El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

4 de may. de 2012

Argentina y la soja mágica: El auge de las exportaciones de productos básicos que no fue




Por Mark Weisbrot

Este artículo fue publicado en The Guardian (Reino Unido) el 4 de mayo de 2012. Si alguien quiere volver a imprimir, por favor incluya un enlace al original.

Uno de los grandes mitos acerca de la economía argentina que se repite casi todos los días es que el rápido crecimiento de la economía argentina durante la década pasada ha sido un "Auge de la exportación de commodities" Por ejemplo, The New York Times informó la semana pasada:
“Montar un auge de las exportaciones de materias primas como la soja, la economía de Argentina creció a una tasapromedio del 7,7 por ciento entre 2004 y 2010, casi el doble de la media de crecimiento anual del 4,3 por ciento enChile, un país a menudo citado como un modelo para las políticas económicas, en el mismo período.

Michael Shifter, del Presidente de la Inter-American Dialogue y probablemente la fuente más citada en América Latina enla prensa de EE.UU., escribió en un artículo despectivo sobre la Argentina esta semana que si las ventas y el precio de la soja, principal producto de exportación de Argentina (principalmente a China), siguen siendo altos, el país puede ser capaz de continuar su camino de crecimiento económico.
 
No he visto a ningún economista que afirme que el extraordinario crecimiento económico de Argentina en los últimos nueve años - que ha llevado a niveles récord de empleo y una reducción de dos tercios en la pobreza - ha sido impulsado por un auge de la soja o productos de exportación. Tal vez es porque no es cierto.

Sé lo que estás pensando: "A quién le importa?" Bueno, trata de mantener la lectura, ya que ésta tiene implicaciones más allá de la expansión de las granjas de soja en la provincia argentina de Córdoba.

¿Qué significa tener un "boom de las materias primas" o un crecimiento impulsado por la exportación de productos? Una posibilidad sería basarse en la cantidad: la producción y exportación de estos productos crece tan rápido que hace que es una gran parte del crecimiento real del producto del país. Por lo tanto, como una cuestión de contabilidad, podríamos considerar el crecimiento del PIB real para 2002-2010 * y preguntar, ¿cuánto de este crecimiento real (ajustado por inflación) se debe a las exportaciones de productos?

Resulta que sólo el 12 por ciento de crecimiento real del PIB de la Argentina durante este período se debió a cualquier tipo de exportaciones en total. Y sólo una fracción de este 12 por ciento se debió a las exportaciones de productos básicos, incluida la soja. Por lo tanto el crecimiento económico de Argentina de 2002-2010 no fue una experiencia de crecimiento impulsado por las exportaciones, por cualquier tramo de la imaginación, y menos aún por un "auge de los commodities."

La otra posibilidad se basa en los precios: el precio de la soja y las exportaciones de otras materias primas también subieron durante parte de este período. Esto puede impulsar la economía de varias maneras, incluso si la cantidad física de exportaciones no aumenta tan rápidamente como la economía. Si esto se impulsa el crecimiento de la Argentina, podríamos esperar que el valor en dólares de esas exportaciones habrían crecido más rápido que el resto de la economía. Pero esto tampoco ocurrió. El valor de las exportaciones agrícolas (incluidos los de la soja por supuesto), como porcentaje del PBI de la Argentina no se levantó durante la expansión. Se trataba de un 5 por ciento del PIB cuando la economía comenzó a crecer en 2002 y un 3,7 por ciento del PIB en 2010.

En otras palabras, no hay historia plausible que cualquier persona pueda decir de los datos para apoyar la idea de que el crecimiento de Argentina en los últimos nueve años fue impulsado por un "auge de los commodities." ¿Por qué este tema? Bueno, como el economista Paul Krugman señaló ayer ", artículos sobre la Argentina son casi siempre muy negativos en el tono -. que son irresponsables, que están re-nacionalizando algunas industrias, se dicen que son populistas, por lo que deben estar pasándola muy mal" que, según señala finalmente, "no habla bien del estado de la información de economía." Seguro que no.

El mito del "boom de las exportaciones los productos básicos" es una manera en que los detractores de la Argentina desestiman el crecimiento económico de la Argentina como si fuese simplemente la suerte de un tonto. Pero la realidad es que la expansión económica ha sido liderada por el consumo interno y la inversión. Y sucedió porque el gobierno argentino cambió sus decisiones macroeconómicas más importantes: por monetarias, fiscales y políticas cambiarias. Eso es lo que llevó a Argentina a salir de su depresión 1998-2002 y la convirtió en la economía de más rápido crecimiento en las Américas.

Ahora, por la importancia a nivel mundial de cómo la recuperación de Argentina realmente ocurrió: como yo y muchos otros economistas han escrito, las políticas que actualmente se imponen a las economías de la eurozona, especialmente las más débiles - son similares a lo que Argentina sufrió durante la depresión que llevó a a su default y la devaluación. Estas políticas fueron pro-cíclicas, es decir, que amplifican el impacto de la recesión. Junto con una tasa de cambio sobrevaluado fija, que hizo que la economía empeore. Por el impago de su deuda y la devaluación de su moneda, la Argentina fue puesta en libertad para cambiar sus políticas macroeconómicas más importantes.

Si las autoridades europeas (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI) continúan bloqueando la recuperación económica de la eurozona con medidas de austeridad sin sentido, cada país tendrá que considerar las alternativas más racionales con el fin de restablecer el pleno empleo. Los habitantes de Grecia, España, Portugal, Irlanda y otros países se les dice todos los días que tienen que tragar esta medicina amarga, y que no hay alternativa a su prolongado sufrimiento y el alto desempleo que está pasando. Sin embargo, la experiencia argentina - en realidad, más que en las representaciones míticas - indica que esto no es cierto. Hay alternativas mejores sin duda - y no tienen nada que ver con la soja o los auges de los productos básicos de exportación.

* El último año del que tenemos datos completos sobre las exportaciones.

3 comentarios:

Sergio Cesaratto dijo...

A further accusation to Argentina is that it has become the kingdom of Monsanto, transgenic plantation "a go go". Well, I do not have a precise idea if transgenic cultivations are really dangerous or not. But I would like to reply to this guy.

Alcides Acevedo dijo...

Ahá... veamos el dato de consumo industrial de energía electrica ¿cuánto aumentó entre 2003 y 2010?
Un 14.6%, sí como leyeron 14.6%
Aquí el dato: serie_facturacion_en_mwh_1970_2010.xls

¿No es curioso? siendo que el crecimiento de la Argentina 2003-2010 fue de casi el 70% y basicamente liderado por la producción industrial... por lo menos eso dice el discurso oficial.

Y este es sólo un ejemplo.

Antonio Santos dijo...

En primer término, las cifras que se utilizan para medir son las publicadas por los organismos oficiales, que casi no guardan relación con las reales. La diferencia sustancial entre lo nominal y lo real en relación a los costos y a un peso devaluado, hacen poco serios a estos datos de pobreza y crecimiento. Si el indec quisiera, podría dibujarlas hasta afirmar que el PBI actual es superior al de Brasil o México. Hubo un efecto rebote en 2002 por las ventajas comparativas de costos y la suspensión de pago de deuda, pero el otro punto es que de algún lado se obtuvo el dinero para inyectar en la economía y fomentar el consumo y el desarrollo industrial hasta llegar a esas tasas, lo cual sería imposible sin superávit de balanza comercial e ingreso de divisas a raíz de las exportaciones que permitiesen importar. La soja fue y es esencial en la economía de esta década, la clave madre de los últimos 7 años. La prueba es comparar cantidad y precio de la soja con crecimiento económico año a año (cifras privadas, preferentemente) para medir su importancia real. Krugman lee las cifras del Indec y ve los videos de 6,7,8 para hablar de Argentina, o se involucra en una investigación de campo que contemple todas las variables?