El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

28 mar. 2011

Europa: ¿Crisis fiscal o Externa?




Por Matias Vernengo



Con respecto a la crisis europea es central para las diferentes opiniones de los autores conservadores y progresistas, la cuestión de la causalidad de la crisis como fiscal o externa. Si bien la causalidad es una cuestión espinosa, la evidencia empírica puede iluminar la cuestión. El siguiente gráfico (Fig. 1) muestra la evolución de los costes laborales unitarios en Alemania, y el grupo de los países periféricos, a veces denominado por su acrónimo (PIIGS), que fueron afectados por la crisis, o están cerca de esa posición.
Esto demuestra que mientras que los costos laborales unitarios alemanes siguen siendo esencialmente constantes, aumentando sólo un 6 por ciento, en todos los demás países los aumentos fueron del orden de más del 30 por ciento. Esto se traduce en una significativa apreciación real del tipo de cambio real en la periferia de Europa.



Los convenios del euro como moneda común se oponen a las depreciaciones nominales para compensar el aumento de los salarios en la periferia en relación a los salarios alemanes. Además, hay pocos mecanismos para grandes transferencias fiscales que puedan compensar la pérdida de producción asociada con menor competitividad en los países con costos más altos.
De hecho, los desequilibrios regionales en la UE son muy claros (Figura 2). Con la excepción de Portugal, que tenía un déficit en cuenta corriente de más del 6 por ciento cuando se creó el euro, todos los demás países estaban esencialmente cerca de una situación de equilibrio en sus cuentas externas. En la primera parte de la década las cuentas corrientes de todos los países, con la excepción de Italia, se deterioraron significativamente, mientras que la posición externa de Alemania salió fortalecida. En otras palabras, parece bastante razonable creer que los costes laborales unitarios impactó en el desempeño externo de las economías europeas, y que la moneda común fue fundamental para este resultado.


Además, la Figura 3 muestra que los balances fiscales sólo se deterioran significativamente después de la crisis en 2007. Los saldos fiscales fueron más o menos estables, y en algunos casos fueron claramente positivos, como es el caso de Irlanda y en menor medida en España. En todos los casos, el déficit se lleva a cabo sólo después de la recesión ya ha ocurrido. Parece bastante claro que el exceso fiscal no estaba en el corazón de la crisis europea. De hecho, cuando miramos a la deuda pública como proporción del PIB (Figura 4), está claro que la deuda pública se mantuvo relativamente constante o decreciente en todos los casos, sin excepción, hasta la crisis de 2007-8. Sólo entonces los niveles de la deuda pública se incrementan a un ritmo significativo.



La evidencia en contra de una crisis fiscal es tan clara que es algo sorprendente que el debate académico y político es fundamentalmente acerca de si el Pacto de Estabilidad y Crecimiento debe ser reforzado o debe ser implementado un nuevo acuerdo para promover la centralización fiscal a nivel supra-nacional. De hecho, según Charles Wyplosz sólo hay dos puntos de vista sobre cómo resolver la crisis: el punto de vista alemán, que implica una reforma de la estabilidad de la zona euro y Crecimiento (SGP), y el punto de vista institucional alternativo, a la que Wyplosz suscribe, de acuerdo con que una reforma de las instituciones de la UE es necesaria para imponer la disciplina fiscal a las instituciones de las naciones soberanas, ya que un SGP revisado estaría condenado al fracaso.
Téngase en cuenta que el esfuerzo de centralización fiscal es visto como un paso necesario hacia un ajuste fiscal más estricto, y no para reducir los problemas relacionados con la moneda común, como la promoción de las transferencias fiscales a las economías en dificultades.



De hecho, las cartas de intención de los dos países que ya han negociado con la UE y el FMI claramente aceptan la idea de que el ajuste fiscal es esencial, incluso en frente de una recesión. Grecia se ha comprometido a una reducción del 40 por ciento de su déficit en un año, mientras que Irlanda sugiere que va a reducir su déficit en un 9 por ciento del PIB a menos de 3 años. En ambos casos, la recuperación se espera que provenga del sector exterior, que debe implicar que existe la expectativa de que la deflación va a hacer el trabajo de aumentar la competitividad externa.
Estos acontecimientos no son un buen augurio para el futuro de la recuperación europea, para el euro, y por lo tanto para la economía mundial, que se verá negativamente afectada por una lenta recuperación en Europa.

Original: Triple Crisis