de la realpolitik, con base en la apariencia de las motivaciones ideológicas y en los hechos bien sujetos a los intereses electorales de Kohl y a la necesidad de expansión de la industria alemana.

En su lugar, el enorme costo de la anexión de los siete Estados federados orientales, pero que es soportado también por países de la UE, que estuvieron de acuerdo en que el proceso de anexión se financiara como si se tratara de la entrada de un Estado soberano en la UE, fue aceptada en silencio por los Estados miembros. Pero la mayor parte de la reconstrucción de la Alemania Oriental para llevarla a los estándares de la otra Alemania, destruyeron al mismo tiempo a la industria con un tipo de cambio prohibitivo, y que financiaron gracias a los ciudadanos de Alemania Occidental con sus impuestos.

La falta de transparencia del gigantesco proyecto ha inspirado a los Estados federados de Alemania occidental el deseo de no hacerse imponer en el futuro, similar sangría, y el rechazo de lo que han percibido como una caridad obligatoria, que creen que les costó muy caro. Desde entonces se han mostrado muy reacios a financiar otros rescates, incluso menos transparentes y comprensibles con su dinero, ni siquiera con la excusa de la ayuda a hermanos separados y oprimidos durante décadas.
Justo entonces comenzó la inestabilidad del sistema financiero y económico internacional, y era necesario que Alemania, un país del centro de Europa, mientras que expugnaba a todos los mercados europeos con una política de neo-mercantilismo abierta, comprendiendo, al igual que el Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, que estaba obligada a hacer una política de expansionismo proyectada hacia el exterior, mirando sus intereses a largo plazo. Debe tener como principal característica la capacidad de financiar la demanda de los países periféricos de Europa.

Pero eso es exactamente lo que una buena parte de los alemanes se negaron a hacer, incitados por los partidos políticos piden a los ciudadanos no ver la viga en el ojo propio pero concentrarse  a ver la paja en el ojo  de los vecinos. El parlamento, los periódicos y otros medios de comunicación populares, por no hablar de la inefable corte constitucional en Karlsruhe, se entregaron a una orgía de moralismo contra los deudores de los alemanes.
Las razones a las que se aferran existen, y con creces. Basta con mirar el costo de la política en Italia y episodios muy numerosos de ilegalidad y la inmoralidad pública europea periférica. El desperdicio de obras públicas caras e innecesarias, la imposibilidad de llevar a sus propias industrias a niveles más altos de investigación e innovación. Aquel que también deja como literalmente bestias a los ciudadanos alemanes, es el regreso de la imagen de la dominación nazi en vez de la celebración de la virtud alemana, que se tradujo en la severidad contra los deudores, y que se despertó en los países deudores. Cada manifestación popular contra la austeridad se convierte así en una exhibición de triste parafernalia, que recuerda un pasado que los alemanes creían haber dejado atrás y que en cambio ha regresado a dañarlos en la Europa periférica.

No parecen recordar que cuando los deudores, en la Segunda post Guerra Mundial, eran ellos y que el acreedor el Tío Sam, que estaba infestando el mundo entero con su imperialismo, lo que provocó los públicos enfrentamientos  de los jóvenes de Berlín y el resto de Alemania. El tiempo de las banderas a estrellas y rayas quemadas pasó y las banderas quemadas en Atenas, Roma o Madrid son - por desgracia - los de la República Federal.
"Después de todo lo que les estamos dando", ahora dicen abiertamente a los alemanes en sus periódicos, " nos tratan así". Por otro lado, la gratitud y la caridad cristiana no son parte de la doctrina de Lutero.
Ni siquiera eran parte de la actitud del neo acreedor americano después de la Primera Guerra Mundial, cuando Coolidge se negó a cancelar la deuda Inglesa, ("pero el dinero lo habían tomado a préstamo, ¿no?"), causando una reacción en cadena que a partir de enunciados morales pasan a nacionalismo intraeuropeo, dando lugar a la catástrofe de la crisis internacional, el surgimiento de un loco al frente de uno de los países más desarrollados del mundo, y la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora que las tesis de Lutero parecen volverse de moda, los alemanes están marchando hacia la  desunión continental y el abismo. El último episodio nos enseña de nuevo. Aquél que había que hacer en Chipre en silencio e rápidamente, y preferiblemente antes de producirse la explosión, la campaña electoral alemana quiere hablar de ello como si ese punto fuese para Europa, una opción real alternativa respecto al salvataje de los bancos chipriotas.
Casi ningún interés han suscitado en Alemania las revelaciones del Spiegel, que los bancos rusos eran los principales bancos acreedores de la banca de la isla donde nació Venus, pero poco después, aunque a cierta distancia, estaban los siete mil millones de euros de los depósitos acumulados de los bancos alemanes en los chipriotas. Para complicar aún más las cosas, pues, una nueva dimensión de la reactivación de la Guerra Fría. La supuesta debilidad de Rusia, y la agresividad de sus financistas y sus oligarcas, condujo a una especie de rebelión moral de los ciudadanos alemanes, incitados por sus medios y la baja cocina electoral de los partidos más importantes. La idea de hacer pagar el precio a los rusos al gravar los depósitos en los grandes bancos chipriotas, castigando al ilegal e incluso criminal lavado de dinero, entonces brilló en la mentes alemanas, disfrazada de necesidad para exigir a los chipriotas (sólo ahora) el respeto del derecho comunitario.
Pero esta batalla altamente moral en la superficie, deja de lado el papel de los bancos alemanes en la historia y su verdadera esencia, una vulgar realpolitik, y que está jugando con fuego, porque despierta el durmiente nacionalismo ruso, renueva al alemán, anti ruso, y muy, muy anterior al antisoviético, y da espacio a los  astutos aunque débiles gobernantes chipriotas para hilvanar un tan peligroso como poco realista arbitraje a Europa. Todo el mundo parece ver sólo su propia política interior y tiende a utilizar las relaciones con otras naciones, como si no se tratara de una cuerda delgada, que fácilmente se puede romper y empezar en Europa una nueva era de sagrado egoísmo rapaz, disfrazado con vestimentas altamente morales.

Es triste ver de nuevo como los políticos utilizan términos hipócritas que no se habían oído desde hace décadas. A los jóvenes, que no pueden recordar  cómo terminó la primera vez, se les proponen ideas rancias, y  cuyo olor a moho deberían volverlos prudentes a los aprendices de brujos que creen que los utilizan en ventaja propia en las disputas electorales y de poder mal disfrazado como batallas ideal.