El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

31 jul. 2011

La batalla sin sentido sobre el techo de la deuda



Dean Baker


Los debates políticos en Washington se están dando cada vez más lejos de la realidad asi como una pequeña élite se está moviendo para despojar a los beneficios que la mayoría necesita y apoya. La batalla por elevar el techo de la deuda está jugando un papel central en este esfuerzo.

Los Estados Unidos están ejecutando actualmente un déficit presupuestario extraordinariamente grande. El tamaño del déficit anual alcanzó el 10 por ciento del PIB en 2009, pero aún se está ejecutando en cerca de 9,0 por ciento del PIB en 2011.La razón de los elevados déficit es casi totalmente originada en la crisis causada por el colapso de la burbuja inmobiliaria. Esto puede ser visto fácilmente mirando las proyecciones para este año desde el inicio de 2008, antes los organismos de gobierno reconocieron la burbuja inmobiliaria y entendieron el impacto que su colapso podría tener en la economía.

A principios de 2008, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), la agencia oficial de previsión más respetada del país, proyectó que el déficit presupuestario en 2009 sería sólo del 1,4 por ciento del PIB. La razón de que el déficit se disparó de un 1,4 por ciento del PIB al 10,0 por ciento no tenía nada que ver con los salvajes programas de gasto nuevos o con los recortes excesivos de impuestos. Este enorme incremento en el tamaño del déficit era totalmente el resultado de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria.

Sorprendentemente, tanto los republicanos en el Congreso como el presidente Obama han tratado de ocultar esta realidad simple. Los republicanos para contar una historia de que el gasto público está fuera de control. Esto se supone que es un problema de larga data (a pesar del hecho de que los republicanos han controlado en su mayoría el gobierno en las últimas dos décadas) que requiere una revisión a fondo del presupuesto y el proceso presupuestario. Ellos están presionando, como lo han hecho en el pasado, para una enmienda constitucional pidiendo un presupuesto equilibrado.

Se podría esperar que el Presidente Obama estaría ansioso de corregir la falsa idea sobre el presupuesto, pero esto tampoco no se ajusta a su agenda . El presidente Obama se apoya en las importantes contribuciones de la comunidad empresarial para financiar su campaña de reelección. Muchas personas de negocios están ansiosas por ver revertidos a los programas sociales más importantes del gobierno (Seguro Social, Medicare y Medicaid). Ellos ven en la crisis creada por el aumento del techo de la deuda como una oportunidad única para lograr este objetivo.
Con el fin de avanzar en su agenda, el presidente Obama también tiene interés en promover la idea de que el déficit es un problema crónico. Además, le da la oportunidad de culpar de los déficit fiscales a las decisiones de su predecesor, el presidente Bush. Por lo tanto, en su discurso al país el 25 de julio, le dijo al público que, como resultado de los recortes fiscales del presidente Bush, sus guerras, y sus beneficios de medicamentos recetados de Medicare, el déficit se fue a un nivel de más de $ 1 billón en 2009.

Esto es más de cinco veces mayor que la cifra real proyectada por la CBO. Sin embargo, la distorsión del presidente Obama conserva la idea del déficit como un problema crónico, mientras que también consigue un ataque contra los republicanos. También le permite evitar hablar de la burbuja inmobiliaria. Este es un tema que parece deseoso de evitar, ya que muchos grandes contribuyentes a su reelección y el Partido Demócrata se beneficiaron enormemente de la burbuja.

La afirmación de que el déficit es un problema crónico y no sobre todo el resultado de un descenso cíclico severo también abre la puerta a los recortes a los principales programas de bienestar social del país. Estos recortes son muy impopulares. Los tres principales programas cuentan con el apoyo abrumador entre la gente en todos los grupos demográficos, incluidos los republicanos conservadores. No hay manera de que un político ambicioso sugiriera grandes recortes a estos programas, sin una crisis.

En este sentido, la crisis del techo de la deuda es la respuesta a las oraciones de muchas personas en la comunidad empresarial. Ellos tienen grandes deseos de hacer retroceder el tamaño del estado benefactor del país, pero saben que casi no hay apoyo político para esta política. La crisis del techo de la deuda les da una oportunidad para imponer recortes en el Estado de bienestar por conseguir el liderazgo de ambos partidos políticos a firmar un acuerdo, dejando a los oponentes de los cortes sociales sin opciones políticas posibles.

Para avanzar en esta agenda van a hacer todo lo posible para avanzar en la percepción de la crisis. Esto incluye tener las agencias de calificación de bonos amenazando con degradar la deuda de EE.UU. si no hay un acuerdo sobre los recortes importantes en el estado de bienestar.

En principio, las agencias de calificación de los bonos-se supone que sólo están para evaluar la probabilidad de que la deuda será saldada. Sin embargo, mostraron una extraordinaria disposición para permitir que los beneficios afecten su clasificación cuando se dio buen grado de inversión de cientos de miles de millones de dólares en valores respaldados por hipotecas durante la burbuja inmobiliaria. Dado su historial, se tienen todas las razones del mundo para suponer que las agencias de calificación de bonos califican o amenazan con fines políticos.

Esto significa que la batalla sobre el techo de la deuda es una farsa elaborada que está amenazando a los programas sociales más importantes del bienestar del país. No hay ningún problema real por la solvencia del país en su capacidad para financiar su deuda y los déficits en cualquier momento del futuro previsible. Por el contrario, se trata de una comunidad empresarial en general, y un sector financiero, en particular, aprovechando una crisis que ellos mismos han creado para reducir el sistema nacional de bienestar social. Es muy posible que tengan éxito.

Dean Baker is the co-director of the Center for Economic and Policy Research (CEPR)

Original: CEPR