El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

28 de mar. de 2011

Europa: ¿Crisis fiscal o Externa?




Por Matias Vernengo



Con respecto a la crisis europea es central para las diferentes opiniones de los autores conservadores y progresistas, la cuestión de la causalidad de la crisis como fiscal o externa. Si bien la causalidad es una cuestión espinosa, la evidencia empírica puede iluminar la cuestión. El siguiente gráfico (Fig. 1) muestra la evolución de los costes laborales unitarios en Alemania, y el grupo de los países periféricos, a veces denominado por su acrónimo (PIIGS), que fueron afectados por la crisis, o están cerca de esa posición.
Esto demuestra que mientras que los costos laborales unitarios alemanes siguen siendo esencialmente constantes, aumentando sólo un 6 por ciento, en todos los demás países los aumentos fueron del orden de más del 30 por ciento. Esto se traduce en una significativa apreciación real del tipo de cambio real en la periferia de Europa.



Los convenios del euro como moneda común se oponen a las depreciaciones nominales para compensar el aumento de los salarios en la periferia en relación a los salarios alemanes. Además, hay pocos mecanismos para grandes transferencias fiscales que puedan compensar la pérdida de producción asociada con menor competitividad en los países con costos más altos.
De hecho, los desequilibrios regionales en la UE son muy claros (Figura 2). Con la excepción de Portugal, que tenía un déficit en cuenta corriente de más del 6 por ciento cuando se creó el euro, todos los demás países estaban esencialmente cerca de una situación de equilibrio en sus cuentas externas. En la primera parte de la década las cuentas corrientes de todos los países, con la excepción de Italia, se deterioraron significativamente, mientras que la posición externa de Alemania salió fortalecida. En otras palabras, parece bastante razonable creer que los costes laborales unitarios impactó en el desempeño externo de las economías europeas, y que la moneda común fue fundamental para este resultado.


Además, la Figura 3 muestra que los balances fiscales sólo se deterioran significativamente después de la crisis en 2007. Los saldos fiscales fueron más o menos estables, y en algunos casos fueron claramente positivos, como es el caso de Irlanda y en menor medida en España. En todos los casos, el déficit se lleva a cabo sólo después de la recesión ya ha ocurrido. Parece bastante claro que el exceso fiscal no estaba en el corazón de la crisis europea. De hecho, cuando miramos a la deuda pública como proporción del PIB (Figura 4), está claro que la deuda pública se mantuvo relativamente constante o decreciente en todos los casos, sin excepción, hasta la crisis de 2007-8. Sólo entonces los niveles de la deuda pública se incrementan a un ritmo significativo.



La evidencia en contra de una crisis fiscal es tan clara que es algo sorprendente que el debate académico y político es fundamentalmente acerca de si el Pacto de Estabilidad y Crecimiento debe ser reforzado o debe ser implementado un nuevo acuerdo para promover la centralización fiscal a nivel supra-nacional. De hecho, según Charles Wyplosz sólo hay dos puntos de vista sobre cómo resolver la crisis: el punto de vista alemán, que implica una reforma de la estabilidad de la zona euro y Crecimiento (SGP), y el punto de vista institucional alternativo, a la que Wyplosz suscribe, de acuerdo con que una reforma de las instituciones de la UE es necesaria para imponer la disciplina fiscal a las instituciones de las naciones soberanas, ya que un SGP revisado estaría condenado al fracaso.
Téngase en cuenta que el esfuerzo de centralización fiscal es visto como un paso necesario hacia un ajuste fiscal más estricto, y no para reducir los problemas relacionados con la moneda común, como la promoción de las transferencias fiscales a las economías en dificultades.



De hecho, las cartas de intención de los dos países que ya han negociado con la UE y el FMI claramente aceptan la idea de que el ajuste fiscal es esencial, incluso en frente de una recesión. Grecia se ha comprometido a una reducción del 40 por ciento de su déficit en un año, mientras que Irlanda sugiere que va a reducir su déficit en un 9 por ciento del PIB a menos de 3 años. En ambos casos, la recuperación se espera que provenga del sector exterior, que debe implicar que existe la expectativa de que la deflación va a hacer el trabajo de aumentar la competitividad externa.
Estos acontecimientos no son un buen augurio para el futuro de la recuperación europea, para el euro, y por lo tanto para la economía mundial, que se verá negativamente afectada por una lenta recuperación en Europa.

Original: Triple Crisis

22 de mar. de 2011

HEGEMONIA E IMPÉRIO



Por José Luis Fiori



El viaje de fin de semana de la familia de Obama a Brasil, pasaría a la historia como un evento turístico en Río de Janeiro, y una bondad internacional, si no hubiera coincidido con el desastre nuclear en Japón, y el inicio de los bombardeos aéreos de Libia. En particular, porque la decisión de EE.UU. de atacar a los países del norte de África, fue tomada en Brasil, justo antes de la cena que el Ministerio de Relaciones Exteriores ofreció a la delegación de EE.UU. Esta decisión sobre todo sirvió para recordar a aquellos que tienen prisa, que los EE.UU. siguen siendo la única potencia mundial con "derecho" a decidir - en cualquier lugar y en cualquier momento - con la posibilidad de realizar una intervención militar inmediata en cualquier conflicto en todo el mundo. Un recordatorio oportuno, ya que se ha convertido en algo común en los medios de comunicación y la academia - izquierda y derecha - hablan de la decadencia del poder estadounidense, mientras existe una acumulación de pruebas en contrario.
Después de 1991, sobre todo después del fin de la URSS, Europa ya no es el centro de gravedad del sistema internacional, que se fue al otro lado del Atlántico. Y al mismo tiempo, los EE.UU. se convirtió en la "cabeza" de un nuevo tipo de "poder global". Un imperio que no es colonial, no tiene una estructura formal, y tiene límites flexibles que se definen en cada caso, en última instancia, por el poder naval de los EE.UU. y financieros y desde el principio del siglo, los EE.UU. se enfrentan a las contradicciones , los problemas, y las trepidaciones producidas por esta transición y el cambio de estado: de la condición de "potencia hegemónica", restringido al mundo capitalista hasta la década de 1980, a la condición de poder imperial global " Hoy en día, es imposible predecir cómo va a ser administrado este nuevo tipo de imperio en el futuro. Debido a que todavía lo son a nivel nacional y que tienen que convivir al mismo tiempo, con cerca de otros doscientos estados que son o se consideran soberanos. Y además, porque dentro de este sistema, la expansión del poder norteamericano es el principal responsable de la multiplicación de sus competidores en la lucha por la hegemonía regional en el sistema mundial.
Lo que se está viendo en este momento es un cambio en la administración del poder global de EE.UU. Este proceso está en plena marcha, pero será largo y complicado, involucrando a divisiones y luchas dentro y fuera de la sociedad y el establishment de EE.UU. Aún así, muy probablemente al final de este proceso, los Estados Unidos adopten una posición más distante y "arbitral" con respecto a sus ex parejas, y en todas las regiones geopolíticas del mundo. Alentar a las divisiones internas y el "equilibrio territorial" del poder, jugando sus propios aliados, uno contra el otro y sólo interviniendo directamente en ultima instancia, de acuerdo con el modelo clásico del Imperio Británico.
Este nuevo tipo de poder imperial de EE.UU. no excluye la posibilidad de una guerra, o fracasos militares localizados, como en Irak o Afganistán, ni la posibilidad de crisis financieras como la de 2008. Estas crisis financieras no cambiarán la jerarquía económica internacional, mientras el gobierno y el capital de los EE.UU. puedan pasar sus costos a otras potencias económicas del sistema. Y las guerras o los fracasos militares localizados seguirán sin tener importancia, mientras que no amenace la supremacía naval de EE.UU. en todos los océanos y mares del mundo, y hasta que no se escale hacia una "guerra hegemónica" capaz de limitar la supremacía militar estadounidense.

De todos modos, es evidente que esta nueva potencia imperial no es absoluta y no será eterna. Como ya se dijo, su continua expansión crea y fortalece los poderes concurrentes de la competencia, y desestabiliza y destruye el "equilibrio" y las instituciones creadas por los propios EE.UU., estimulando la formación de "coaliciones de poder regionales " que eventualmente irán lentamente desmembrando su poder imperial, al igual que el Imperio Romano. Por otra parte, la ingeniería del nuevo mundo económico desplazado el centro de la acumulación capitalista y transformando a China en una economía con un poder de gravitación casi equivalente a la de los Estados Unidos. Esta nueva geo-economía capitalista, intensifica a la competencia internacional, y ya ha iniciado una “corrida imperialista" cada vez más intensa en África y América del Sur, aumentando la probabilidad y el número de conflictos localizados entre las grandes potencias.

Además, el poder imperial de EE.UU. es probable que se enfrente a una pérdida de legitimidad crónica dentro de los EE.UU., debido a la diversidad y complejidad de las minorías étnicas nacionales, y civilizatoria de su imperio, es absolutamente incompatible con la protección y preservación de cualquier sistema de valores universales, al contrario de lo que sueña una buena parte de la sociedad estadounidense.

