El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

21 jun. 2012

Bailando sobre la cubierta de la UE


Por Antonella Stirati


Hoy la Unión Europea se compara a menudo - con razón – al Titanic que corre a gran velocidad hacia el desastre. A los países en dificultades (Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia) se le solicitan medidas de recortes rigurosos en los presupuestos públicos. Estas políticas han traído a estos países la recesión,  la caída de la producción y el empleo, que se agregan a la muy grave situación precedente a la crisis mundial de 2008.
La aprobación del "pacto fiscal" que Alemania quiso imponer con la obligación constitucional de equilibrar el presupuesto público y una reducción muy rápida de la deuda a través de la creación de excedentes en el presupuesto agrava la situación.

Estas medidas se justifican por la necesidad de "tranquilizar a los mercados financieros" y detener la especulación. Pero en realidad la fuente de la especulación en títulos de deuda pública de países de la zona del euro no está en el endeudamiento público excesivo. Países como Gran Bretaña y Japón tienen una situación total de la deuda mucho más grave que la de España o Italia y sin embargo, tienen tasas de interés muy bajas. La política de austeridad entonces no frena, sino que alimenta la especulación, porque da lugar a la recesión, el desempleo y el aumento de los individuos endeudados  morosos, sean familias o empresas y, como ocurrió en Grecia, también es probable que aumente la proporción de deuda  sobre PIB debido a la reducción de éste último. En efecto, como se ve, la especulación y las tensiones en los tipos de interés en los países europeos no se han detenido.

La causa inmediata de la especulación es, de hecho, la ausencia de un banco central comprometido de manera clara, con plena determinación y acceso ilimitado a estabilizar los precios de las acciones y tasas de interés, como sucede en países fuera de la zona del euro. Y es así que la única manera de detener el aumento de las tasas de interés sería un cambio en la política de intervención del BCE. Por supuesto, esta política no resuelve los problemas de desempleo y los bajos niveles de actividad generados por la crisis de 2008, ni los problemas estructurales de la Unión Monetaria, sobre todo en el déficit de la cuenta externa de los países económicamente menos poderosos, mientras que Alemania tiene un superávit comercial (en su mayoría en contra de otros países europeos) mayor que la de China. Sin embargo, la intervención del BCE podría  poner fin a la situación de emergencia, los cargos del gasto se reducirían por los intereses sobre los presupuestos públicos y crearían las condiciones para el verdadero debate democrático sobre cómo impulsar la economía y el proyecto de Unión Europea.

Pero por ahora la Unión Europea va en otra dirección. Una línea podría tener sus fundamentos reales, no sólo en una dogmática teoría económica liberal, sino en la consecución de objetivos concretos, tales como bajar el costo de adquisición de empresas públicas y privadas en los países en dificultades, la eliminación del modelo "social Europeo" y los derechos laborales - Mario Draghi, gobernador del BCE, por ejemplo, recientemente ha declarado públicamente que este modelo ya no es sostenible.
Los costos humanos (en Grecia, y ahora en Italia, ha habido un fuerte aumento de los suicidios debidos a factores económicos) y los riesgos de las decisiones económicas sociales y políticas de la Unión Europea son muy altos, y esperamos que las elecciones en Francia y más tarde en otros países europeos sean capaces de provocar un cambio profundo en la dirección que permita, bajo el paraguas de un prestamista de última instancia del BCE, un conjunto de políticas para la redistribución de ingresos y gastos y los proyectos de inversión destinados a fomentar el crecimiento del empleo, el equilibrio entre los países y la defensa del desarrollo de un estado de bienestar que hasta ahora ha sido visto por el resto del mundo como un modelo.