El Viejo Almacen -Bs.As.

Surplus Approach

“Es necesario volver a la economía política de los Fisiócratas, Smith, Ricardo y Marx. Y uno debe proceder en dos direcciones: i) purgar la teoría de todas las dificultades e incongruencias que los economistas clásicos (y Marx) no fueron capaces de superar, y, ii) seguir y desarrollar la relevante y verdadera teoría económica como se vino desarrollando desde “Petty, Cantillón, los Fisiócratas, Smith, Ricardo, Marx”. Este natural y consistente flujo de ideas ha sido repentinamente interrumpido y enterrado debajo de todo, invadido, sumergido y arrasado con la fuerza de una ola marina de economía marginal. Debe ser rescatada."
Luigi Pasinetti


ISSN 1853-0419

Entrada destacada

A 80 años de la "Teoría General" de Keynes ¿El ahorro se puede "canalizar" hacia la inversión?

 por Alejandro Fiorito* Hace unos dias el presidente del BCRA , Adolfo  Sturzenegger afirmó: “ Sustituimos consumo por ahorro”.  ...

24 jul. 2010

Europa y el regreso de los conflictos de clase


Por Matías Vernengo


Hace casi dos décadas, Francis Fukuyama, en la cúspide de la soberbia y la arrogancia del pensamiento neoliberal, sugirió la famosa frase de que la historia había terminado. El desarrollo de la crisis europea, finalmente puede probar que estaba equivocado. Es cierto que las fallas del Consenso de Washington durante la década de 1990 condujeron a un resurgimiento de la izquierda en América Latina, comenzando con la elección de Chávez en 1998. Sin embargo, me atrevo, con el riesgo de ser un poco eurocéntrico, que los cambios políticos en la periferia rara vez son capaces de tener efectos globales en el mismo así como los cambios en el centro del sistema capitalista.

Por otro lado, la crisis del euro, y el ajuste de las medidas adoptadas por los países de Europa pueden ser más importantes como una manera de traer de vuelta las viejas coaliciones que fueron fundamentales en la construcción del Estado del Bienestar. Hay por lo menos dos elementos de los paquetes de rescate implementados en Grecia y España que son particularmente equivocados y tendrán un impacto social terrible.

En primer lugar, la reducción fiscal demostrará ser un gran error. En Grecia, el ajuste fiscal del 11% del PIB durante tres años, que implica recortes en los salarios del sector público, será inútil. La caída en el PIB, si los recortes en realidad son perseguidos, sería de por lo menos 16,5% (con un efecto multiplicador de 1,5), sin contar los efectos secundarios. Al final del día, la única solución es o bien una renegociación de la deuda (en lugar del default) o una importante transferencia fiscal de la Unión Europea a Grecia (no para rescatar a los bancos, sino para mantener los niveles de gasto público).

La lección aquí es que la euforia nuevo keynesiana sobre las contracciones fiscales expansivas estaba fuera de lugar. Krugman tiene razón, en su última columna, cuando sostiene que "los halcones del déficit son predominantes en la mayoría de los lugares. "economistas tradicionales son, en gran medida, responsables por este estado de cosas, y no se puede culpar a los políticos por el discurso de la economía que parece conveniente a sus intereses.

En España, además de grandes recortes en el gasto público, sobre todo en los salarios del sector público y de las pensiones a los ancianos, el gobierno impulsa en el parlamento una reforma laboral. Por reforma laboral el gobierno español quiere decir flexibilidad laboral. En ingles basico la legislación trata de hacer más fácil para las empresas el despedir trabajadores. Los bajos salarios producirían más empleo. La flexibilización laboral fue uno de los mantras del neoliberalismo, y que terminó siendo un fracaso.

En todos los casos, los ajustes de los costos los puso claramente sobre los hombros de la clase obrera. Las protestas han sido vigorosas. En Grecia, murieron tres cuando un banco se prendió fuego. En España los sindicatos han llamado a una huelga general, y la relación de los sindicatos con el partido de gobierno socialista (PSOE por sus siglas en español) se ha deteriorado significativamente. ¡El conflicto de clases está de vuelta!
Una de las lecciones de los fracasos del Consenso de Washington en América Latina fue que la incapacidad de los partidos tradicionales, incluidos los de la izquierda, para gestionar la crisis fue fundamental en el surgimiento de una nueva izquierda. Los nuevos movimientos sociales y en algunos casos nuevos partidos fueron los vehículos para el ascenso de la izquierda en América Latina. Si la izquierda de los partidos de centro -en Europa no aprenden de nuevo las viejas verdades keynesianas de que la contracción fiscal conduce a la disminución del empleo y salarios más bajos reducen la demanda profundizando la recesión, entonces los manifestantes en las calles podrían reemplazarlos. En este caso, una mala economía puede probar ser una mala política también.
Original: Triple Crisis