El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

OBSERVACIONES SOBRE LA INTERPRETACION SRAFFIANA DE LA TEORÍA DEL VALOR DE MARX

Posteamos un muy interesante trabajo del Profesor Franklin Serrano, presentada en Buenos Aires en una de sus visitas, sobre la inte...

24 abr. 2011

La obtusa austeridad del Banco Central Europeo




Massimo Pivetti


El BCE elevó la tasa de interés – y es probablemente la primera de una serie de aumentos esperados en los próximos meses - a fin de combatir la inflación que en marzo subió a 2,6% desde el 2,4% en febrero. Dado que la inflación es de origen externo, provocado por el incremento de los precios internacionales de materias primas energéticas y productos alimenticios, los motivos para iniciar la política anti-inflacionaria en estos términos de dinero más caro no es inmediatamente evidente.

En primer lugar, de acuerdo a las versiones actuales del punto de vista dominante ortodoxo sobre la política monetaria, un aumento en la tasa de interés por el banco central sólo estaría justificada si detrás de la mayor inflación también hubiera aumentos en los salarios monetarios y los precios atribuibles a desequilibrios en las condiciones internas de la oferta y la demanda agregada. Pero sin duda ni siquiera Trichet* puede pensar que hoy en día, dentro del Eurosistema, la demanda agregada está presionando sobre los límites que el producto potencial.
Si se prescinde entonces de la visión teórica dominante, resta el hecho que cualquier aumento del costo del dinero es en sí mismo directamente inflacionario, por lo que luchar contra la inflación elevando las tasas de interés es un poco de "cómo apagar las llamas de un incendio lanzando baldes de gasolina. Las tasas de interés son de hecho un componente de los costos totales de producción y las empresas normalmente reaccionan a los aumentos de costos con aumentos de los precios.
En respuesta a aumentos de la tasa de interés aumenta la relación de precios / salarios monetarios y por lo tanto tienden a disminuir los salarios reales. Lo que a su vez estimulará las reivindicaciones salariales –lo que va a generar presiones al alza sobre los salarios monetarios - a menos que el aumento en el costo del dinero no sea capaz de tener un impacto negativo sobre el crecimiento económico y el empleo, a través de la contracción de la demanda interna y las exportaciones netas, y por lo tanto no den lugar a un debilitamiento del poder de negociación de los trabajadores.
Queda, por supuesto, el efecto inflacionario del euro frente al dólar y otras monedas principales el aumento de la tasa de interés por el BCE puede dar lugar, pero a costa, por supuesto, una pérdida de competitividad de los bienes producidos dentro de la zona del euro, y luego de una contracción de sus exportaciones netas.


Así que, en última instancia, tasas de interés más altas, podrían hoy ser capaces de luchar contra la inflación en Europa sólo si la relación más alta de precios /salarios monetarios que ellos propenden a determinar fuesen más que compensados por: a) un menor precio en euros de los insumos importados, a través del tipo de cambio, b) un menor aumento o reducción de los salarios monetarios a través de los probables efectos negativos sobre el empleo causada tanto por la reducción de los salarios reales como por la apreciación del tipo de cambio - es decir, de los efectos negativos sobre el consumo y las exportaciones netas causadas por los tipos de interés más altos. En el contexto actual, entonces no debemos descuidar el impacto del aumento de los gastos públicos de dinero en pago de intereses, y los recortes en el gasto público primario de compensación (recortes del gasto social), a la que los gobiernos europeos recurren invariablemente para evitar el aumento del déficit total.
El banco central más independiente del mundo no ha realmente resistido la tentación de contribuir a la primera obtusa "austeridad" prevaleciente.

*Director del BCE


Original: Economia e Politica

No hay comentarios: