El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

19 dic. 2010

Escenarios para el teatro europeo




Por Sergio Cesaratto



15 de diciembre 2010

En diciembre 16 a 17 se reúne en Bélgica, el Consejo de líderes de la UE. ¿Cuáles son los escenarios que se enfrenta Europa?
La crisis no resuelta de la solvencia de Grecia fue en este otoño en Irlanda y agregó que gira la infección, que se manifiesta por un aumento en las tasas de interés de los bonos del gobierno, también llegó a Italia y a España y Portugal y ahora hasta Alemania. ¿Cuáles son las perspectivas? Nos enfrentamos a tres escenarios: 1) Dar un poco de liquidez a los países periféricos para pedirles que "ajusten cuentas" con "sacrificios" internos;. 2) anticipar el fracaso y gestionar para evitar los aspectos más dolorosos, en lo que se pueda, 3) atacar a los problemas de raíz en la dirección de la construcción de una unión con un funcionamiento político y económico.
La crisis en Europa es similar a muchas de las crisis de la deuda en los países en desarrollo, cuya más reciente ejemplo espectacular fue el default de la Argentina en 2002. En pocas palabras, el establecimiento de la Unión Monetaria Europea (UEM) en 1999 ha animado a los flujos de capital a bajo precio desde los países centrales de Europa (Alemania y Francia en particular) a los periféricos, los famosos PIGS. La política monetaria del BCE ha sido al mismo tiempo, marcada por las bajas tasas de interés nominal de Alemania, para compensar su moderada política fiscal y la moderación salarial que poco sostienen la demanda y la producción. Los flujos de capital han conducido a un auge de la vivienda y la deuda de los hogares en España e Irlanda, y el sector público en Grecia. La construcción es un estímulo de la economía y estos países, en realidad han crecido mucho, por lo tanto también su salario nominal y los precios. Esto ha significado que las tasas de interés reales [1] fuesen, en esos países, muy bajas, estimulando la demanda aún más.
La productividad de estos países ha aumentado más que en Alemania, pero en esta última los salarios nominales crecieron menos de la productividad en la periferia aumentaron más que la productividad, por lo que estos últimos perdían competitividad.
Alemania y su entorno (Alemania, Austria, Países Bajos, etc) ganaron por lo que en términos de las exportaciones netas hacia la periferia europea sea porque la demanda en esos países creció mucho, que por su pérdida de competitividad. De hecho, las exportaciones de capital desde los países centrales terminaron financiando la compra de productos de los mismos países. Pero si esto sucede por una serie de años, los países periféricos terminan por acumular una fuerte deuda externa. Inicialmente se trataba, en España e Irlanda, sólo privados, pero ahora fue añadida después del estallido de la crisis, el sector público que se endeudo a su vez para ayudar a los bancos nacionales en deuda con los de Europa Central. Si los países acreedores llegado un momento consideran que los deudores no pueden pagar su deuda, pueden dejar de financiar de nuevo, y los deudores declararse en bancarrota (default).