De todos modos, el paseo de la familia Obama a los trópicos, y la retórica fácil y agradable de presidente de EE.UU., servirá para demostrar cómo funciona en la práctica, el "trato de igual a igual" cuando una de las partes es un imperio.

11 de mar. de 2011

LA ECONOMÍA BRASILEÑA DESPUÉS DE LULA: ¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR?

Matías Vernengo *

Introducción

Al igual que Chile, que fue gobernada por la izquierda la coalición de centro veinte años después de la caída de Pinochet, Brasil, en los últimos dieciséis años, ha sido manejado por la izquierda de partidos de centro de Fernando Henrique Cardoso y Luis Inácio Lula da Silva. La asunción de Dilma Rousseff, garantiza la continuidad de la izquierda de los partidos de centro por otros cuatro años. Sin embargo, contrariamente a la experiencia chilena, en que los demócratas cristianos y socialistas, los principales los partidos políticos en oposición a la dictadura, formaron una coalición, en Brasil los dos principales partidos, el Partido de la Democracia Social de Brasil (PSDB) y el Partido de los Trabajadores (PT) han sido políticos rivales.

Las diferencias políticas entre los dos principales partidos políticos en Brasil, que traza sus orígenes a la izquierda de los grupos de centro en São Paulo, que resistieron a la larga dictadura brasileña (1964-85), no se traducen en diferencias significativas en términos de estabilidad de políticas macroeconómicas. Los pilares de la política macroeconómica han sido el uso del tipo de cambio como instrumento de lucha contra la inflación, que no ha cambiado con la aplicación de metas de inflación desde 1999, y el mantenimiento de los superávit primarios, aunque en la segunda mitad del gobierno de Lula, y en particular después de la crisis mundial de 2008-9, fue perseguida una política fiscal contra cíclica. Tal vez la característica más distintiva de la administración del Partido de los Trabajadores, en comparación con la anterior, es la expansión de los programas sociales y del salario mínimo, y la consiguiente mejora en la distribución del ingreso.

El resto del documento está dividido en tres partes. La primera, una mirada de los resultados económicos desde el primer mandato de Lula, con énfasis en las principales características del marco de política macroeconómica. La siguiente sección trata de los programas sociales y la evolución de la distribución del ingreso. La análisis última sección de lo que se puede esperar de la plazo tercera Parte del trabajador al mando de la administración brasileña.

¿Locomotora o furgón de cola ?

Desde que un economista de Goldman Sachs sugirió que Brasil, junto con Rusia, India y China, fue parte de un grupo especial de las economías, los países BRIC, que se haría cargo de PIB mundial antes de mediados de siglo, el desempeño económico de Brasil ha sido agasajado en los medios de comunicación internacionales. La percepción, sin embargo, de Brasil como una de las locomotoras de la economía mundial el crecimiento en el siglo XXI es peculiar, por lo menos. Durante el largo período de tiempo asociadas con el estado dirigida por desarrollo de estrategias, aproximadamente desde finales de 1940 a alrededor de 1980, Brasil creció a un promedio de 7,5 por ciento por año. La crisis de la deuda llevó a la llamada década perdida , lo que implicó tasas de crecimiento, en promedio, del 1,5 por ciento, que fue mucho mejor que para el resto de América Latina durante este período. El período de estabilización, asociado a Fernando Henrique Cardoso como Ministro de finanzas y Presidente, que abarca de 1993 a 2002, se asoció con una pequeña recuperación en las tasas de crecimiento económico en un 2,8 %. Debe señalarse que a partir de finales de los años 1980, un importante proceso de liberalización en el contexto de la doctrina del Consenso de Washington se ha implementado en Brasil. En ese sentido, muchos analistas económicos consideran que la elección de Lula anunciaba una inversión en la estrategia de desarrollo, que podría revertir varias de las políticas de liberalización de la década anterior. Como resultó que la ruptura con las políticas anteriores fue considerablemente menos marcada de lo esperado, y en muchos aspectos, la administración de Lula representa una continuación de las políticas liberalizadoras de la década de 1990. El desempeño económico, medido por el real crecimiento del PIB, mostró una mejoría, con una tasa de crecimiento del 4,1 por ciento anual en promedio, pero esto fue un fenómeno mundial. Además, Brasil creció ligeramente por encima del promedio mundial de alrededor de 3,4 por ciento, y muy por debajo de los países que lideraron el crecimiento en Asia y América Latina. En otras palabras, la economía brasileña no era líder en el mundo economía en términos de crecimiento, y estaba lejos de la visión percibida como una de las economías más dinámicas del mundo. Para ver todo el documento, ver aca

Original Focus