Una solución a esta situación consiste en: a) en el corto plazo para asegurar liquidez suficiente para estos países y barato para no caer, y b) en la solvencia a medio plazo para resolver su problema mediante la estimulación de su producción y las exportaciones. Veamos los tres escenarios.
1. En el primer escenario, ya en su lugar, la "ayuda" y una muy tímida BCE frenan la crisis de liquidez mediante el apoyo a los títulos de los países deudores que los mercados ya no quieren hacer o lo harían sólo a precios exorbitantes, pero lo hacen en medida insuficiente realmente y sin afectar a las tasas usurarias que estos países pagan (y que agravan la deuda). Al mismo tiempo, la deflación fiscal y salarial determina una caída en el PIB, con la consiguiente pérdida de ingresos fiscales, por lo que el reajuste de las cuentas es una tarea de Sísifo (para no hablar de los sacrificios sociales que conlleva). Tradicionalmente los ajustes de cuentas internas son acompañados por una devaluación, que impulsan las exportaciones ha compensado el daño del PIB. Pero ahora las monedas nacionales no están más! Por otra parte la propia Alemania se convierte en el campeón de la deflación, lo que agrava la crisis de la demanda agregada al nivel europeo y mundial. Los mercados lo saben, y por esto es el fracaso de los países periféricos y la moneda única está en la agenda actual. Si los países deudores entran en quiebra, también se quiebran los países acreedores (incluidos EE.UU.), lo que sería la madre de todas las crisis.
2. Una ruptura ordenada de la UEM con la liberación de los países periféricos es un asunto complicado (Blejer y Levy-Yeyati 2010, Eichengreen 2010). El hecho central que deben tenerse en cuenta es que la deuda externa de estos países siguen siendo denominados en euros. Medidas en las nuevas monedas locales, que caerían en valor, y mucho frente al euro, el valor de esa deuda aumentaría, por lo que sin duda debe ser lo que se llama un "corte de pelo" (un corte de pelo), que se iría a renegociar (que está de acuerdo en que una parte no se devuelve, y el resto es restituido en un tiempo más prolongado). Pero si los mercados consideran esta posibilidad, la especulación se desencadenaría dando lugar a un inmediato y “desordenado” default. Así que la decisión de una ruptura debe ser tomada en secreto antes de que el mercado sospeche algo - por lo tanto un poco "antes de que el sistema se venga abajo por si mismo- en un foro que no puede excluir, sin embargo, a los EE.UU., China y Japón, por lo menos, además de los principales países europeos. En tiempos de Wikileaks mantener el secreto no es fácil! La ventaja de recuperar la moneda propia estaría en la reactivación de las exportaciones, pero las medidas para evitar que se desencadena una fuerte inflación interna, serían necesarias.
No sería necesario imprimir nuevos billetes con antelación, las actuales ya están marcado por país (una "S" después de que el número de serie identifica por ejemplo, los "italianos"). Medidas drásticas de control de capitales, obviamente, serían necesarias. Si se tratara de Alemania (y quizás de una recalcitrante Francia) el caso para salir del euro, esto constituiría en sí mismo un corte a las deudas denominadas en moneda extranjera, el euro, se devaluaría contra el nuevo Marco Alemán. Y si lo que queda de la UEM se derrumba, todo el mundo volverá a las monedas nacionales y la deuda externa será denominada en aquellas, que de hecho sería sancionar un corte de pelo de hecho.
3. La ineficacia de la primera hipótesis, y la dramaticidad de la segunda, podría con el tiempo hacer arribar a soluciones más razonables. Con respecto a los problemas de sostenibilidad a corto plazo, una acción más efectiva por parte del BCE en el apoyo a los bonos y la europeización de la parte de las deudas (como se propone, entre otros, Tremonti) garantizaría que los mercados permitan que sus costes de refinanciación sean contenidos. Los problemas estructurales a continuación, deben ser tratados por la reversión de la moderación fiscal y la moderación salarial alemana para que la economía alemana pierda un poco de competitividad y al mismo tiempo, impulse la demanda interna [2]. Además, sólo trabajando con las medidas contrarias a las que hasta ahora han caracterizado a la UEM, es que pueden invertir las tendencias.
Esto es inaceptable en el momento en Alemania, que basa su modelo de crecimiento de la disciplina interna y las exportaciones con la expansión en los países no europeos in mente.
Si dios verdaderamente ciega a los que realmente quieren perder en la reunión del 16-17 de diciembre los países europeos decidirán planes draconianos para regresar de la deuda pública al cual nuestro país llegará, sin un gobierno que posea autoridad para oponerse a semejante locura.

[1] La tasa de interés real es la diferencia entre la tasa de interés nominal y la tasa de inflación. Si tomamos 100 € en préstamos a tasa nominal del 5% y la tasa de inflación es del 4% (de modo que vamos a volver en un año es del 4% menos en términos de poder adquisitivo), la tasa real que en realidad pagar es del 1%.
[2] Uno de los objetivos aceptadísimos para los alemanes seria el aceptar que los salarios nominales crecieron en ese país a un ritmo de crecimiento de la productividad de un 2% que es la tasa objetivo de inflación del BCE.




Original